27 de junio de 2017
27.06.2017
Limpieza

C´s exige a De la Torre que tome ya una decisión sobre el futuro de Limasa

Ciudadanos insta al equipo de gobierno a frenar una deuda que supera ya los 25 millones de euros

27.06.2017 | 12:46
Juan Cassá y Beatriz González, esta mañlana en el Molinillo.

Ciudadanos quiere privatizar el servicio de limpieza en la ciudad. Esa es su postura oficial. Pero, no obstante, les pesa mucho más que el equipo de gobierno siga prorrogando el contrato con la parte privada de Limasa y no se tome una decisión al respecto: o municiparla, como defiende la oposición de izquierdas y parte del equipo de gobierno, o privatizarla como cree el propio Juan Cassá, portavoz de la formación naranja, que esta mañana ha dado una rueda de prensa en el corazón del Molinillo para exigir al regidor que tome ya una decisión al respecto, como ya se prometió hace un año, antes del 15 de julio.

La actual prórroga no hace sino agravar "el agujero económico y la falta de mecanización de la empresa", ha dicho, por lo que han presentado una moción urgente al pleno de este jueves para que el equipo de gobierno tome una decisión en el próximo mes y a que la nueva fórmula esté activa en 2018.

La iniciativa se registra cuando se cumple un año de la fecha tope dada por el pleno el año pasado tras otra propuesta de los naranjas. En abril de 2016, se fijó el 15 de julio como límite para tomar esta decisión, cuestión incumplida. "Pocas cosas cambian. Cambia que ahora son evidentes las tensiones dentro del equipo de gobierno para decidir si privatizan Limasa como pedimos nosotros o si se suben con la izquierda al carro de hacerla pública; cambia que la maquinaria sigue envejeciendo y disparando la factura de talleres. También va a peor la deuda que el Ayuntamiento mantiene con Limasa y conceptos inciertos y oscuros como el de la compensación económica, una suerte de cajón de sastre en el que cabe todo", ha explicado Cassa.

El edil quiere poner fin a las prórrogas, ya que el servicio, ha dicho, no satisface a nadie, y ha puesto como ejemplo el Molinillo como una de las zonas de la ciudad en la que urgen un baldeo y una limpieza a fondo. Tampoco, ha añadido, se puede abordar la mecanización del servicio, una carencia que se puso de manifiesto en la comisión de investigación de Limasa. "Mientras sigamos con esta pesadilla llamada prórroga no podremos renovar la obsoleta maquinaria, nada propia por cierto de una ciudad que aspira a tener el sello de inteligente", ha considerado.

Málaga está, según el portavoz de la formación, a la cola en tecnología de la limpieza y el tratamiento de residuos, por detrás de muchas ciudades.

Beatriz González, asesora del partido, ha considerado paradójico que cada año la ciudad acoja la feria Greencities, en la que se ponen sobre la mesa los últimos avances en el sector, y que la flota "esté obsoleta".

Para González, la situación actual de la flota sería muy distinta si se hubiera acometido la inversión de 17 millones de euros en vehículos y maquinaria. "Hasta que no pasemos página no será posible esa renovación de la flota, imprescindible a estas alturas", ha aclarado.

Ciudadanos aboga por una Limasa externalizada y dividida por servicios o zonas, lo que conllevaría que serían los privados quienes acometerían la modernización de la flota. En caso de ser pública, ello le correspondería al Ayuntamiento.

González considera que hay que adquirir vehículos eléctricos que contaminen menos y no generen problemas de ruido a los vecinos; redes de sensores que sirvan para optimizar las rutas de recogida; sistemas de recogida que permitan a Málaga cumplir con los objetivos marcados por la normativa de residuos o máquinas capaces de limpiar debajo de los coches. "¿Qué pretende el equipo de gobierno, pasar la decisión a quien venga en el siguiente mandato? Porque legalmente son ocho años", se ha preguntado González.

Así, la deuda con Limasa del Ayuntamiento ha pasado de 21,8 millones de euros a 31 de diciembre de 2016 a 25,5 millones a 17 de abril de este año. La compensación económica, por su parte, ha triplicado su factura desde 2010 y sólo en 2016 aumentó un 57%. Este concepto suma ya siete millones de euros en el primer cuatrimestre de este año, lo que arrojaría una proyección de 24 millones a final de año. "Serían 10 millones de euros más que en 2016 y no sabemos qué conceptos se están incluyendo en este cajón de sastre a cuenta de los bolsillos de los malagueños", ha apuntado.

Por último, según el informe de estados financieros se detecta una tendencia al alza de los gastos en reparaciones y conservación, y publicidad y propaganda respecto al año anterior, cifras todas ellas que Cs teme que continúen al alza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp