25 de mayo de 2018
25.05.2018
Municipal

Los estudios del suelo de Repsol avalan que se avance ya en la construcción del parque

El Ayuntamiento afirma, basándose en las conclusiones de los dos informes más recientes, que no hay motivo de alarma sobre una posible contaminación inaceptable de los suelos ni de las aguas subterráneas

25.05.2018 | 15:04
Una imagen de la reunión mantenida este viernes.

El acuerdo con Ciudadanos cambia el plan

  • Un parque de casi 130.000 metros cuadrados
    El PP quería inicialmente hacer cuatro torres de 35 metros, cuatro edificios para VPO y un parque de 80.000 metros, pero el acuerdo de diciembre pasado con Ciudadanos elevó la zona verde hasta los 130.000 metros cuadrados y dejó en suspenso tres de las torres, ya que una de ellas es del banco malo, la Sareb. La oposición quiere un parque en los casi 180.000 metros del suelo.
  • Trabajos de descontaminación
    Los estudios efectuados muestran ciertas concentraciones de hidrocarburos en zonas muy localizadas y para ello se harán trabajos de descontaminación, aunque en la zona sur de la parcela, donde irá el parque, sólo hará falta extender una capa de suelo vegetal. La idea es que se pueda licitar el proyecto antes de las elecciones. La descontaminación costará entre 2 y 3,5 millones.

Paso decisivo para el futuro de los terrenos de Repsol. Los dos últimos estudios sobre el suelo y las aguas subterráneas han llevado al Consistorio a concluir que no hay motivo de alarma sobre una posible contaminación inaceptable de la parcela, es decir, hay concentración de hidrocarburos en cuatro zonas muy limitadas del suelo y el riesgo para la salud de las personas es mínimo, aunque la parte de la enorme pastilla que acogerá un gran parque urbano no está afectada y sólo se actuará sobre ella con una recuperación ambiental, sin técnicas de remediación más agresivas, lo que significa, tal y como explicó el edil de Derechos Sociales, Raúl Jiménez, en la reunión que mantuvo ayer el equipo de gobierno con la oposición en la Gerencia de Urbanismo, que «el parque se puede empezar mañana».

Es una descripción muy gráfica de las conclusiones pero el trámite alargará algo la llegada del parque. Cabe recordar que, en un primer momento, el PP había previsto hacer cuatro torres de 35 plantas, cuatro edificios para VPO y un parque de 80.000 metros cuadrados; en diciembre de 2017, para sacar adelante los presupuestos, un acuerdo con Ciudadanos aumentó la superficie del parque hasta 130.000 metros cuadrados, mantuvo una de las Torres (la del banco malo, la Sareb) y dejó en suspenso las otras tres, dado que hasta ahora nadie se ha interesado por desarrollarlas. En ese acuerdo, se pactó ir dando pasos ya hacia el gran parque, aunque toda la oposición de izquierdas quiere ocupar la totalidad de la parcela, casi 180.000 metros cuadrados, a un Bosque Urbano, de forma que una plataforma vecinal y ecologista también lo exige, incluso con una recogida de firmas. Se acordó en pleno hacer incluso una consulta popular, que jamás se llevó a cabo.

Por eso la reunión de ayer era tan significativa, ya que desde principios de la pasada década se han hecho diversos estudios y descontaminaciones, pero el último, el de Inerco, encargado por la Sareb, fue exploratorio y dejó suelo sin analizar, según uno de los técnicos. El Ayuntamiento encargó otros dos, cuyas conclusiones se presentaron ayer. Al encuentro acudieron los ediles de Medio Ambiente, José del Río, Urbanismo, Francisco Pomares, y Servicios Operativos, Teresa Porras, así como Sergio Brenes y Rosa del Mar Rodríguez por el PSOE, Eduardo Zorrilla por Málaga para la Gente e Ysabel Torralbo por Málaga Ahora, así como representantes de la Plataforma Bosque Urbano.

Los estudios de Ramboll y Smarting, las empresas elegidas, concluyen que no es necesario ningún tipo de remediación o actuación correctora en los terrenos que se van a destinar al parque, ubicados al sur de la pastilla. Sólo se prevé la aplicación de una capa de suelo vegetal e intervención ambiental. En toda la superficie no existe actualmente riesgo por contacto dérmico ni por ingestión accidental de suelo ni agua subterránea. Sólo existiría riesgo por inhalación de vapores en ambiente interior en cuatro zonas puntuales dentro de las áreas de servicio (zona de equipamientos al norte del sector) y residenciales (en la zona central), una vez que se construyera en dichas zonas en base a los usos previstos, por lo que se requerirán planes y acciones correctoras. Es decir, no existe riesgo para la salud y sólo es necesario el tratamiento de dichos puntos para futuro desarrollo residencial y de equipamientos.

Sólo en los puntos donde existiría un posible «riesgo inaceptable» en base al uso futuro a que se dedique finalmente el terreno se requerirá una remediación: actuaciones correctoras y de recuperación ambiental. Asimismo, dicha remediación puede ser realizada al menos en parte in situ, lo que hará el proyecto más sostenible. Este plan de remediación puede tener un coste de entre 2 y 3,5 millones de euros, aunque antes se harán ensayos piloto.

Todos los estudios se remitirán a la Junta de Andalucía para que el Ayuntamiento y la Sareb puedan proseguir con la tramitación tanto del proyecto de urbanización del sector, que incluye el parque previsto para los distritos de Carretera de Cádiz y Cruz de Humilladero; como para promover la actuación voluntaria de recuperación ambiental (actuaciones correctoras) en la parte de los suelos donde se ha visto que es preciso. Asimismo, aunque no se hayan identificado riesgos inaceptables asociados con las condiciones de las aguas subterráneas ni la presencia de producto libre, se llevarán a cabo actuaciones para mejorar la calidad del agua en la zona al norte del túnel del AVE.

El diseño de la recuperación ambiental es un trámite incluido en el proyecto de urbanización: el primero podría tardar tres meses en ser redactado y hasta recibir la aprobación de la Junta (siempre asociado al proyecto de urbanización), pasarán otros cuatro meses. Ambos documentos deberán ser aprobados de forma inicial por la Junta de Gobierno Local, se someterán a información pública y pasarán por la Junta de Andalucía (tendrán que dar su conformidad las consejerías de Cultura y Medio Ambiente), para ser aprobado luego de forma definitiva en el Consejo de la Gerencia Municipal de Urbanismo. El objetivo final es que la licitación se produzca dentro del presente mandato, como se acordó con Ciudadanos.

La reunión duró casi dos horas y hubo muchas preguntas para los técnicos.

Estudios sobre el suelo y la contaminación del agua subterránea


En este gráfico se muestra el flujo del agua subterránea y la afección de los vapores de hidrocarburos a las zonas por desarrollar. La parcela norte se destinará a equipamientos deportivos, la central será la que se desarrolle como residencial y la sur acogerá el parque. Las conclusiones son las siguientes: en cuanto al agua subterránea, se determina que al sur y aguas abajo del túnel de las vías soterradas del AVE el líquido elemento del subsuelo no está afectado a niveles de preocupación, sólo se localizan altas concentraciones del elemento en el agua subterránea hacia arriba del túnel del AVE, aunque sin la presencia de hidrocarburos en fase libre flotando sobre el nivel freático. El túnel del AVE bloquea en gran medida la migración de hidrocarburos disueltos y están siendo degradados por procesos biológicos. También se estudió el suelo. En cuanto al nivel de riesgo, no lo hay ni por contacto epidérmico ni por ingestión accidental de suelo ni agua, sólo es aceptable por inhalación de vapores en interiores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp