16 de mayo de 2018
16.05.2018
Vehículos

Los conductores malagueños no se anticipan a la nueva ITV pese a que los test serán más duros

Entra en vigor el lunes y buscará detectar a los más contaminantes y dar con manipulaciones y fraudes en la emisión de gases

16.05.2018 | 05:00
Estación de la ITV en el polígono Guadalhorce, que no detecta un especial aumento de la actividad.

­La normalidad se impone en las estaciones de la ITV en la provincia de Málaga. Los conductores malagueños no se han anticipado a la nueva normativa que, promovida desde la Unión Europea, entrará en vigor el lunes. Mientras que en otros rincones de España ya no se dan citas a corto plazo y los propietarios de los vehículos saturan los centros donde se llevan a cabo los controles, en Málaga no se aprecia aumento alguno de la actividad.

Fuentes de Veiasa, empresa pública de la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio de la Junta de Andalucía, de la que dependen las estaciones de la ITV de la comunidad autónoma, confirman que «a efectos de usuario, el nuevo Real Decreto no se está dejando notar».

La visita a cualquiera de las instalaciones de la inspección técnica de vehículos da una idea de que el número de automóviles no difiere en estas vísperas de la entrada en vigor de los nuevos test de los que puede haber en cualquier otro momento.

Entre las principales novedades de la nueva ITV está el acceso al ordenador del coche a través del OBD. El objetivo es detectar posibles manipulaciones del motor o electrónicas, la válvula EGR o el filtro antipartículas mediante una lectura digital.

Y eso que el parque móvil de la provincia de Málaga cuenta con más de 150.000 vehículos con más de 15 años de antigüedad (el 13,37% del total), según la información facilitada por la Asociación Malagueña de Automoción (AMA-Asomauto), que agrupa a concesionarios de coches y a talleres mecánicos de la provincia. Estos coches son los que más difícil lo tendrán a partir de ahora para superar los nuevos controles. Sin embargo, el presidente de esta entidad, Carlos Oliva, señala: «No hemos notado un incremento o preocupación con este asunto».

Más de 76.000 vehículos diésel con una antigüedad superior a los 20 años están en riesgo de desaparecer de las carreteras de la provincia de Málaga con las nuevas pruebas que se incorporarán a la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) a partir del lunes 21 de mayo. Este examen de seguridad de los vehículos se endurecerá, y encarecerá, para detectar a los más contaminantes, entre ellos los que han sufrido manipulaciones en sus centralitas para evitar el coste del mantenimiento de los sistemas anticontaminación, es decir, de los catalizadores, sistemas de depuración de gases y filtros.

Oliva reconoce que «hay coches con más de 20 años circulando en la provincia, pero los problemas de ITV los van a tener todos los que no tengan filtros de partículas y tecnologías más antigua, es decir, los fabricados antes de 2005, los que ya cuentan con 13 o 14 años y ahí el porcentaje es relativamente importante», explica el presidente de AMA-Asomauto.

Los requisitos van a empezar a aplicarse a partir del lunes. Sin embargo, hasta septiembre las inspecciones sobre emisiones serán todavía informativas. A partir de entonces, cualquier anomalía detectada sí que implicará un suspenso. Puede ser ésta la explicación a que los conductores malagueños aún no se hayan puesto en alerta y se lo estén tomando con calma. O, como apunta el propio Oliva, que exista desconocimiento acerca de la aplicación de la nueva normativa.

Según los datos publicados en la memoria anual de Veiasa, durante 2016 un total de 3.498.636 vehículos fueron inspeccionados en las 69 estaciones ITV fijas y 13 unidades móviles para la inspección de vehículos agrícolas (5) y ciclomotores (8), gestionadas por esta empresa en el territorio andaluz. Este dato supone un incremento del 4,68% respecto a 2015. Del total de vehículos inspeccionados, 858.584 fueron rechazados, lo que supone que el 24,54% de los vehículos inspeccionados no lograron superar la ITV a la primera. Del mismo modo, se detectaron 1.831.259 defectos graves, que tuvieron que ser reparados para superar la inspección y 2.478.703 defectos leves.

Es decir, que las inspecciones totales fueron más, ya que hay que sumar las segundas o sucesivas como consecuencia de no haber superado de forma favorable el primer examen. Esto hizo un total de 4.390.004 inspecciones realizadas en 2016 en las estaciones ITV de la comunidad autónoma andaluza. De ellas, 682.333 inspecciones se llevaron a cabo en la provincia de Málaga (15,5%).

El grupo más numeroso de vehículos inspeccionados fueron los turismos particulares (2.387.594, que representan el 68,2%).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine