03 de septiembre de 2017
03.09.2017
Empleo

Málaga lidera el empleo turístico andaluz con casi un tercio de todos los afiliados

La provincia, con una media de 73.500 afiliaciones en 2016, se sitúa muy por delante de Sevilla y Cádiz, que se quedan en el 18,8% y el 15,6% respectivamente

03.09.2017 | 05:00
La hostelería es uno de los segmentos que genera más contratos en Málaga.

Camareros, cocineros y personal de limpieza encabezan las contrataciones.

La provincia de Málaga lidera de forma clara el empleo del sector turístico a nivel andaluz al concentrar el 30% de las casi 245.000 afiliaciones de trabajadores que el segmento de hostelería presentó de media en la comunidad durante el ejercicio de 2016, lo que vuelve a confirmar la hegemonía de la Costa del Sol y su papel como motor principal de esta industria. Según un informe publicado por el Observatorio Argos de la Junta de Andalucía, Málaga registró el pasado año una media de 73.566 afiliados, cifra que deja muy atrás a la segunda clasificada en esta materia, Sevilla, que se situó con algo más de 46.000 (un 18,8%) y a Cádiz, que con unos 38.300 y otro 15,6% de cuota, ocupa la tercera posición.

La buena salud del segmento turístico (donde se engloban campos como el alojamiento y la restauración) en una época que viene batiendo récord de afluencia de visitantes se refleja en un aumento de las afiliaciones en 2016 del 7,3% en el caso de Málaga y del 6,6% a nivel andaluz con respecto al empleo del año anterior. El informe de Argos, que utiliza datos de la Seguridad Social y del Servicio Andaluz de Empleo, revela que las ocupaciones de camarero; ayudantes de cocina; cocineros; personal de limpieza de oficinas, hoteles y otros establecimientos similares; monitores de actividades recreativas y de entretenimiento; recepcionistas de hoteles; supervisores de mantenimiento; recepcionistas al margen de los hoteles; azafatos de tierra y guías de turismo fueron las más contratadas durante el pasado año en Málaga.

El puesto de camarero, en concreto, presenta una especial relevancia. En concreto, de los 146.447 contratos firmados el pasado año en la provincia dentro del sector turístico, el 58,6%% (96.400) fueron para cubrir el puesto de camarero, lo que refleja la gran demanda de estos profesionales existente en el mercado pero también, sin duda, la altísima precariedad laboral a la que se ven sometidas estas personas. De hecho, la temporalidad de los contratos que se firmaron en el sector turístico a lo largo de 2016 en Andalucía alcanzó 96,42%.

Por municipios, los grandes focos de empleo a nivel provincial son lógicamente Málaga capital y Marbella, donde se firmaron respectivamente 49.300 y 25.779 contrataciones en 2016. De esta forma, estas dos localidades generaron casi la mitad de contrataciones en el sector. Otras localidades con un gran volumen de contratos fueron Fuengirola (13.514), Torremolinos (11.719) y Benalmádena (11.079).

Panorama general
Lo cierto es que el mercado laboral de Málaga está manejando ya ritmos de contratación superiores a los de antes de la crisis aunque la calidad del empleo generado continúa muy entredicho, con unas elevadísimas cotas de temporalidad y un peso creciente de la jornada a tiempo parcial en detrimento del empleo por horas. Los sindicatos denuncian además que en muchos sectores de actividad los trabajadores se ven obligados cada vez más a enlazar un contrato tras otro rotando por lo que, en realidad, son los mismos puestos de trabajo. El segmento de hostelería es uno de los más afectados por esta dinámica.

Según otro estudio publicado hace unos meses por el Servicio Público Estatal de Empleo (SEPE), de los 719.303 contratos que se firmaron en Málaga en 2016 incluyendo todos los sectores, los contratos fijos sólo supusieron un 6,4% del total (algo más de 46.200 contrataciones), porcentaje que continúa la baja línea de años anteriores y que está en la mitad del 10% 0 12% que se registraba en 2006, antes de la crisis. La firma de contratos temporales, en sus diferentes modalidades, acaparó el otro 93,6% de las contrataciones.

El panorama laboral de la provincia sigue arrojando también unos niveles muy altos de rotación en el empleo, con trabajadores que llegan a firmar entre cinco y quince contratos al año (e incluso más). De hecho, el SEPE constata en su estudio que los 719.313 contratos firmados en Málaga durante el pasado año (un volumen superior en un 4,7% al de 2015 y al nivel de los años 2006 y 2007, antes de que estallara la crisis) realmente sólo dieron para contratar a 288.299 personas. Como muestra de esa elevada rotación, hay un grupo de 31.000 personas (sólo el 10,7% del total contratado) que acumularon casi 302.000 contratos. O, lo que es lo mismo, el 42% del total firmado en la provincia.

Otro elemento que viene caracterizando al mercado en los últimos tiempos es el peso creciente de los empleos a tiempo parcial en detrimento de los de jornada completa, un fenómeno que preocupa mucho a los sindicatos y que sigue al alza. El 41,6% de las contrataciones realizadas en 2016 fueron de este tipo, superando el 40,2% que se registró en el anterior ejercicio. CCOO y UGT denuncian que esta modalidad de contratos esconde muchos casos de fraude, con trabajadores que echan más horas de las que marcan sus contratos, sobre todo en segmentos como la hostelería.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine