13 de junio de 2018
13.06.2018
Administradores de Fincas

El 42% de la deuda en las comunidades de vecinos es de "morosos profesionales"

La deuda cae un 4% en la provincia de Málaga a cierre de 2017 y se sitúa en 57,8 millones de euros

13.06.2018 | 12:48
Luis Camuña y Fernando Pastor, este martes en el Colegio de Adminitradores de Fincas de Málaga.

Proponen que se pueda desalojar a clientes conflictivos en pisos turísticos

  • El presidente del Colegio de Administradores de Fincas de Málaga, Fernando Pastor, afirmó este miércoles que de momento no se detectan casos representativos de morosidad en el floreciente segmento de las viviendas turísticas y añadió que los problemas vecinales en estos inmuebles obedecen más a razones de «convivencia». «Los problemas comienzan sobre todo ahora con el verano. Hay apartamentos que duplican por dos o tres su capacidad máxima de inquilinos. Se hacen fiestas en la piscinas, se usan las pistas de pádel o se pone la música muy alta y eso provoca problemas en algunos recintos residenciales», comentó. El Colegio de fincas ha propuesto, como forma de control, que los administradores de fincas tengan la potestad de poner llamar a la policía para que un usuario de una vivienda turística pueda ser desalojado si está creando problemas. «Sería lo mismo que puede hacer un director de hotel con un inquilino problemático. Con eso no se limita el derecho del propietario, que puede alquilar la vivienda, pero protegemos a los vecinos», dijo. 

La venta de los pisos de la banca y la mejora de la economía explican el descenso - La Costa del Sol occidental, con su alto componente de segundas residencias, acapara el 47% - El 38% de las comunidades tiene algún tipo de moroso

La morosidad en las comunidades de vecinos en la provincia de Málaga sigue bajando debido en parte a la mejora de la situación económica pero sobre todo a que los bancos, que hasta hace poco eran los principales deudores, están vendiendo gran parte del stosk de pisos que heredaron de la crisis, dejando antes solucionado el pago de las cuotas vecinales pendientes que acumulaban esos pisos. El estudio anual del Colegio de Administradores de Fincas de Málaga, que ha sido presentado este martes, revela que las comunidades de propietarios de la provincia cerraron el año 2017 con un 4% menos de deuda soportada en relación a 2016. En total, el débito estimado se sitúa ahora en 57,8 millones de euros, la cifra más baja desde 2012 (primero del que se tienen estos registros), tras alcanzar hace cuatro años niveles máximos de más de 75 millones. En 2015 la deuda ya bajó un 13% y en 2016 un 8%.

El informe recoge que un 19% del total de la deuda estimada con comunidades de vecinos (11,2 millones) corresponde a los bancos, con una bajada del 7% en el importe respecto al año anterior. Otro 23% (13,2 millones) es para los denominados «morosos por necesidad» (personas con dificultades económicas tras, por ejemplo, quedarse en paro). Pero el peso más importante dentro de la deuda total, con un 42% (24,2 millones), es el de los llamados «morosos profesionales», como se conoce a los propietarios expertos en retrasar el pago de las cuotas de forma deliberada. Otro 12% del débito total responde a casos conocidos como del "deudor ausente" (propietarios fallecidos, herencias pendientes de resolver o personas muy adeudadas que han dejado la vivienda), y el 4% restante obedece a otras casuísticas difíciles de clasificar.

En la actualidad, el 38% de las comunidades de propietarios tienen morosos, y el 7% del total cuenta con un banco propietario de algún inmueble con deuda en la comunidad de propietarios. "Pese al descenso, son cifras que aún deben bajar más porque condiciona el día a día de muchas comunidades de propietarios, y generan tensiones entre los propios vecinos", han explicado Fernando Pastor, presidente del Colegio, y el vicepresidente, Luis Camuña.

Los representantes de los administradores de fincas han comentado que la deuda bancaria está bajando por la contratación por parte de los bancos de entidades gestoras que han reselto gran parte del débito y por el importante número de viviendas a las que han dado salida, principalmente a fondos de inversión. "Vemos un cambio de actitud en las entidades bancarias sobre sus propias deudas. Mientras no venden el piso están siendo mejores pagadores", ha señalado Camuña. Así, la morosidad bancaria en comunidades de propietarios de Málaga se redujo un 7% en 2017, tres puntos más que en el conjunto andaluz (4%). Sin embargo, el descenso es bastante inferior al que registró en 2016, y que estuvo en el orden del 20%.

En cuanto a la deuda de particulares, la mejora de la situación económica está provocando que cada vez sean menos los propietarios que no abonan sus cuotas por dificultades de liquidez (lo que se conoce por "morosos por necesidad").

En cambio, permanece irreductible e incluso ligeramente al alza el porcentaje de propietarios que optan por no pagar como una decisión voluntaria sin una justificación lógica. El peso de estos "morosos profesionales" en el total de la deuda, era del 46% en 2015, del 40% en 2016 y del 42% en 2017, lo que revela que es un fenómeno "pertinaz". A eso contribuye, según han afirmado, la lentitud de la Justicia, ya que las relamaciones de deuda pueden tardar año y medio en los mejores casos y hasta tres años y medio si el propietario es difícil de localizar o hay hipoteca de por medio. El Colegio cita casos de especial atasco judicial, como Estepona, donde el lapso llega a los cinco años.

Por zonas, la deuda con las comunidades de vecinos se centra en la Costa del Sol occidental, que con su importante componente de segundas residencias propiedad de extranjeros concentra un 47% del total, seguida de la Costa oriental axárquica (24%) y de Málaga capital (22%).

Medidas propuestas

El Colegio ha recordado que el Consejo General de Adminstradores de Fincas ha presentado la propuesta de reforma de Ley de Propiedad Horizontal (LPH) para reducir en mayor medida la morosidad en las comunidades de vecinos. "Es necesario abordar este cambio de forma inminente ya que posibilitará una mayor agilidad en los pagos y además simplificará la gestión de las comunidades a los propietarios y a los propios administradores de fincas" han señalado Pastor y Camuña. Para combatir la morosidad se proponen en primer lugar medidas como el establecimiento de intereses superiores al interés legal del dinero en el tiempo en que un propietario sea moroso, siempre que no sean abusivas o desproporcionadas.

También se propone que se reclame al adquirente de un inmueble el importe adeudado por morosidad de todos los gastos comunes y del fondo de reserva que correspondan a la parte vencida del año en curso y a los cuatro años naturales inmediatamente anteriores a su transmisión del inmueble. Hasta ahora, tras la última reforma de la LPH se garantiza el cobro de las deudas del año en curso y de los tres anteriores (algo que por otro lado, ha permitido en los últimos tiempos recuperar más deuda).

Otra medida solicitada es que el comprador de un inmueble tenga que exigir al vendedor el certificado de deudas con la comunidad de propietarios. Si el comprador renuncia a ello, implicará que en el caso de existencia de deudas comunitarias la responsabilidad del pago corresponderá a vendedor y comprador, y alcanzaría el total de la deuda anterior a la fecha de la transmisión del inmueble.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp