23 de febrero de 2018
23.02.2018
Hostelería

El convenio de hostelería encalla pero nadie quiere hablar aún de huelga

CCOO denuncia que la propuesta de la patronal supone un "ataque" a los derechos sociales de los trabajadores, a pesar de los años de bonanza turística - Dice que en algunos puntos es inconstitucional y que busca "explotar y sangrar" a las plantillas

23.02.2018 | 13:22
Camareras de hotel se manifiestan en contra de sus condiciones laborales.

Empresarios y trabajadores no se ponen de acuerdo a la hora de negociar el nuevo convenio colectivo de la Hostelería en Málaga. No es una novedad. Los tiras y aflojas en el sector son constantes de forma histórica. Sin embargo, en esta ocasión, y aunque nadie quiere todavía pronunciar la palabra "huelga", las posturas son extremas y distantes, porque, según los sindicatos, "cuanto más ganan los hoteleros, más quieren sangrar y explotar a las plantillas", según ha denunciado esta mañana Lola Villalba, secretaria general de Servicios de CCOO.

El sindicato ha reunido a sus delegados esta misma mañana en el Centro Cívico para explicarles las últimas novedades del proceso negociador y, según destacó Villalba, "existe mucha indignación". "No descartamos movilizaciones, pero todavía es pronto para hablar de huelga. Preferimos lanzar un mensaje de responsabilidad y apurar hasta el verano para firmar. Solo queremos mantener nuestras condiciones laborales y una subida salarial decente, en la misma proporción que la rentabilidad hotelera", añadió Villalba.

CCOO denuncia que a pesar de la bonanza turística experimentada en el último trienio, con cifras récord en número de visitantes, pernoctaciones e ingresos, la patronal ha presentado una propuesta que, "en algunos puntos es inconstitucional y está por debajo del estatuto de los trabajadores".

Lola Villalba informó en rueda de prensa de que en la primera reunión de la mesa negociadora, la patronal entregó a los sindicatos una plantaforma "donde se pretende acabar con los derechos sociales que hemos conseguido desde el año 1977". "Cuando acaba de cerrar el mejor año turístico de la Costa del Sol, los empresarios pretenden acabar con la columna vertebral y herir de muerte los derechos sociales que hemos ido acumulando año tras año y convenio tras convenio", señaló la secretaria general de Servicios. "Ni siquiera en los peores años de la crisis se han mostrado tan insensibles con los derechos de los trabajadores", insistió.

Por su parte, Gonzalo Fuentes, coordinador federal de Hostelería, Turismo y Juego de la Federación de CCOO de Servicios, ofreció los datos que acreditan la buena marcha de la actividad turística en los últimos años. Así, Fuentes indicó que en entre 2014 y 2017, los visitantes han aumentado un 12,3% (fundamentalmente el turismo internacional es el que ha tirado del carro, en detrimento del nacional, que ha descendido casi un 9%, según las cifras aportadas). También han aumentado las pernoctaciones en los hoteles y, con ello, la rentabilidad hotelera. Según Fuentes, los hoteles ingresan un 7% más que hace cuatro años, ya que también han subido los precios de las habitaciones.

El empleo también ha aumentado un 16,6%. Sin embargo, éste es de poca calidad. El 96% de los nuevos contratos son temporales y, según el líder sindical, más de la mitad son a tiempo parcial y, en muchos casos, se han externalizado, como el caso de las camareras de piso de 50 hoteles de la provincia. "Es un empleo pobre", insistió.

"Por un lado, tenemos la cara A del turismo, con una evolución positiva, aumento de las pernoctaciones, de la ocupación hotelera y, en consecuencia, de la rentabilidad de las empresas; y por otro está la cara B, con empleos fraudulentos, a tiempo parcial y sin derechos, pese a esta coyuntura tan positiva", añadió Gonzalo Fuentes.

Desde el punto de vista de CCOO, sindicato mayoritario del sector junto a UGT, "es imprescindible fidelizar a este turismo que viene prestado y la única manera de hacerlo es mejorando la calidad del servicio, y esto pasa irreversiblemente por mejorar también las condiciones laborales de los trabajadores".

El convenio afecta en Málaga a un total de 65.000 empleados de hoteles (13.000) bares, restaurantes, salas de fiesta, discotecas o chiringuitos, "sin contar el empleo encubierto, que para aflorarlo pedimos más inspectores y más medios", insistió Fuentes. En Andalucía, los afectado son 206.000 personas, advirtió Iñigo Vicente, secretario general de Servicios de CCOO en la comunidad autónoma, quien señaló que la situación que se vive en la provincia de Málaga es perfectamente extrapolable al resto del territorio andaluz.

"No vamos a negociar una plataforma que está fuera de lugar", reiteró Lola Villalba. Los líderes sindicales, reconocieron, no obstante, que estas propuestas son defendidas por Aehcos, la asociación que agrupa a los empresarios de los hoteles, sin embargo, Mahos, la asociación de hosteleros, está más por llegar a un pacto.

Los trabajadores del sector en Andalucía tienen como referencia el convenio colectivo aprobado en Baleares, donde se ha negociado una subida salarial del 17% en los próximos cuatro años. "Reconocemos que este caso puede ser excesivo, pero en función de la vigencia del nuevo convenio, pedimos una subida de entre el 13% y el 15% en el próximo cuatrienio", explicó Lola Villalba.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp