06 de junio de 2018
06.06.2018
Pleno del Ayuntamiento

PP y Cs sacan adelante la ordenanza de terrazas con el malestar del sector

Los hosteleros afirman que la ampliación de las zonas de paso para los transeúntes va a suponer la pérdida de 1.500 empleos, se quejan de no poder usar toldetas laterales y de que la Policía Local pueda retirar zonas exteriores sin expediente sancionador

06.06.2018 | 05:00
Imagen del pleno de ayer.

Las ZAS deben ir acompañadas de más medidas contra el ruido

  • Los 15 votos del PP y Ciudadanos y las doce abstenciones de la oposición evitaron ayer que el nuevo edil de Sostenibilidad Medioambiental, José del Río, y el equipo de gobierno fueran reprobados por no haber puesto en marcha la declaración como Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS) en Teatinos y el Centro, lo que implicaría una moratoria para que pudieran abrir más bares. Del Río, que lleva unos meses al frente del área, aseguró que, además de las ZAS, para luchar contra el ruido hay que tomar medidas adicionales como enseña la experiencia en otras ciudades. La edil de Málaga para la Gente, Remedios Ramos, proponente de la moción, pidió que se aplique la normativa y las ZAS y tachó de «genocidio», como la califica una de las dos asociaciones de vecinos del Centro, el hecho de que hayan abandonado el casco antiguo miles de vecinos, recordando que el OMAU afirma que el 92% de los bares incumple alguna norma municipal. «Están ustedes convirtiéndose en auténticas asustaviejas», ironizó.
    El viceportavoz socialista, Sergio Brenes, acusó al PP de «causar este malestar» y destacó que los vecinos están desesperados. Del Río, por su parte, bromeó con que le hubieran gustado 100 días de gracia en su labor, y reseñó que la experiencia en otras ciudades enseña que hay que tomar medidas policiales más las de la Ordenanza de Vía Pública, y que se pueden presentar alegaciones a la declaración de ZAS, subidas a la web municipal por consejo del secretario general del Consistorio, hasta el 8 de junio, de ahí el retraso sufrido. Salieron por unanimidad otros puntos: reiterar los acuerdos adoptados en febrero de 2008 instando al equipo de gobierno a la aprobación inmediata de las ZAS y revisar el Pepri, apoyar y solidarizarse con los residentes del Centro y rechazar que sea zona turística únicamente, entre otras.

La Ordenanza de Vía Pública recibió ayer el visto bueno definitivo del pleno el Ayuntamiento de Málaga. Así, 15 concejales (PP y Cs) votaron a favor, los seis del PSOE lo hicieron en contra y el resto de partidos de izquierda se abstuvo (siete votos). El presidente de los hosteleros malagueños (Mahos-Amares, Javier Frutos, ya avisó ayer de que la ampliación de las zonas de paso, el hecho de no poder usar toldetas laterales y que la Policía Local pueda retirar terrazas sin que medie un expediente sancionador puede suponer la pérdida mínima de 1.500 puestos de trabajo.

El portavoz de Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, se quejó de que todas sus alegaciones fueran rechazadas y, sin embargo, se hayan aceptado las de los hosteleros, aunque consideró que supone un avance en relación a la de 2007. Ysabel Torralbo, portavoz de Málaga Ahora, se quejó de que los planes de aprovechamiento deberían usarse sólo en casos complejos y de una singularidad extrema y de forma debidamente motivada, porque pueden suponer «un coladero para incumplir la norma». «Esta ordenanza va a seguir incumpliéndose, puede ser que se legalicen los incumplimientos a través de los planes de aprovechamiento», señaló.

La edil socialista Lorena Doña destacó que el PSOE ha colaborado mucho con cartas y mociones, «no se nos tuvo en cuenta» para la presentación de enmiendas, e insistió en que la ordenanza no contenta a nadie, mientras que Elisa Pérez de Siles, concejala responsable de Vía Pública y Comercio, subrayó que el PSOE no presentó alegaciones, aseguró que las mismas se contestan de forma suficientemente justificada en el informe de su área, que coincide con los razonamientos de la Asesoría Jurídica Municipal, aclaró que es mucho más completa que en 2007 y tendió la mano a los grupos para trabajar, de forma que hay que conjugar el derecho de la hostelería a hacer negocio y ganar dinero y el de los vecinos a descansar.

Más allá de la refriega política, en el sector hay malestar y decepción. «Hay tres puntos que hemos dicho tanto al alcalde como a la concejala que no habían valorado bien y que puede suponer la pérdida de puestos de trabajo», señaló Frutos. Así, la ampliación de las distancias de paso para los transeúntes según el acerado, «calculamos que supondrá la pérdida de 1.500 puestos de trabajo, el 90% en los barrios, porque al crecer la distancia de paso se reduce la terraza». En cuanto a las toldetas laterales, «estas se usan entre diciembre y febrero, cuatro meses, si no las tienes no puedes usar la terraza por el frío, y es esa época en la que más sube el paro; nos ofrecimos incluso a que si era un tema estético la toldeta fuera transparente, pero no quisieron», agregó. Asimismo, se quejan de que la Policía Local pueda ordenar la retirada de terrazas sin que medie expediente sancionador, lo que provoca «inseguridad jurídica y deja al sector en una gran indefensión».

Frutos anunció una asamblea informativa para sus asociados y se quejó de que no exista modelo de ciudad, destacó el empleo creado por el sector y el dinamismo económico, así como es un «motor en la ciudad» que ha sabido adaptarse a las circunstancias, y, sin embargo, siempre estamos en el ojo del huracán y parece que todos los problemas los causa la hostelería».

Retirada de terrazas

El artículo 24 de la norma fija que cuando se compruebe que la instalación de la terraza sin licencia o excediendo de lo autorizado impide «o dificulta notablemente el uso común general o cualquier uso preferente o existiere perturbación o peligro de perturbación de la seguridad o tranquilidad públicas, la Policía Local podrá ordenar la inmediata retirada de la terraza o de los elementos perturbadores o las actuaciones o correcciones que procedan». De las mismas se extenderá el acta.

Los hosteleros se quejaron en sus alegaciones de que la superficie autorizada para usar la vía pública no deba ser superior al 75% de la superficie del propio establecimiento, lo que supone «un daño económico a las empresas y trabajadores del sector de la hostelería con una larga antigüedad», pero esto sólo regirá para los restaurantes y cafeterías que lo pidan ahora, no a las autorizaciones ya concedidas.

Otro punto polémico fueron los planes de aprovechamiento, lo que permite aprobar a la Junta de Gobierno Local en zonas determinadas planes sobre ocupación actividad, estética y diseño, obligando a usar, por ejemplo, determinados elementos. Los hosteleros piden que se les tenga en cuenta a la hora de aprobarlos. Los vecinos del Centro pidieron un escrito muy combativo en muchos frentes, pero fundamentalmente en este. Así, consideran los vecinos y el grupo MpG que los planes son un instrumento de derogación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine