02 de junio de 2017
02.06.2017
Empresa de limpieza

De la Torre afirma que municipalizar Limasa es una decisión política

Admite que necesita el acuerdo de su grupo municipal - Reitera que espera que se tome la decisión en este mes de junio

02.06.2017 | 05:00
Operarios de Limasa trabajando en la limpieza.

El alcalde asegura que la decisión de municipalizar Limasa no depende de los informes que se puedan encargar a empresas auditoras, sino que es política, de «gestión política», y que para ello necesita el acuerdo de su grupo municipal del PP.

Con ello, De la Torre da un giro a lo dicho hasta ahora sobre la necesidad de contar con informes técnicos que ayuden a tomar la decisión. El giro viene a restar importancia a lo que puedan decir esos informes, como respuesta a los concejales de su grupo, que se deberían haber encargado desde enero pero que hasta ahora no se ha hecho.

Al respecto, el alcalde explicó que los informes «no van en la dirección» de cómo adecuar la municipalización de Limasa, «eso no son cuestiones a preguntar a una consultora», sino en cómo hacer la valoración, en el ahorro que pueda suponer o en cómo abordar la compra de vehículos y maquinaria.

Lanzado este mensaje a sus concejales, el alcalde volvió a insistir en su opción por municipalizar el servicio de limpieza, apoyado en la aprobación de criterios de productividad.

Igualmente, reitera su intención de dejar resuelto el futuro de Limasa antes de finalizar este mes de junio. «No debemos retrasarlo más», para lo que previamente debería reunir a los concejales de su grupo para alcanzar un acuerdo que salve la división que ahora mismo tienen los ediles del PP, separados entre los que apuestan por la municipalización y los que defienden la privatización del servicio.

El alcalde dedicará las próximas semanas a dialogar con los suyos: «necesitamos un poquito de tiempo para que en el grupo hagamos el consenso necesario», concluye.

De la Torre vuelve a insistir y defender la municipalización, indicando que «saben cual es mi forma de pensar sobre el particular en relación con, entre otros, «incorporar criterios de productividad, que sería una ocasión no fácil de conseguir en otro planteamiento de negociación colectiva», además de «mantener una cierta tensión de hacer las cosas bien, porque si no se hacen bien y la opinión de los ciudadanos no es correcta, no es positiva, pues pueden revertirse y perderse la condición de pública y pasar a privado. Lo cual puede crear un elemento positivo», concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine