22 de diciembre de 2017
22.12.2017
Lotería de Navidad

"Vivir más tranquilo sin dejar el trabajo, eso haré"

Los premiados con el Gordo de Navidad en Málaga ya piensan en qué invertir el dinero que recibirán y todos coinciden en compartirlo con la familia para disfrutar de las fiestas

22.12.2017 | 22:37
Catalina, dueña de la administración de La Biznaga junto a su hija y la premiada Lola Jiménez.
Alegría en la calle Mármoles
"Vivir más tranquilo sin dejar el trabajo, eso haré"

Muchos fueron los afortunados que este viernes recibieron el mejor regalo para finalizar el año, 400.000 euros. La administración La Biznaga, que repartió el Gordo ayer en la ciudad, reunía desde las 12.00 horas a algunos premiados que se acercaban al establecimiento para compartir con la dueña de la administración, Nina Durán, su alegría.

Algunos amigos, otros casi familiares, todos tenían algo en común: No sabían aún en qué invertir el dinero, pero sí pensaban en cubrir las posibles deudas e hipotecas de sus familiares, como es el caso de José Gómez. Este jubilado del barrio de la Trinidad, casado con Mari Carmen Gallardo, expresaba su alegría y aseguraba que su mujer, que había sido la premiada, pagaría la hipoteca de sus hijos. «El dinero es de mi mujer, ella ha dicho que lo primero que va hacer es pagarle la hipoteca a mis hijos, el dinero que deben de la vivienda», expresó Gómez. Este malagueño está jubilado pero su mujer continúa trabajando y este premio podría ayudarla a retirarse, a tan solo dos años de la jubilación. «Mi mujer está trabajando como limpiadora de bancos y oficinas. Está mala, con artrosis; ya ha pasado el tribuna médico dos veces y nada», aseguró Gómez, que confía en poder disfrutar del dinero junto a su esposa tras ayudar a sus hijos.

Otro que espera disfrutar del premio junto a su familia es Manuel, amigo y casi familiar de Nina Durán y sus hijos, Marina y Pedro. Manuel trabaja en la empresa de aires acondicionados de Pedro y, al mismo tiempo, es hijo del padrino de éste. «Estoy muy feliz. Me vienen muy bien estos 400.000 euros. Pedro ha sido el que me ha llamado para decirme que su madre había repartido el Gordo y quizás mi décimo era uno de los premiados. Solo se me ocurre gastar el dinero en la familia. En ayudarlos a ellos y ya está. Vivir más tranquilos», expresó emocionado Manuel.

Éste joven, que acaba de cumplir los 28 años, señaló que el resto de su familia también tenía algunos décimos con este número. «Yo no elegí el número, lo compró mi padre. En la familia a lo mejor hay cinco o seis décimos en total, aunque no sé el número exacto, pero la familia tiene alguno más». Rocío era una de ellas. La joven, hermana de Manolo, trabaja en una tienda de ropa y aún no sabe en qué invertirá el dinero. «Aún no me lo creo, no he pensado en nada», indicó.

Quien tampoco era capaz de creer la situación todavía era Lola Jiménez, una malagueña que había comprado el décimo el jueves 21 a medias con otras tres personas que viven en Jerez. «Nunca miro el número que compro. Nina quería decirme cuál era éste, pero no la dejé, no me gusta saberlo», indicó Jiménez. Ella y su hermana han comprado este año varios décimos pero no esperaban que éste, comprado un día antes del sorteo, pudiera ser el premiado con el Gordo. «Hicimos un grupo de Whatsapp los cuatro que compartíamos el décimo y ahora mismo no paramos de gritar», señaló Jiménez muy emocionada. Se encontraba de compras cuando se enteró de que su décimo era el premiado. «Estaba en una tienda cuando me llamó mi hermana para contármelo. La gente, que me ha escuchado gritar, me preguntaba qué me había ocurrido. Incluso después me han hecho el pasillo», explicó Jiménez, que quiere destinar el premio a «un asunto familiar muy serio».

Asimismo, ha habido otro muchos premiados como el caso de Mari Carmen Bobadilla, esposa del trabajador que llevó décimos para el Área de Movilidad como cada año, y tocó. En este sentido, solo tres empleados del área de Movilidad del Ayuntamiento malagueño no jugaban el 71.198 que su compañero Manolo, esposo de Mari Carmen y padre del también ganador Manuel Guerrero, les ofreció de la administración de loterías La Biznaga para conservar la costumbre navideña que mantienen desde hace muchos años. No sólo les ha tocado a los trabajadores, hasta la concejala, Elvira Maeso, que llevaba un décimo, ha ganado sus 400.000 euros. La edil explicó que la mayoría de los trabajadores compraron un décimo como ella y manifestó que todos los años juegan un mismo número.

Por su parte, los empleados del gimnasio O2, de la calle Plaza de Toros Vieja, estuvieron ayer de celebración ya que fueron también en agraciados con el número ganador.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine