17 de mayo de 2018
17.05.2018
Sala Manuel Barbadillo

Un inglés ´renacido´ para la pintura en Málaga

Hasta el 21 de mayo la sala de exposiciones de la Asociación de Artistas Plásticos de Málaga homenajea al británico David Broadhead, fallecido el año pasado, quien en 1987 decidió dar un vuelco a su vida, dejar su país y marcharse a vivir a Nerja y a partir de 1989, a Alcaucín, donde tenía su estudio

17.05.2018 | 05:00
Patricia Broadhead, con una acuarela en la que aparece su marido, esta semana en la exposición que lo homenajea en la Sala Barbadillo, junto al CAC.

La viuda del artista, la acuarelista canadiense Patricia Broadhead, y el pintor malagueño Lope Martínez Alario recuerdan su figura

David Broadhead volvió a nacer el día que decidió, pasados con creces los 50 años, dejar su Inglaterra natal y su especialidad de diseñador gráfico para hacer realidad el viejo sueño de convertirse en pintor a tiempo completo, primero en Nerja, asomado al Mediterráneo y al poco tiempo en Alcaucín, a la vera del campo.

La Sala Manuel Barbadillo de la Asociación de Artistas Plásticos de Málaga (Aplama) homenajea desde el pasado día 3 y hasta el próximo 21 de mayo a David Broadhead, fallecido en agosto del año pasado a los 84 años.

Había nacido en 1933 en Barnsley, en el norte de Inglaterra, y tras estudiar Arte en la vecina Leeds ingresó en el Royal College of Arts de Londres. Pero la inercia profesional le encaminó por la vía del diseño gráfico y además de trabajar como diseñador fue profesor de diseño y durante una década, decano de la Facultad de Arte y Diseño de la Universidad de Coventry.

«De joven no pintaba mucho, estaba muy dedicado al diseño gráfico y cuando le llega la jubilación anticipada por los recortes, decidió trasladarse a España, donde ya había estado antes», comentaba esta semana su viuda, la acuarelista canadiense Patricia Broadhead.

En 1987 aterriza en Nerja y dos años más tarde quien llega es Patricia, su futura mujer. «Nerja era un mundo muy social, con muchos compromisos, y nosotros lo que queríamos era pasar más tiempo con la pintura», explica la viuda, que comenta que cambiaron su pequeña casa en Nerja por una vivienda «el doble de grande» en Alcaucín.

En el pueblo disfrutaron del mucho espacio que tenían para pintar. David solía hacerlo en el sótano de la casa, mientras que Patricia, explica, prefería pintar en el campo al aire libre.

En cuanto a la integración en este pueblo de la Axarquía de casas blancas, la acuarelista cuenta que al principio fue complicado, por la barrera del idioma, «pero poco a poco tuvimos amigos y amigas en Alcaucín y nos gustó mucho; es una gente muy simpática». Uno de esos amigos y vecinos es Lope Martínez Alario, natural de Humilladero y Beca Picasso, que resalta que David Broadhead fue «un artista más que bueno, una figura».



Los cuadros de la muestra, de una figuración cada vez más vaporosa e intuitiva, muestran mujeres, fábricas y escenas callejeras. El pintor británico ha sido también muy conocido por retratar en sus cuadros las fiestas y romerías andaluzas y su obra puede encontrarse en colecciones privadas de su país natal, España, Portugal, Alemania, Francia, Suecia, Noruega, EEUU y Canadá.

En nuestro país, puede que la mayor concentración de lienzos de este auténtico hijo adoptivo de Alcaucín se encuentre en el hotel Carabeo de Nerja, con numerosas obras del artista.

Después de colgar los pinceles de acuarelista en 1999, Patricia Broadhead ha querido homenajear a su marido con una pequeña y preciosa acuarela que puede verse en la muestra. Su deseo es que los malagueños se acerquen a conocer a este artista que atrapó su sueño en tierras de Málaga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Más información

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine