29 de octubre de 2017
29.10.2017
Memorias de Málaga

Incierto destino de Bobby Logan

Inaugurado en 1962, el Cine Lope de Vega, en Pedregalejo, cerró sus puertas en 1981para transformarse en sala de patinaje y la discoteca Bobby Logan. Hoy continúa a la espera de destino.

28.10.2017 | 23:51
Dirigentes vecinales de Pedregalejo, delante del antiguo Cine Lope de Vega en 2010.

El incierto destino del edificio conocido por Bobby Logan en la avenida Juan Sebastián Elcano me anima a recordar sus inicios.

Antes de ser sede de una sala de fiestas fue pista de patinaje. Pero su construcción tuvo lugar en 1962 y el edificio se diseñó originalmente para sala cinematográfica, el Cine Lope de Vega, inaugurado el 4 de marzo de 1962 y que cerró sus puertas en 1981. Ahora está, como las consultas de la Seguridad Social, en lista de espera.

La construcción de un cine de estreno en un lugar lejano del Centro de la ciudad, donde estaban el Goya, Echegaray, Albéniz, Málaga Cinema€, fue una arriesgada apuesta de su promotor, don Luis Pérez Aracena.

Don Luis Pérez dedicó toda su vida al cine y al teatro. Adquirió el Teatro Lara, inaugurado en 1893, a principios del nuevo siglo. Estaba ubicado en la calle Torregorda, con fachadas a Panaderos y Hoyo de Esparteros. Funcionó como teatro de variedades y cine hasta 1942. En 1918 se hizo cago del Cine Petit Palais, inaugurado en 1914, y que cerró sus puertas en 1965 .

María Pepa Lara en sus libros Historias de los cines malacitanos y Historia del Cine en Málaga relata con abundante información la construcción, funcionamiento y cierre de los dos locales. De sus dos libros he recogido algunos datos.

Volviendo al Lope de Vega, edificio que lleva años cerrado y que cada partido político quiere que se destine a uso público (equipamiento cultural, deportivo, actividades vecinales€), pocos años después de su inauguración marcó un hito en la historia de la exhibición cinematográfica en Málaga con la incorporación del sistema Todd-Ao, un invento del productor cinematográfico norteamericano Michael Todd. El sistema Todd-Ao, sin entrar en detalles técnicos, permitía la proyección de películas en una gran pantalla; estaba entre el Cinemascope o cine panorámico y el Cinerama, que requería tres proyectores para la exhibición de las películas rodadas por el procedimiento ideado por Fred Ballet.

Ningún empresario de los locales de Málaga, que habían adaptado la pantalla panorámica para las películas en Cinemascope y Vistavisión, se atrevió al Todd-Ao. El Lope de Vega fue el único que invirtió en el novedoso sistema.

Curiosamente, un hijo de Michael Todd, inventor del Todd-Ao, Michael Todd junior, eligió Málaga para rodar la primera y única película larga olorosa que se filmó.

Durante los años que el Lope de Vega estuvo abierto alternó los estrenos de películas con las reposiciones, e incluso recuperó las matinés dominicales de pasadas épocas. En la última etapa -1980 y 1981-, el Lope de Vega estrenaba las mismas películas al mismo tiempo que otros cines de la capital, como el Zayla, Palacio del Cine, Avenida, París, Royal y Regio, que estaban en sectores o barrios muy lejos de Pedregalejo y por lo tanto no se producía ninguna competencia.

La relación de estrenos en el Lope de Vega es larga, pero recuerdo, por ejemplo, Abortar en Londres, Confesiones de un instructor, Abismo, Buba de Montparnasse, Orca, la ballena asesina, Chantaje un asesino, Final de una lucha, Prisionero en la ciudad y otras muchas que vi y comenté en mi época de crítico de cine. Tengo que recordar que funcionó casi veinte años-




La irrupción del Cinemascope

La invención del Cinemascope en 1937, pero que no se empezó a utilizar hasta 1953 con la película La túnica sagrada, truncó el rodaje de una película en Málaga.

Esta historia es muy poco conocida y creo que hoy se cuenta por primera vez. Quizá cometa algún error en el relato. Pido disculpas por ello.

Un año antes de la irrupción del Cinemascope en la industria cinematográfica, y que obligó a las salas de exhibición a modificar la posición y medidas de las pantalla, un productor de Hollywood se puso en contacto con doña Ángeles Rubio-Argüelles para rodar en Málaga una versión del Quijote.

Edgar Neville, que fue diplomático destinado a la ciudad de Los Ángeles como cónsul de España, casado con ARA (Ángeles Rubio-Argüelles), entró en contacto con el mundo del cine, trabando amistad con las figuras de entonces, como Charles Chaplin, Mary Pickford, Douglas Fairbanks y otros.

Aunque la pareja regresó a España, la amistad se mantuvo, hasta el punto de que uno de aquellos productores se dirigió a Ángeles Rubio-Argüelles para comunicarle el deseo de hacer una versión del Quijote en Málaga. Le pidió información sobre los posibles escenarios, si encontraría colaboración en la ciudad, si los permisos de rodaje eran fáciles de obtener y algo inesperado: que el papel de Dulcinea, el gran amor del Caballero de la Triste Figura, le gustaría que lo asumiera una malagueña.

La respuesta fue afirmativa
Varias semanas después se desplazó a Málaga un cámara para hacer pruebas fotográficas a la presunta Dulcinea, que Ángeles Rubio-Argüelles había seleccionado entre las jóvenes que se formaban en su Escuela de Arte Dramático€ donde se formó Antonio Banderas, dicho sea de paso.

La joven malagueña seleccionada para las pruebas fue Baita Perrault, de apellido francés aunque malagueña de nacimiento.

La propia Angelita –en el ambiente familiar se utilizaba cariñosamente el diminutivo de Ángeles- me dio la noticia y me invitó a asistir a una de las pruebas que en su casa en el Paseo de Sancha iba a realizar Baita ante el cámara venido de Hollywood.

Fui testigo de excepción de una de las pruebas, que consistía en que la elegida, ataviada con traje de la época –vestido de aldeana-, mordisqueaba una zanahoria. Recuerdo que le hizo muchas fotos en posturas y fondos diferentes.

Algunas fechas después me puse en contacto con Angelita para conocer nuevas noticias del proyecto y el resultado de las pruebas. La respuesta fue decepcionante: Hollywood estaba revuelto por la aparición del Cinemascope y el cambio radical de los sistemas de rodaje y proyección de las nuevas películas paralizó muchos proyectos en marcha.

Había que dejar pasar algún tiempo para ver cómo funcionaba el nuevo sistema, coste de su aplicación, aceptación por parte del público, obras de modificación en los locales de exhibición€

La espera se demoró€ y el proyecto de una película sobre el Quijote se suspendió. El Cinemascope truncó el rodaje en Málaga.

No mucho tiempo después, y por causas que ahora no recuerdo, la guapa Baita falleció muy joven.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine