09 de marzo de 2018
09.03.2018
Fotografía

Lagunillas y sus vecinos, objetivo de la cámara

Paco Negre expone hasta el 20 de abril en el Centro Cultural María Victoria Atencia de la calle Ollerías su visión del barrio de Lagunillas, fruto de dos años de trabajo, con especial protagonismo para los vecinos, artistas y profesionales que trabajan en el entorno

09.03.2018 | 05:00
Lagunillas y sus vecinos, objetivo de la cámara
Paco Negre (derecha), con el grafitero Doger y la obra que ha pintado para la muestra.

El escritor Antonio Soler colabora con un texto sobre cuatro vecinos de Lagunillas que dan personalidad al barrio con sus iniciativas sociales

Abrió sus puertas el pasado 7 de marzo, 120 aniversario del nacimiento de Victoria Kent, que nació en la calle Lagunillas y en cuyo solar los vecinos han levantado un espacio social presidido por una irónica pintada: Victoria de quién.

Lagunillas Grease, la exposición fotográfica de Paco Negre sobre este antiguo rincón de la Victoria, puede verse hasta el próximo 20 de abril en la sala de exposiciones del Centro Cultural María Victoria Atencia, de la calle Ollerías.

Rodeado de vecinos del barrio, la tarde de la inauguración el fotógrafo Paco Negre explicaba que no conocía Lagunillas y que entró por casualidad a ver una exposición de fotos en la calle. «Es un barrio considerado marginal por la UE, sucio, lleno de solares con tapias desvencijadas... la especulación inmobiliaria, la crisis y el abandono de las instituciones lo han llevado a esta situación, pero la UE no sabe cómo son los lagunilleros. Lo que más me sorprendió es el orgullo que tienen por su barrio».

Durante dos años, de la mano de Miguel Chamorroel fundador de Fantasía en Lagunillas, fallecido el año pasado, la asociación que proporcionó apoyo escolar a los niños del entorno y que comenzó a llenar de color las calles del barrio– el fotógrafo ha ido conociendo y retratando la realidad del barrio, la de sus comercios, vecinos de toda la vida y también artistas y profesionales que lo han elegido para trabajar.

Entre las instantáneas, la de Josefina, fallecida hace poco, en su histórica pollería de Lagunillas; Enrique y Carolina, al frente de su bar o el imaginero Juan Vega, que posa en su taller junto a la imagen de una Dolorosa.

Los grafitis que poco a poco han ido maquillando las heridas urbanísticas del barrio también son protagonistas de muchas de las fotos y como recordó la comisaria de la exposición, María Jesús Bernet, las paredes de la muestra lucen diferentes colores para reflejar el colorido del barrio.

Además, la muestra está presidida por un mural realizado por Doger, un grafitero autor de muchos de los grafitis del barrio y que también aparece inmortalizado por la cámara de Paco Negre.

Del trabajo del fotógrafo malagueño la comisaria detalló que sus fotos aúnan el valor «documental y social con el valor estético y artístico».

El catálogo de la exposición cuenta con una breve historia del barrio por el autor de estas líneas, un análisis del trabajo de Paco Negre de María Jesús Bernet y con un texto literario del escritor Antonio Soler, de la mano de cuatro vecinos de Lagunillas que aportan personalidad al barrio con sus iniciativas sociales: el fallecido Miguel Chamorro; Concha, una enfermera que cada día deja un lema en una pizarra instalada por ella en la calle; Dita, cineasta, artista plástica y trabajadora social y Curro López, al frente de la asociación de vecinos de Lagunillas y desde hace más de una década, del reparto de comida en el barrio para las familias necesitadas.

Para el fotógrafo malagueño, «lejos de ser un barrio marginal, Lagunillas es el barrio más solidario que uno ha conocido».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp