30 de octubre de 2018
30.10.2018
Ayudas

Diputación y Junta aprueban las primeras ayudas para las zonas afectadas por la gota fría

Las partidas llegan con la población de los municipios afectados movilizada, a cinco semanas de las elecciones, y a la espera de la declaración de zona catastrófica

30.10.2018 | 05:00
Un coche lleno de barro, debido a las intensas lluvias del 21 de octubre, en una rotonda de Campillos.

Elías Bendodo: "Esperaba más del Consejo de Ministros"

  • El Consejo de Ministros itinerante del pasado viernes, celebrado en Sevilla, sigue trayendo cola. Ayer, el presidente de la Diputación, Elías Bendodo, aseguró que «esperaba más» de él, en referencia a una posible declaración de los municipios afectados por las lluvias como zona catastrófica. Una declaración que fue contestada por el portavoz del PSOE en la misma institución, Francisco Conejo, que precisó que el Gobierno está trabajando con celeridad para la misma. «En las inundaciones del 3, 4 y 5 de diciembre, la declaración no llegó hasta el 23 de diciembre», añadió.

El gobierno autonómico comprometerá 37 millones y en Madrid aducen que están pendientes de despejar la burocracia.

Ocho días han pasado desde las buenas palabras a las primeras acciones palpables. La Diputación y la Junta están dando pasos concretos para aprobar y canalizar inversiones y ayudas que sirvan para reconstruir las zonas afectadas por la histórica tromba del 21 de octubre. La institución provincial validó un plan de ayuda del que se podrán beneficiar los ayuntamientos que se encuentran en los surcos de destrozo que dejó el agua. La Junta, por su parte, dará luz verde a un primer paquete de 37 millones de euros, que se ratificará en el Consejo de Gobierno de hoy, y que ha sido anunciado a primera hora de la mañana por el vicepresidente andaluz, Manuel Jiménez Barrios.

Unos anuncios que llegan con demasiada parsimonia para el gusto de los ciudadanos afectados, como indican las movilizaciones y los encierros, como en el caso de Campillos y Teba, y en un contexto de evidente clima preelectoral que pone el foco también en el Gobierno central. El mensaje que se transmite desde Madrid es que la declaración de zona catastrófica llegará lo antes posible, una vez superadas las trabas burocráticas que van ligadas a la propia declaración. Así, el día de ayer, dejó un buen resumen de las situaciones que rigen en las diferentes instituciones implicadas. Los ribetes políticos se han enterrado dada la gravedad de los hechos, pero cada una está siguiendo sus propias reglas de juego.

La Diputación se decidió por fin, después de varios meses de discordia y episodios de bronca intencionada, a volver sobre la tan aclamada senda de la unanimidad. Consagrada al principio de la legislatura como una aspiración máxima para encauzar las complicaciones aritméticas que deja el nuevo mapa político, hizo falta un plan de ayudas para los 103 municipios de la provincia para poner de acuerdo a todos los grupos políticos con representación en la institución.

Sobre la mesa quedó, después de la celebración de un pleno extraordinario, una partida de 14 millones que se tratará como un fondo incondicionado, es decir con libertad para los municipios de utilizar el dinero otorgado para lo que crean más conveniente. El plan se compone de partidas que estaban destinadas a proyectos que ya no podrán ejecutarse en lo que queda de legislatura. La aprobación, en sesión monográfica, dejó el voto a favor del PP, PSOE, Ciudadanos y Málaga Ahora. El criterio para repartir los 14 millones de euros seguirá el báremo que marca la distribución por número de habitantes. Aunque no se trate de un plan específico para los municipios afectados por las lluvias torrenciales del pasado 21 de octubre, fue imposible deshojar esta partida del contexto de devastación y daño que dejaron las históricas inundaciones.

A falta de ver si habrá nuevas aportaciones concretas por parte de la Diputación, su presidente, Elías Bendodo, precisó que este plan «se pone en marcha en un momento especialmente importante para muchos municipios de la provincia que se han visto afectados por las inundaciones». Según añadió, estos «podrán dedicar la cantidad que se les transfiera a reparaciones y a atender necesidades ocasionadas por las fuertes lluvias». El vicepresidente de la Diputación, Francisco Salado, desveló las primeras transferencias para los próximos días: 154.000 euros para Campillos y 119.000 euros para Teba.

Ayudas de la Junta

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía que se celebra hoy aprobará las primeras ayudas económicas para las zonas afectadas por la gota fría. Unas ayudas que llegarán con la población movilizada, como reflejan los sendos encierros en Campillos y Teba.

De esta manera, la Junta demuestra que quiere actuar con máxima celeridad. El primer paquete de ayudas ascenderá hasta los 37 millones de euros. Fue avanzado primero por la propia presidenta, Susana Díaz. El nuevo delegado del Gobierno de la Junta en Málaga, Francisco Fernández, sustituto de José Luis Ruiz Espejo, lo volvió a confirmar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook