17 de marzo de 2017
17.03.2017
Sanidad

Las comunidades de propietarios de Málaga instalarán desfibriladores en sus edificios

El Colegio de Administradores de Fincas se marca como objetivo llegar al 10% antes de que acabe el año - El Clínico celebrará cada mes un curso gratuito para formar a pacientes y familiares

17.03.2017 | 05:00
Voluntarios de Expaumi explican cómo hacer maniobras de RCP.
Las comunidades de propietarios de Málaga instalarán desfibriladores en sus edificios

Cada minuto cuenta para salvar una vida

  • Cada minuto que pasa una vez se ha producido una parada cardiorrespiratoria se pierde un 10% de probabilidad de sobrevivir. A partir del minuto cinco el superviviente lo hará con secuelas, algunas tan gravosas como un coma. El instructor del Plan Nacional de Reanimación Cardiopulmonar, Ángel García Alcántara, explicó ayer en un curso de demostración que siempre y cuando se atienda al paciente en los 4 primeros minutos este tendrá una probabilidad de un 30% de sobrevivir al evento cardiaco. Si, además, se dispone de un desfibrilador, la cifra asciende al 50%. Este intensivista jubilado, que imparte los cursos para la asociación Expaumi, señaló ayer que este año Málaga registrará una cifra aproximada de 4.500 infartos, de los que mil (un tercio) fallecerá antes de llegar al hospital por no haber sido atendido por alguien que conociese las maniobras de reanimación. Por ello, apostó por la importancia de la formación en maniobras de reanimación, porque la mayoría de las emergencias se dan fuera del hospital. Lo primero que hay que hacer es reconocer los síntomas. Los expertos aluden a la conocida como «corbata»: dolor y opresión en el pecho desde el cuello hasta la boca del estómago. «En muchas ocasiones el dolor se irradia al brazo izquierdo», señaló ayer la directora de la Unidad de Cuidados Críticos del hospital, María Victoria de la Torre, que señaló que otros síntomas son malestar, cansancio y, en el caso de las personas diabéticas, también falta de aire. «En la muerte súbita el paciente suele tener malestar desde una hora antes», señaló De la Torre. García Alcántara animó a acudir a los cursos de reanimación, en los que se enseña cómo actuar. Lo primero es llamar a los servicios de emergencia y, una vez están de camino, ver si hay obstrucción de las vías respiratorias, si la víctima respira y, si no es así a hacer las maniobras de reanimación. Por cada treinta compresiones en el esternón se hacen dos respiraciones de boca a boca hasta la llegada del desfibrilador y los sanitarios. Cada paso es vital, porque cada minuto cuenta.

Una actuación a tiempo puede hacer que la persona sobreviva

El 75% de las paradas cardiorrespiratorias se producen en el hogar. Por este motivo, el Colegio de Administradores de Fincas de Málaga ha firmado un convenio de colaboración con la empresa Procardio para instalar desfibriladores en las comunidades de propietarios, una medida pionera en España. El objetivo es que antes de que acabe el año el 10% de las comunidades (unas 30.000) tengan instalado uno de estos aparatos para los que es necesario recibir un curso de aprendizaje de reanimación cardiopulmonar.

El presidente del Colegio, Fernando Pastor, admitió ayer que a través de este convenio van a intentar convencer a las comunidades de propietarios de la provincia de la importancia de integrar estos dispositivos para la seguridad y tranquilidad de los vecinos. Desde la firma de la colaboración, hace 15 días, hasta ahora, un total de cincuenta comunidades se han mostrado interesadas con la medida, que podría salvar muchas vidas, ya que el 80% de los malagueños vive en comunidades. «Los cursos están encaminados a los empleados de las fincas: jardineros, mantenimiento, conserjes... Pero lo pueden hacer los propios vecinos», dijo Pastor.

Y es que bastan dos manos, buena voluntad, un desfibrilador y un poco de suerte para salvar miles de vidas. Cada año, 25.000 españoles sufren una parada cardiorrespiratoria, el 70% de ellos fuera del hospital. Sin embargo, en menos de un 12% los testigos de las mismas realizaron técnicas básicas de resucitación antes de llegar los equipos sanitarios de emergencias (061).

Por este motivo, el Hospital Clínico, a través de su Unidad de Cuidados Críticos, va a organizar cursos de formación para mejorar los conocimientos en resucitación cardiopulmonar y desfibriladores externos automáticos en lugares públicos. Estos comenzarán mañana sábado y se celebrarán una vez al mes durante todo el año gracias a la colaboración desinteresada de la Asociación de pacientes que sobrevivieron a un paro cardiaco, Expaumi.

La directora de la Unidad de Cuidados Críticos del hospital, María Victoria de la Torre, recordó en una rueda de prensa que cada día fallecen en España cien personas por un cardiaco súbito, y que cuando esto ocurre fuera de un hospital, sólo una de cada cinco víctimas recibe resucitación cardiopulmonar básica. Según De la Torre, una actuación a tiempo no sólo puede lograr que la persona sobreviva, sino que lo haga sin secuelas. De los 40 pacientes ingresados en la UCI del Clínico durante 2016 por paro cardiorrespiratorio extrahospitalario, solo 12 de ellos recibieron soporte vital básico. Por su parte, el director gerente del Hospital Virgen de la Victoria, José Antonio Medina, recordó la importancia de la concienciación social sobre la actuación inmediata en caso de parada cardiorrespiratoria extrahospitalaria, «así como la necesidad de adquirir conocimientos básicos para mantener con vida a una persona hasta la llegada de los equipos de emergencias».

El director provincial del 061 en Málaga, Félix Plaza, explicó que en la última década en Málaga la cifra de intervenciones por parte de los testigos de una parada cardiorrespiratoria extrahospitalaria ha aumentado de un 5 a un 18% gracias a las labores de difusión, aunque apuntó que el objetivo es llegar al 50%. «Esto está relacionado con la supervivencia al pasar de un 20% a un 30%», agregó. «El resultado final no es encontrar una magnífica atención en la ambulancia o a un gran intensivista en el hospital: si nadie hace nada en los primeros minutos el resto de la cadena no vale para nada», apuntó Plaza.

Por su parte, la presidenta de Expaumi, Paloma Rosado, informó de que ya llevan 20 años formando a ciudadanos en materia de reanimación cardiopulmonar y primeros auxilios. De hecho, con su testimonio y las maniobras básicas han formado a miles de personas, la mayoría pacientes supervivientes y familiares. «Se trata de hacer una cadena para saber qué hacer», dijo, mientras agregó que esta primavera impartirán cursos gratuitos en los once distritos de la capital malagueña.

La Fibrilación Ventricular es la responsable inicial del 85% de las paradas cardiacas extrahospitalarias. El 80% de las paradas cardiacas son secundarias a la enfermedad coronaria, ya que un 19-25% del Infarto Agudo de Miocardio debuta en forma de muerte súbita. Esto se confirma porque el 50% de pacientes reanimados fuera del hospital son por Infarto Agudo de Miocardio. En España cada año más de 68.500 pacientes sufren infarto agudo de miocardio, de los cuales unos 20.000 fallecen antes de ser atendidos en un hospital, y un importante número ellos quedan con secuelas neurológicas para el resto de su vida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp