27 de febrero de 2018
27.02.2018
La Opinión de Málaga
Medio ambiente

Primer curso para dar de comer a los gatos callejeros

El Ayuntamiento de Málaga imparte el jueves el primer curso de cuidador de colonias de gatos, que facilita un carné para alimentar y cuidar a las colonias de felinos callejeros

27.02.2018 | 12:05
Gastos callejeros en Málaga.

El Ayuntamiento impartirá este jueves el primer curso como cuidador de colonias felinas a los solicitantes del carné de gestor de colonias de gatos ferales, que serán los únicos que tendrán permiso de alimentar a los gatos callejeros. El curso será ofrecido por la Asociación Amigo Animal, AMAN, en el Museo del Patrimonio Municipal (18.30 horas), con el objetivo de mantener a estos animales con la máxima seguridad.

La jornada informativa incluirá charlas a cargo tanto de miembros de la asociación AMAN como de responsables y técnicos municipales del área de Sostenibilidad Medioambiental, en torno a los aspectos más destacados para alcanzar el objetivo de mantener unas colonias estables de forma eficiente, subrayando los compromisos que deben asumir los cuidadores. Al finalizar la sesión, aquellos participantes que estén interesados, firmarán un compromiso en el que se incluirá la información explicada durante la sesión previa de trabajo. Posteriormente, el Ayuntamiento de Málaga les hará entrega del carnet, necesario para asumir esta responsabilidad, que les identifica como los gestores autorizados de una colonia estable en concreto.

De hecho, dar de comer a los gatos callejeros sin contar con el carné que autoriza para ello implica arriesgarse a cometer una infracción de la Ordenanza para la Garantía de la Convivencia Ciudadana y la Protección del Espacio Urbano, con la consideración de infracción leve y sancionada con multas de entre 75,00 a 500,00 euros.

Los gatos ferales o "callejeros" son animales que suelen provenir del ámbito doméstico y han pasado a vivir asilvestrados, sin que sea posible su adopción por haber dejado de estar socializados. En la mayoría de los casos, no son totalmente salvajes, ya que para su alimentación dependen de las personas que les dejan comida o del hallazgo de comida en la basura. Cuando se concentran espontáneamente en un mismo punto, pueden llegar a causar quejas entre los vecinos por el ruido que generan o por la suciedad que a veces producen aquellos que les dejan comida sin unas medidas mínimas de salubridad.

Alimentación y estirilización

El concejal del Área de Sostenibilidad Medioambiental, Raúl Jiménez, ha explicado que el curso busca eliminar estas molestias mediante la regulación de estas colonias de gatos callejeros. La formación de aquellas personas que se impliquen en la iniciativa tendrán bajo su responsabilidad aspectos como la alimentación, salubridad y esterilización, necesarios para mantener unas condiciones saludables de vida de sus miembros y la presencia de un número estable de ejemplares.

La alimentación diaria de estas colonias sólo se realizará con pienso seco, evitando toda comida húmeda que pueda descomponerse, creando suciedad y malos olores. Además, la cantidad de pienso irá en proporción al número de gatos de la colonia, evitando el exceso de comida. Por otra parte, los gatos dispondrán siempre de agua limpia y fresca y se les acostumbrará a alimentarse siempre en el mismo lugar y a la misma hora para facilitar su control y observación.

Los recipientes de comida y bebida se colocarán en sitios discretos, a ser posible, escondidos en las áreas de vegetación, si las hubiera. No se dejará nunca el alimento en el suelo. Los restos de alimentos y recipientes serán retirados y limpiados diariamente para evitar riesgos sanitarios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook