23 de junio de 2017
23.06.2017
Investigación

Microgeles con oro para tratar el cáncer de mama

Científicos de las universidades de Málaga y Granada realizan un estudio pionero que mejora el tratamiento de esta enfermedad

23.06.2017 | 11:24
Los investigadores que han elaborado este estudio.

Un equipo de científicos de la Universidad de Granada y de la Universidad de Málaga han conseguido mejorar la capacidad del fármaco antitumoral denominado paclitaxel, uno de los más eficaces, al transportarlo en microcápsulas huecas, generadas mediante "semillas" de oro, y ensayarlas con éxito en cultivos de células tumorales de cáncer de mama. La gran novedad es que este sistema para administrar el fármaco permite eliminar gran parte de sus graves efectos secundarios y que provocaba el abandono del tratamiento.

Aunque este fármaco es uno de los agentes más eficaces para el tratamiento de mujeres que padecen cáncer de mama, sus graves efectos secundarios limitan su uso en estas pacientes. La toxicidad que produce se manifiesta, entre otras cosas, por el desarrollo de un intenso dolor tras su administración, lo que puede conducir al abandono del tratamiento, según detalla en una nota la Universidad de Granada.

Además, su baja solubilidad hace que deba ser administrado con solventes que provocan reacciones de hipersensibilidad que pueden llegar a ser graves (anafilaxia o reacciones alérgicas graves). Por tanto, el desarrollo de microcontenedores que ayuden a transportar el fármaco y eviten sus efectos secundarios se presenta como una posible alternativa para mejorar los resultados del tratamiento de las pacientes con cáncer de mama.

Los estudios han demostrado por primera vez que los microgeles huecos desarrollados tras la oxidación de núcleos de oro en la nanopartículas de 4-vinilpiridina son un excelente método para transportar el paclitaxel sin necesidad de solventes tóxicos.

Esta forma de uso del fármaco aumenta, además, su actividad antitumoral y permite que penetre de una forma más eficaz en la masa tumoral (esferoides multicelulares). La versatilidad de este polímero permitirá dirigir el fármaco paclitaxel de forma más precisa y eficaz frente a las células tumorales.

Por otra parte, la biocompatibilidad de los microgeles huecos del polímero 4-vinilpiridina garantizan que puedan ser usados in vivo, investigación que se está llevando a cabo en estos momentos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp