12 de septiembre de 2018
12.09.2018
Intervención

Policías Locales salvan a un joven de saltar por el viaducto de la A-7 en La Mosca

Estaba en la parte exterior de la valla de seguridad - Lograron convencerlo para que saliese por su propio pie del viaducto - Los agentes han sido propuestos para una felicitación

12.09.2018 | 13:24
Los agentes hablando con el joven.

No saltó. Dos agentes de la Policía Local de Málaga lo convencieron para que no lo hiciera. Estaba sobre el viaducto de la A-7 que hay a la altura de La Mosca, a unos 70 metros de altura. Con apenas 19 años había superado la valla de seguridad y miraba al vacío con pensamientos muy negros. Una pareja de la Policía Local empezó a hablar con él. No podían llegar a donde estaba, tenían que convencerlo de que saliese por su propio pie. Poco a poco. Paso a paso.

Esta escena de tensión, en la que la vida y la muerte se podía decidir por una palabra o por una expresión, se vivió el pasado 6 de septiembre, al mediodía. Todo empezó cuando la sala del 092 recibió varias llamadas de conductores que, al pasar por el viaducto de la A-7 que pasa sobre La Mosca, vieron a un joven fuera de la valla de protección y mirando al vacío en la parte más alta de la estructura.

Rápidamente se desplazaron allí varias unidades de la jefatura de El Palo. En pocos minutos llegaron al viaducto y encontraron a un joven, de apenas 19 años, en un punto inaccesible para los agentes. Era imposible acceder a él para agarrarle. Sólo podían hablar con él para convencerle de que él mismo fuera el que saliera. Eso hicieron los dos primeros agentes que llegaron allí. Empezaron a ganarse su confianza y, poco a poco, el joven accedió. Los agentes lo acompañaron en todo momento, cuidando de que saliese sin problemas del bordillo del viaducto y volviera a entrar al otro lado de la valla.



Allí le esperaba una ambulancia del Real Cuerpo de Bomberos, que fueron los primeros en atenderle, y una psicóloga que pasaba por allí que, al ver lo que ocurría, se bajó de su coche y se ofreció a ayudar. El joven fue trasladado al Hospital Civil para su atención.

La complejidad del rescate y lo delicado de la situación que se encontraron los agentes, consiguiendo que el joven desistiese de sus intenciones y volviera al viaducto, tras caminar por un bordillo de apenas 40 centímetros de ancho con el vacío a su lado, ha hecho que sean propuestos para una felicitación, destacando la implicación, eficacia y sensibilidad en su actuación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook