21 de septiembre de 2018
21.09.2018
Ordenanzas

El Ayuntamiento de Málaga rechaza prohibir la prostitución en la vía pública

También se niega a incluir en la Ordenanza de Convivencia Ciudadana, que será aprobada el lunes, la propuesta del PSOE para impedir la proliferación de despedidas de soltero incívicas o indecorosas

21.09.2018 | 20:30
Una mujer ejerce la prostitución en un polígono industrial.

El próximo lunes, 24 de septiembre, se celebrará la comisión de pleno de Economía, una cita importante porque en ella se van a debatir las alegaciones presentadas por el PSOE y Málaga Ahora a la ordenanza de Convivencia Ciudadana, de las que sólo se han aceptado, en principio, cambios menores. Los grandes modificaciones de los socialistas eran relativas a la prohibición de la prostitución en la calle y a impedir la existencia de despedidas de soltero incívicas e indecorosas.

El artículo propuesto por el PSOE dice así: «Queda terminantemente prohibida la prostitución, entendiéndose esta como solicitud, negociación o aceptación, directa o indirectamente, de servicios sexuales retribuidos, en cualquier espacio de la ciudad. Estos servicios deberán ser sancionados en la figura de clientes y proxenetas».

Actualmente esta actividad ya está prohibida, siempre y cuando afecte a la convivencia ciudadana. Es decir, no puede ejercerse a menos de doscientos metros de colegios, parques infantiles, zonas residenciales o zonas en las que se ejerzan actividades comerciales o residenciales. El Ayuntamiento rechaza esta alegación porque no hace referencia alguna «de los supuestos contenidos en la propuesta de modificación del texto». Lo que se hace en la nueva norma, básicamente, es prohibir el mercadeo entre vendedores y clientes a las puertas de las tiendas de segunda mano, lo que ha generado problemas de convivencia vecinal, por ejemplo, en la zona del Paseo de los Tilos; y prohibir la publicidad sexista en toda la capital. Sólo se acepta una enmienda mínima de los socialistas.

En el caso de Málaga Ahora, el grupo municipalista pidió que se incluyera en el artículo 36.5, relativo a la prostitución, que esas prácticas estuvieran prohibidas sólo durante el horario comercial o de uso de las referidas actuaciones, ya que ello implicaría, por ejemplo, que se sancionara a una pareja que mantuviera relaciones en un coche aparcado en un polígono industrial fuera del horario comercial, «lo que evidentemente no es en absoluto un peligro para la convivencia con independencia de la calificación moral». Solicitó el grupo limitar la ordenanza a cuestiones que afectan a la convivencia «con independencia de la calificación moral». También reclamaban no confundir a las víctimas de trata de seres humanos y de explotación sexual con quienes ejercen libremente esta actividad. Sí se le han aceptado cambios mínimos en relación a otros aspectos.

Otra petición de importancia de los socialistas que no ha sido aceptada es la que pedía restringir las despedidas de soltero salvajes e incívicas en la ciudad. Así, solicitaban que el apartado «F» del artículo 25 fuera redactado así: «Pasear desnudo o semidesnudo, con vestimenta o accesorios que atenten contra la dignidad de las personas o su género, en cualquier tipo de celebración particular o privada». Una alusión clara a las despedidas de soltero indecorosas. De cualquier forma, varios miembros del equipo de gobierno han efectuado declaraciones públicas en las últimas semanas en el sentido de que es complicado jurídicamente encajar la prohibición de las despedidas de soltero, en muchos casos sólo identificables por el atuendo de quienes la conforman.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook