17 de mayo de 2018
17.05.2018
Medioambiente

En lucha contra la huella de carbono

La Diputación reduce en un 7% su consumo energético y de combustible en un año

17.05.2018 | 13:35
Bravo y Pedraza durante la rueda de prensa.

¿Qué es la huella de carbono? Todo rastro que deja la actividad humana en forma de impacto medioambiental. Una huella que está relacionada de manera directa con el vaticinado cambio climático. Para revertir esta situación, lograr que la huella sea cada vez menos visible, la Diputación ha dado pasos para mejorar la eficiencia energética de todos sus edificios en la provincia. Con unos resultados que ya se dejan ver, hasta el punto de reducir en un 7% su consumo energético y de combustible en un año.

La diputada de Medio Ambiente y Promoción del Territorio de la Diputación de Málaga, Marina Bravo, ha presentado hoy los resultados del estudio de la huella de carbono que genera la institución provincial junto a Javier Pedraza, director de I+D+i de Green Globe Sostenibilidad y Proyectos Ambientales, empresa que ha realizado el trabajo.

El análisis se ha llevado a cabo en 15 centros de la Diputación, entre ellos: la sede de la calle Pacífico y la de la plaza de la Marina, La Térmica, el Centro Cultural MVA, La Noria, los centros Virgen de la Esperanza y Guadalmedina, las residencias de mayores de La Vega (Antequera) y San Carlos (Archidona), la Casa Museo Los Colarte (Antequera), la plaza de toros de La Malagueta, los centros de drogodependencia de Carlinda y de Carretera de Cádiz, el Centro de Estudios del Folclore (Benagalbón), el Centro de Igualdad de Género y el Vivero Provincial (Vélez-Málaga).

En cuanto a los resultados, en 2016, las emisiones directas -producidas por los motores de combustión de vehículos del Parque Móvil de la Diputación; por combustibles fósiles, como gas natural, butano, propano y gasóleo; y por gases fluorados del sistema de climatización- fueron 746,38 toneladas de CO2 equivalente y las emisiones indirectas -producidas por el consumo eléctrico- llegaron a 1.650,27 toneladas.

Por su lado, el año pasado, las emisiones directas se redujeron a 680,74 toneladas y las indirectas bajaron a 1.552,49 toneladas de CO2 equivalente.

Bravo ha explicado que el cálculo de la huella de carbono es un paso más en la ´Carta verde´ de la Diputación de Málaga para la implementación de buenas prácticas de gestión medioambiental en el funcionamiento diario de la institución. Esta es una de las acciones en su estrategia de lucha contra al cambio climático en la provincia "para cuantificar cuánto contaminamos para que sea más real y, sobre todo, más transparente lo que hacemos", ha indicado.

Es una iniciativa que, además, forma parte de la estrategia de la Diputación de Málaga en materia de responsabilidad social corporativa (RSC), que incluye un conjunto de 126 acciones centradas en aspectos medioambientales, sociales y relacionados con el buen gobierno.

Bravo ha destacado que se ha producido una reducción en el consumo de electricidad, fruto de la sustitución de las luminarias por LED y de una mayor eficiencia energética, además de que ha habido una bajada importante también en el consumo de gas natural y de combustible. Al tiempo, ha recordado que también se aplican medidas como el uso del papel reciclado, una apuesta por las compras sostenibles y la reducción del consumo de papel con una progresiva implantación de la Administración electrónica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine