15 de noviembre de 2018
15.11.2018
Elecciones Andaluzas

El PP abre la campaña en Málaga alentando la remontada

"Cuando todo es imposible hay que ganar", manifiesta Casado, además de asegurar que "un voto a Díaz es un voto a Sánchez" - Moreno pide "rebeldía contra un estilo de gobierno" que representa el socialismo e insiste en que los populares representan a las clases medias

15.11.2018 | 21:24
El PP abre la campaña en Málaga alentando la remontada
El PP abre la campaña en Málaga alentando la remontada
Moreno, Casado y Bendodo, en el acto de apertura de campaña.

El PP cambia la pegada de carteles por un hackathon

  • Aires de cambio también en la manera de comunicar en el PP de Andalucía. En sintonía con el mensaje de innovación y renovación que lanzaron los líderes del PP, Juanma Moreno y Pablo Casado, la tradicional pegada de carteles fue sustituida por una nueva fórmula de dar inicio a la campaña, acuñada como «hackathon». En realidad, las intervenciones de Casado y Moreno solo pusieron el final a una larga jornada que fue inaugurada por la mañana por el presidente del PP de Málaga, Elías Bendodo, y que tenía como idea de fondo congregar a expertos en varios temas para crear y diseñar soluciones concretas a los conocidos problemas en Andalucía. Sobre todo en aquellos ámbitos en los que el PP denuncia fallos en la gestión andaluza. «Nunca nadie había hecho en España un hackathon, un encuentro en el que a través de las nuevas tecnologías y a la vanguardia del cambio, vamos a abordar algunos de los retos del futuro de Andalucía, que está en juego en las próximas elecciones autonómicas del 2 de diciembre», expuso el dirigente popular, que atendió a los medios de comunicación en el Polo de Contenidos Digitales de Málaga. De esta forma, hasta la medianoche más de cien personas compartieron sus ideas en torno a cuestiones relacionadas con la política andaluza, divididas en cinco bloques y cuyas conclusiones serán expuestas a lo largo de una jornada que contó también con la participación del presidente nacional del PP, Pablo Casado, y el presidente del PP Andaluz y candidato del PP a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. Bendodo precisó que los cinco bloques en los que se dividió el hackathon coinciden con «las cinco preocupaciones más importantes parados andaluces». En este sentido, uno de los temas que se abordó fue el empleo, más específicamente, fórmulas para mejorar el acceso al primer puesto de trabajo por parte de los jóvenes y a través del emprendimiento. «Lo que está claro es que estamos a punto de que se produzca una mayoría suficiente que propicie un cambio de gobierno en Andalucía», vaticinó Bendodo. De esta manera, el PP se inventó una fórmula novedosa para introducir su campaña electoral. Hasta las 12.00 horas de la noche no se podía pedir el voto de forma directa.

Salir de un Gobierno del PSOE y entrar en uno del PP va a ser lo más cerca que esté Andalucía de la prosperidad. Con este mensaje de fondo arrancó ayer la campaña de los populares andaluces en Málaga. Una partida con mucho en juego, con varios escenarios abiertos, y en la que tanto el candidato a presidir la Junta, Juanma Moreno, como el nuevo presidente del PP, Pablo Casado, están presionados. La necesidad de unos buenos resultados, como sujeto transversal. El PP abrió el fuego de la campaña en Málaga, en el Polo Digital de Contenidos. El escenario, elegido a propósito por sus aires de innovación, ejerció de metáfora para sintentizar el mensaje que quiere trasladarse durante estas dos semanas de campaña. Alentar el cambio. Sustituir lo viejo, representado por el PSOE, por lo nuevo, el PP, encabezado por un Moreno que está llamado a trasladar a Andalucía del furgón de cola a la vanguardia. Como colofón a una «jornada maratoniana», se acabó por desvelar un cartel electoral que empapelará a partir de hoy las calles, y que reza de la siguiente manera: «Garantías de cambio». En la duda de quién representa la verdadera alternativa al PSOE en cliché de centro-derecha, si los del PP o Ciudadanos, se quiere ser tajante.

El Polo Digital de Contenidos, reconvertido en parque temático de los vídeojuegos, dotado con consolas y pantallas, además de todos los aderezos que harían llorar de emoción a cualquier joven en edad de preadolescente, dejó las primeras imágenes para el recuerdo: Casado jugando a la consola con Moreno y Francisco de la Torre retando a Esperanza Oña. Sin duda, una estampa asombrosa. Acto seguido, Moreno y Casado se colocaron unas gafas virtuales para mirar hacia no se sabe dónde. Quizá a la ansiada remontada. De vuelta a la realidad palpable, después de escuchar cinco intervenciones de jóvenes, cada uno representando una particular historia de éxito, intervinieron ambos líderes para cerrar una jornada que abrirá una campaña en la que el PP se dividirá en tres caravanas (Pablo Casado, Juanma Moreno y Teodoro García Egea).

En esta apelación a un cambio, Casado empezó su discurso repasando la trayectoria de Moreno al frente del PP y quiso dejar claro lo mucho de vocacional que había detrás de su decisión de cambiar Madrid por Sevilla. «Juanma hubiera sido ministro, pero dejó su cómoda vida en Madrid porque quiere un mejor futuro para sus hijos. Juanma quiere romper la resignación, aseguró. En este punto, recordó que dejó Málaga como teniente de alcalde y que, por lo tanto, tendría algo de responsabilidad en el ascenso de la capital y de su nueva notoriedad.

Los ataques de Casado al PSOE se repartieron por igual y por partida doble. Contra la de Susana Díaz en la Junta y contra la de Pedro Sánchez en La Moncloa. «Sánchez viene poco a Andalucía y es normal», dijo sobre la escasa presencia que tendrá el presidente durante esta campaña.

Cambio histórico


El PP llega a la línea de salida consciente de que necesita sumar votos en las próximas dos semanas si quiere ser determinante. En este sentido, Casado alentó la remontada del PP de cara a las elecciones del 2 de diciembre. «Cuando todo es imposible hay que ganar», aseguró el líder del PP, además de puntualizar que la única «garantía de cambio real» la representa Juanma Moreno. «Tu partido confía en ti y tu tierra confía en ti», precisó.

Casado quiso buscar una relación directa, una vez más, entre Sánchez y Díaz, asegurando que un voto a la segunda es un voto al actual presidente del Gobierno. A Sánchez le volvió a afear que «gobierna con los independentistas» y se dirigió al tradicional votante del PSOE para que abandone sus siglas de manera puntual. «A los que no les gusta que Sánchez pacte con los independentistas, que no les gusta que Sánchez pacte con Otegui», señaló, que se pasen al PP. Una invitación que ya hizo en su última visita a Málaga, cuando apeló a los «socialistas de bien» para una especie de voto prestado, solo para el 2 de diciembre. Al menos, por el momento. Después de centrar su intervención en asuntos específicos de Andalucía, Casado también volvió a introducir asuntos de política nacional. «Un voto a Susana Díaz es un voto a la alianza al cuadrado SS», llegó a decir.

Clases medias


Moreno, por su parte, fue el encargado de cerrar el acto. Lo hizo primero haciendo referencia a lo que cree es «una ocasión histórica» para todos los andaluces que «creen en un mejor futuro para sus hijos y sus nietos». En este sentido, se reivindicó como el único candidato que representa «una garantía de cambio».

«Cuántos de vosotros no habéis tenido otra experiencia que no ha sido el PSOE en el Gobierno de Andalucía», se preguntó, además de asegurar que el 2 de diciembre representa el «momento de una nueva Andalucía». Al igual que hizo en otras ocasiones, resaltó que «el PP representa al partido de las clases medias». El candidato del PP a presidir la Junta también explicó, de manera figurada, que el PP representa lo que fue en su día el PSOE para las anteriores generaciones. «A mí me han dicho gente que vota al PSOE que es tiempo de que los socialistas pasen la oposición y se regeneren como partido de izquierdas que son», dijo.

Si las elecciones pasan por la capacidad de seducción y las ganas de ir a votar el 2D, Moreno también tuvo palabras para la última encuesta del CIS, a la que no regaló credibilidad alguna. «En los próximos días, nuestros adversarios van a lanzar mensajes para desalentarnos», dijo en referencia a unas encuestas que le auguran un mal resultado. Para el líder del PP-A, esto forma parte de una estrategia del PSOE por hacer ver que no existe alternativa y provocar así que el votante potencial del PP se quede en casa.

Por último, Moreno también criticó la estrategia, según él, perseguida por el PSOE y que equipara cada ataque a su gestión a un ataque a Andalucía. «Que nos nos vuelvan a decir que por decir al Gobierno de Andalucía que no sabe gestionar estamos atacando a nuestra tierra. Pero quién se creen para dar carnet de buen ciudadano andaluz y mal ciudadano andaluz. Hasta dónde hemos llegado con tanta soberbia. Esto se tiene que acabar, se debe acabar. Es verdad que los andaluces han tenido una enorme generosidad con los socialistas», resumió.

Al acto asistió toda la plana mayor del partido. Además de todos los integrantes de la lista que encabeza Moreno, con su número dos, Esperanza Oña, estuvieron, entre otros, el presidente del PP de Málaga, Elías Bendodo, y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre. También acudieron multitud de alcaldes y cargos públicos de la provincia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook