El puerto de Málaga finaliza la primera fase del proyecto de estabilización de la playa de San Andrés acordado con el Ayuntamiento de la capital y teniendo en cuenta el estudio realizado en 2016 por el Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria (IHC), un centro de reconocimiento nacional e internacional en el ámbito de la investigación científico-tecnológica.

Este documento, denominado «Evolución y condiciones actuales de estabilidad de la playa de San Andrés y propuestas de líneas de actuación», permitió conocer el estado de la línea de costa, así como el volumen de aportación de arena necesario para la estabilización de la misma. La solución propuesta por el IHC se centra en el aumento de la anchura de la playa en la zona sur, alineando la playa de San Andrés con la de La Misericordia. De este modo, la playa en la zona sur ganará 22 metros en relación con el estado actual, lo que supondrá una anchura total de 37 metros, mientras que en la zona norte ganará 18 metros. Para ello, el estudio considera que la aportación de arena debe ser de 55.000 metros cúbicos, distribuida en dos fases con el objetivo de observar cómo responde la actuación. De esta manera, en esta primera fase se han aportado 19.000 metros cúbicos de arena en las dos últimas semanas, de cara a la temporada de verano.