12 de octubre de 2018
12.10.2018
Crisis migratoria

Una nueva oleada de inmigrantes deja a Málaga sin capacidad para alojarlos

Siguen en el barco de Salvamento Marítimo atracado en el Puerto de Málaga - El Ayuntamiento de Málaga critica que la Junta se haya negado a ceder Carranque para su alojamiento provisional

12.10.2018 | 14:06
Una nueva oleada de inmigrantes deja a Málaga sin capacidad para alojarlos

­Un total de 204 inmigrantes tuvieron que permanecer este viernes durante horas en el puerto de Málaga a bordo del barco de Salvamento Marítimo que los rescató el jueves; y 100 de ellos a última hora de la tarde todavía continuaban en el barco mientras se les buscaba un alojamiento provisional en Málaga, en la Casa de Botes del puerto. Finalmente, este sábado a las 9.00 horas ha comenzado el traslado a San Roque (CATE) de este centenar de personas, según han indicado fuentes de la Subdelegación del Gobierno. También serán conducidos a San Roque durante la jornada de hoy otros 187 inmigrantes que fueron trasladados anoche hasta el puerto malagueño, han añadido las citadas fuentes.

Y es que la nueva oleada ocasionó problemas para su atención. Un total de 360 personas llegaron sobre las 6.00 horas del viernes a Málaga y antes el puerto ya había recibido a otro centenar. De los primeros, solo desembarcaron 75 mujeres y niños y más de 100 fueron trasladados a San Roque durante el día. A estas personas, se sumaron por la noche otros 175 migrantes que fueron trasladados al puerto. En total, desde la noche del jueves a la del viernes, Málaga recibió a más de 600 personas.

Esta difícil situación provocó un enfrentamiento entre las administraciones públicas. El Consistorio lanzó un comunicado lamentando «la imprevisión, descoordinación y falta de medios del Gobierno en la recepción y atención de inmigrantes derivados a la ciudad de Málaga», destacando que de las 469 personas rescatadas y derivadas a Málaga de 11 pateras, 190 fueron trasladadas a San Roque y para el resto se tuvo que improvisar una solución –que también pasó por el traslado a San Roque– por la falta de espacio.

En este sentido, el Consistorio criticó la negativa de la Junta de ceder las instalaciones de Carranque, «cuando el Ayuntamiento está alojando a inmigrantes rescatados en instalaciones municipales como Ciudad Jardín o el centro deportivo José Paterna, en El Palo», y planteó soluciones estables, aunque transitorias, como el centro de formación de bomberos de Campanillas de la mano de Cruz Roja.

Esta situación, que el Ayuntamiento consideró que se agravó el jueves por la negativa de la Junta a ceder Carranque, provocó que la Policía Nacional no pudiera desembarcar a 204 hombres llegados a Málaga: sólo las mujeres y los niños (75 personas) fueron conducidos por el Ayuntamiento a instalaciones municipales, concretamente al Centro de Baja Exigencia. El Ayuntamiento anunció que asumiría la comida de los inmigrantes que permanecen en la ciudad así como la de los que siguieron embarcados, ya que el dispositivo del Gobierno sólo disponía de comida para el desayuno por la mañana. Así, funcionarios municipales encontraron un proveedor que facilitara la comida a los inmigrantes embarcados hasta que el Gobierno dispusiera de alimentos. El concejal de Derechos Sociales, Raúl Jiménez, exigió lealtad institucional, previsión y coordinación al Gobierno, criticando que «que no es de recibo mantener un discurso público y, en paralelo, permitir que más de 200 personas estén pasando hambre y frío en una embarcación de la que aún no han podido descender».

Por su parte, la subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez, negó que hubiera descoordinación del Gobierno en la recepción y atención de estos inmigrantes y pidió «lealtad y colaboración» a todas las administraciones, esperanzada en que la inmigración «no se convierta por cercanía de fechas de nada en una gresca política».

Además, aseguró la de la noche del jueves «es cuatro veces lo que viene siendo una llegada normal», por lo que «ante la ausencia de instalaciones municipales como veníamos teniendo antiguamente» se están dando traslado a «donde hay, en este caso San Roque». Así, resaltó que «ya llevamos una semana esperando a la puerta que nos había abierto el Ayuntamiento», que era en el Recinto Ferial, y que, cuando eso se materialice, espera que «estas situaciones no se repitan».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp