04 de junio de 2017
04.06.2017
La verdad sobre los bebés robados

"Tu hijo es un monstruo, lo vamos a matar, es deforme"

Encarni tuvo un parto gemelar complicado en los pasillos del Carlos Haya de 1976, donde asegura que le atendió un equipo médico que se llevó corriendo a su hijo diciéndole que lo iban a analizar. Ella le oyó llorar

05.06.2017 | 05:00
"Tu hijo es un monstruo, lo vamos a matar, es deforme"
Foto de dos de los hermanos, la gemela y uno de los mayores.

Una gemela pelirroja y de ojos claros llamada Ana Julia

  • El 27 de septiembre de 1976 Encarni Jiménez tuvo a dos bebés: un niño que no volvió a ver y una niña que se convirtió en la reina de la casa, Ana Julia. De pequeña, según dice la madre, era rubita y de mayor pelirroja con los ojos claros. Aunque ella solo pudo ver a su hijo de espaldas, le pareció que el pelo era oscuro. Hace años, mientras esperaba en urgencias para ser atendida, vio a un chico de edad similar en la sala de espera muy parecido a su hijo Adolfo José. «Era igual que mi mediano, hablaba y bromeaba igual», cuenta la mujer, que se arrepiente de haber dejado pasar la oportunidad. Como tantas madres de la supuesta trama de bebés robados, Encarni ha ido a videntes. Una de ellas le dijo que su hijo vivía en un lugar frío que podría ser Alemania. «Yo sólo sé que le busco y que espero encontrarle algún día» cuenta la mujer, que señala que todos sus hijos están operados de garganta y nariz, por si alguien se siente identificado.

Los documentos

  • Sin documentación sobre el parto
    A Encarni nunca le cuadró la historia de la deformidad y desaparición de su hijo. Tampoco existen documentos relativos a su posible enterramiento o viaje a Madrid. Tiene hasta cuatro informes del hospital Carlos Haya de solicitud de información en los que se le informa de que no constan datos. La última ocasión, en 2015, sí dio frutos y aparece un documento de su ingreso, pero no del parto gemelar.
  • Petición
    Encarni Jiménez solicitó en numerosas ocasiones información sobre su parto y el nacimiento gemelar de 1976. En tres ocasiones no apareció.
  • Documentos dispares
    Un alta de 24 horas y un solo bebé reconocido. Las irregularidades en torno a su parto hicieron que Encarni pidiera antes del alta un documento sobre el parto. Es el único de la época del que dispone y en él no se menciona el parto gemelar, solo se habla del nacimiento de una niña de 3.230 gramos de grupo sanguíneo A+. Lo firma el jefe del departamento.
  • Informe del parto
    La única documentación original recoge datos del parto de una niña, pero no habla de dos bebés ni de la deformidad del niño desaparecido.

La trama que presuntamente se ocupaba de arrebatar el recién nacido a sus madres y entregarlo, supuestamente por dinero, a familias adineradas, no tenía escrúpulos. Enseñaban cadáveres que tenían en neveras, se aprovechaban del post parto de las madres y de que, entonces, los padres no entraban al paritorio. Se servían de la confianza que entonces las familias tenían en el sistema, perfectamente organizado, según Alumbra, para burlar a la justicia y a las dolientes familias.

Encarni Jiménez ha traspasado el umbral de la puerta de Carlos Haya infinidad de veces. En la mayoría de ellas, hace décadas, recuerda haberse apostado en el mostrador para exigir explicaciones. Saber, en definitiva, qué fue de su hijo.

Su lucha, sin embargo, la emprendió -y la sigue manteniendo- en solitario. Su palabra contra la del resto de la humanidad. Sus lágrimas y desvelos a cambio de noes y de juicios de valor. Lucha desde 1976 contra un estigma, el de que la crean y eliminar de sus interlocutores la palabra «loca». Demostrar al mundo su cordura y que fue víctima de un robo a mano armada, avasallada por el peor de los diagnósticos: «tu hijo es un monstruo».

Es minuciosa, pero el paso de los años han hecho mella no en su memoria, sino en su estado de salud. Tras quedar tocada de por vida con sus dos primeros partos se convirtió en una superviviente, en una suerte de guerrera luchadora que le enfrentó a gigantes, y a su propia familia, por averiguar más sobre su hijo.

Su historia relata la sinrazón y el dolor de no saber. Porque muchas veces estas mujeres demuestran que no hay mayor condena que saber que un día de sus vidas pudieron evitar que su futuro se truncara para siempre, que cada día de su existencia podría haber abrazado a los suyos, al completo, sin pensar en que en algún rincón del mundo un niño crecía lejos de su verdadera familia, de su madre biológica, la que tanto luchó por sacarlo adelante cuando aún era un feto de tamaño minúsculo con riesgo de nacer prematuro y morir por la inmadurez propia de haber llegado al mundo antes de tiempo.

Encarni se juró a sí misma tras tener a su primer hijo, Antonio Fernando, que no tendría más. El parto, cuenta, le duró tres días y la dificultad para alumbrarlo hizo que le rompieran la pelvis. Eso la dejó lastrada de por vida, con dolores y un malestar difícil de superar, al menos a nivel psicológico. «Por mano de Dios o del diablo, no lo sé, me quedé embarazada del segundo», relata esta malagueña de 68 años que recuerda con pesar uno de los peores días de su vida, cuando su segundo hijo, Adolfo José, nació con sólo seis meses y medio de gestación.

«Este niño me costó mucho sacarlo adelante. Ahora es alto y hermoso», cuenta la mujer, que descubrió que estaba embarazada de él poco antes de entrar en el segundo trimestre de embarazo.

Pero el destino aún le tenía preparada una prueba de nivel. Decidió quedarse embarazada por tercera vez, pese a su delicado estado de salud, para cumplir su deseo de tener una niña y para hacer feliz a sus pequeños, que reclamaban otro compañero de juegos. «Me quede embarazada pero pasaban los meses y no tenía tripa, así que fui a un médico que pasaba consulta en la Alameda de Colón para que me viera», relata la mujer, que no olvida las palabras de aquel ginecólogo. «Encarni,¿ tu tienes ropa de bebé? Pues prepárala porque vienen dos», cuenta que le dijo.

Admite que salió loca de contenta de allí, aunque su marido no se lo tomó tan bien como ella. Pero a las tres semanas su alegría se truncó. Se indispuso y empezaron unos dolores que presagiaban que el embarazo gemelar no iba bien. «Tras reconocerme vieron que tenía la placenta desprendida y me dijeron que la niña venía mal, que solo se iba a salvar el hermano». Justo aquel día comenzó el ir y venir al hospital. «Me conocían hasta los gatos del jardín», bromea Encarni Jiménez, que relata que los médicos le insistieron en que aquel embarazo no llegaría a término.

Pero ni los médicos ni la placenta contaban con la tenacidad de aquella mujer de ojos vivos y espíritu luchador. En una de aquellas visitas a Carlos Haya se quedó ingresada para parir, era el 27 de septiembre de 1976. Denuncia que una enfermera la dejó encerrada en el baño mientras se ponía un enema y, al ir a por ella, la auparon a una camilla en la que dio a luz poco después. «No me metieron en quirófano, me atendieron fuera mientras yo veía que los demás paritorios estaban vacíos», relata la mujer, que afirma que dio a luz en una especie de paritorio de campaña al lado de un gran ventanal. «Llega un médico y me saca a la niña, que al final era la grande y le dice a una matrona que si había llamado a fulanita, no recuerdo el nombre», cuenta Encarni, que a estas altura del relato ya se quiebra. «Le dije que tenía dos, que me sacara al otro», cuenta la mujer, que relata que a los ocho minutos salió el niño, que en realidad era el de tamaño más pequeño, y al que escuchó llorar. «Esto es un monstruo, está deforme, lo vamos a matar», escuchó decir al médico, que no permitió que Encarni viera al pequeño, al que solo vio la coronilla, llena de pelo moreno. «Enseguida se calmó porque lo pusieron en la cuna con la hermana pero de repente llegó aquella mujer, que se lo llevó mientras él decía: ´corre al laboratorio, llévate a este monstruo´», cuenta la mujer, que relata que se quiso tirar de la camilla para ir tras ella por lo que, afirma, el médico le amenazó diciendo que o paraba o la dejaría morir desangrada.

«Yo le dije que era cristiana, que si lo iban a matar que donaran los órganos», relata Encarni, que confiesa que durante años creyó que su hijo había muerto y había salvado vidas donando. La única información que recibió es que se lo habían llevado a Madrid para analizarlo, pero afirma que nunca le dijeron si vivo o muerto o qué fue de él, todo pese a ir en infinidad de ocasiones para obtener información.

La falta de información y el oscurantismo de su caso, en el que se vio sola porque su familia creyó la versión del hospital, hizo que volviera a visitar a aquel médico de la Alameda de Colón para contarle lo que le había ocurrido. «Tu hijo no estaba deforme porque yo lo vi en la ecografía», relata que le dijo aquel galeno, que le insistió en que la única forma de pelear por su historia era recopilar documentación, extremo que nunca consiguió porque su historial médico, como tantos, desapareció en las inundaciones de 1989.

Un buen día, mientras veía la televisión, escuchó un caso similar al suyo. «Cuando me quise dar cuenta tenía el corazón encogido y pensé: pero si esta es mi historia». Desde entonces lucha junto a la Asociación Alumbra. «Sólo juntas podremos derrumbar estos muros».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine