23 de noviembre de 2018
23.11.2018
Carretera de Cádiz

Un parque canino no apto para los perros

Dueños de perros recogen más de 800 firmas para reclamar al Ayuntamiento el arreglo del parque canino del Parque de María Luisa, reducido a más de la mitad, sin agua y en el que deben convivir perros grandes y pequeños

23.11.2018 | 05:00
Propietarios de perros, ayer en el Parque de María Luisa, con el espacio para sus mascotas detrás.

Denuncian que los animales enferman al entrar en él y que se encharca - El concejal Raúl Jiménez responde que el espacio no está considerado un parque canino y que el Ayuntamiento estudiará dónde instalar uno

«Perro que ha entrado, perro que sale malo porque hay infecciones, hay virus», comenta Pedro Gil. Este vecino de la Carretera de Cádiz señala el supuesto parque canino del Parque de María Luisa, junto al barrio de Virgen de Belén. Supuesto porque nada tiene que ver con los estándares normales de un parque canino en Málaga.

«Los perros chicos se salen por aquí y los grandes también. No tiene fuente, no tiene nada y así lleva 20 años», resume Pedro Gil, que señala el poco eficaz cerramiento que facilita que los perros se escapen del parque canino.

Muy cerca se encuentra Teresa Gil, la dueña de otro perro, que muestra fotos del sitio para las mascotas convertido en una pequeña laguna los días de lluvia intensa. «Se forma un charco tan grande en la puerta que es imposible entrar», señala. Teresa muestra también las más de 800 firmas recogidas para pedir al Ayuntamiento un parque canino en condiciones.

Teresa García con una foto del parque canino encharcado por las lluvias. Foto: Arciniega

Para empezar, más grande, porque el equipamiento perdió gran parte de su extensión original, cuenta Pedro Gil, así que en lo que queda no hay separación por tamaños y se mezclan los animales grandes con los pequeños. «Pusieron pistas de petancas y perdió más de la mitad».

Pedro Gil señala que al distrito le ha planteado dos posibilidades: «La primera es que nos hagan un parque como en todos lados, la otra es la solución que se aplica en ciudades como Barcelona, Madrid o Cádiz, donde el perro tiene su horario para que los podamos soltar y después de ese horario debe ir amarrado».

Para Miguel Pérez Cazorla, representante de la federación vecinal Solidaridad, «hay que sentarse a dialogar y ver qué pistas de petanca se usan y cuáles no porque hay diez y si no se usan todas, a lo mejor se pueden dejar dos o tres y agrandar los terrenos para el parque canino, con unas instalaciones en las que el agua drene y haya limpieza por parte de Parques y Jardines». «Y eso sí –añadió– las cacas que se dejen fuera las tienen que quitar sus dueños».

Por parte del grupo municipal Málaga Ahora, la concejala Rosa Galindo lamentó que el Ayuntamiento fomente la adopción de animales «pero luego no adecua espacios para que los vecinos se animen». La concejala recordó que el parque canino más cercano, «es el del Parque del Oeste y aquí hay muchas personas mayores».

Por último, Margarita Domínguez, portavoz de Málaga Ahora en el distrito, consideró un contrasentido, «que les demos una vida de perros y luego el equipo de gobierno del PP y Ciudadanos haga un cementerio para perros».

Respuesta del Ayuntamiento


El concejal de la Carretera de Cádiz, Raúl Jiménez, declaró ayer a La Opinión que ese espacio «no está considerado como un parque canino». «El Parque de María Luisa se hizo hace unos 25 años y por entonces había pipicanes, que eran antihigiénicos y se descartaron. Eso no es un parque canino», recalcó. Jiménez indicó que la semana que viene tanto él como el concejal de Medio Ambiente, José del Río, se reunirán con los vecinos «para empezar a trabajar y ver la ubicación».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp