13 de marzo de 2018
13.03.2018
Informe de la Fundación Ciedes

El gasto en I+D o la capacitación del capital humano, aspectos a mejorar en la Málaga innovadora

El 40% del tejido empresarial y el empleo está en la "economía inteligente", pero sólo una parte mínima es alta tecnología

13.03.2018 | 14:21
García, Hurtado, Romera y Muñoz, en la presentación del informe.

La ciudad de Málaga presenta un indicador global de medida relativo al ámbito de ciudad inteligente e innovadora algo inferior a la media europea y nacional aunque superior a la media andaluza, según un estudio presentado este martes por la Fundación Ciedes con el patrocinio de la Fundación Unicaja y la Fundación Esesa. Sobre un estándar de 100 marcado por la media europa, Málaga muestra un índice de 90,6 puntos, por encima de los 84,9 que arroja la comunidad pero ligeramente por detrás del 92,4 que alcanza la media española. El informe, denominado "Málaga Innovadora: Propuestas para medir la ciudad inteligente" y que analiza 45 indicadores agrupados en cinco bloques relativos a la smart city, otorga sus mejores resultados a la capital malagueña en los apartados de "Gobierno inteligente", "Economía Inteligente e Innovadora" y "Calidad de vida y social", en los que los resultados con cercanos a la media europea y superiores a la nacional. Por contra, tanto en "Recursos Humanos" como en "Movilidad y medio ambiente sostenibles" la puntuación de Málaga está en desventaja respecto a la media de España y Europa.

El análisis del tejido productivo de Málaga recogido en el informe revela que en la capital hay cerca de 45.000 negocios y 178.930 empleos (en torno al 40% del total del tejido productivo) que podrían situarse en el ámbito de la "economía inteligente" según los criterios de la Estrategia de Innovación de Andalucía (RIS3), que define a los sectores prioritarios para la región. Sin embargo, dentro de este conjunto, sólo el 2,5% del empleo (7.120 personas) y un 4% de los establecimientos (1.139) pertenecen al ámbito de actividades especialmente innovadoras, consideradas de alta tecnología y con capacidad de arrastre sobre la I+d+i agregada.

Dentro de estas actividades innovadoras, la mayor parte (782 empresas y casi 4.600 empleos) se engloban en el segmento de alta tecnología punta mientras que el resto se reparte entre manufacturas de tecnología alta y medio-alta. "En la ciudad de Málaga se ha producido un retroceso en el sector manufacturero tecnológico desde 2007 aunque se ha visto casi compensado por un aumento de los servicios de alta tecnología", apunta el estudio, presentado por la directora gerente de la Fundación Ciedes, María del Carmen García.

El análisis tiene como objetivo tratar de alcanzar un tejido productivo «más competitivo», ha dicho García, que asegura que los territorios innovadores son más «resilientes» (resisten mejor las crisis y se adaptan mejor a los cambios).

En el apartado de "Economía Inteligente" se analizan factores como el emprendimiento y creación de empresas, gastos en I+D+I; actividades inventivas (patentes marcas, diseño); y empleo en actividades innovadoras y tecnológicas. En actividades inventivas, Málaga supera la media española en 34 puntos y la Andaluza en 32,2. Lo mismo ocurre con el indicador de emprendimiento, donde la media malagueña supera en 16,9 puntos a la andaluza y en uno a la nacional. En referencia a las actividades innovadoras y el empleo tecnológico, la ciudad también supera la media española en 23,1 puntos y a la andaluza en casi 30. En este ámbito económico se resalta tanto el papel del Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) y los frutos de su vinculación con la Universidad de Málaga. En lo negativo, la ciudad está a la cola en lo que se refiere a gasto en I+D+i, 30 puntos por debajo de la media española y 15 por debajo de Andalucía.

En el ámbito temático relacionado con el "Gobierno Inteligente", la ciudad supera en 9,1 puntos a la media nacional en el indicador de transparencia y participación.

Para medir el apartado de "Calidad de vida y social", se han analizado los indicadores relacionados con el grado de satisfacción del ciudadano (similar en Málaga y España) y la cohesión social, siendo éste en Málaga algo inferior a la media andaluza (dos puntos superior) y española (diez puntos por encima).

En el ámbito "Movilidad y medio ambiente sostenible" se contabilizan los indicadores de consumo y generación de residuos (donde Andalucía con 113 puntos, supera la media malagueña y española) y el de transporte sostenible, donde la media nacional (92,8) supera la andaluza (84,1) y a la malagueña (80).

El último ámbito de actuación analizado es el de "Recursos humanos inteligentes", integrado por tres indicadores: el capital humano en el mercado laboral (donde Málaga supera en 12,3 puntos a Andalucía y está algo por detrás de España y Europa); el contexto de investigador favorable (la capital supera en 4,4 puntos a España); y el potencial de capital universitario, donde Málaga aparece en último lugar, por debajo de las medias andaluza, nacional y europea.

García ha comentado, tras exponer estos resultados, que Málaga necesita mejorar en la preparación de sus recusos humanos, buscando una mayor presencia de jóvenes entre los egresados universtiarios, y en el incremento del gasto en I+D por parte de las empresas. También hay que elevar el grado de satisfacción de la ciudadanía sobre espacios públicos y servicos de transporte o de salud. "En Málaga se están haciendo muchas cosas bien pero queda mucho camino por recorrer", ha comentado la gerente de Ciedes, acompañada de la presidenta de la Fundación Esesa, Mari Paz Hurtado, el director general del PTA, Felipe Romera, y el directivo de Analistas Económicos de Andalucía, Rafael Muñoz.

El estudio recuerda que entre 2010 y 2015 la inversión neta promedio acumulada en inmovilizado intangible (investigación, desarrollo, propiedad industrial, fondo de comercio, derechos de traspaso y aplicaciones informáticas) ha crecido en la ciudad de Málaga en 56.000 euros por empresa y en 21.000 en Andalucía. Sin embargo, atendiendo al inmovilizado material, se ha producido una fuerte desinversión en este período (84.000 y 25.000, respectivamente), aunque en 2015 se observa ya un cambio de tendencia y vuelve a subir.

Para realizar este trabajo, se ha contado con la colaboración de un grupo de profesionales y expertos en esta materia que han sentado las bases del estudio. Entre los mismos, cabe destacar a representantes de Cámara de Comercio de Málaga, la Confederación de Empresarios, los sindicatos Comisiones Obreras y UGT, la Fundación Bancaria Unicaja, la Universidad de Málaga, la Escuela de Negocios Esesa, la Subdelegación de Gobierno y el Área de Nuevas Tecnologías del Ayuntamiento de Málaga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine