28 de noviembre de 2018
28.11.2018
La Opinión de Málaga
Equipamientos culturales

La UMA analiza cómo influyen en la reputación de Málaga los museos

28.11.2018 | 05:00
La UMA analiza cómo influyen en la reputación de Málaga los museos

Analizar cómo influyen los agentes sociales, en concreto, los museos, en la reputación de la ciudad de Málaga es el objetivo de una decena de investigadores (cinco profesores y cinco doctorandos) del área de Marketing e Investigación de Mercados de la Universidad de Málaga que, dentro del grupo de I+D Intelligence and Society, ubicado en la Facultad de Comercio y Gestión y liderado por la profesora Pilar Alarcón, en un plano más general, estudian el impacto de las tecnologías en los contextos sociales.

Igualmente, desde hace más de un año, este equipo de la UMA colabora con la Erasmus University Rotterdam. Junto con el profesor Cees Van Riel, vicepresidente y cofundador del Reputation Institute, abordan el modo en el que los museos trabajan conjuntamente con las empresas en la promoción y sostenibilidad cultural de las ciudades holandesas, determinando la existencia de un modelo de gestión conjunto con visión a largo plazo que beneficie no solo la reputación corporativa de ambos, sino también la repercusión en la marca de la ciudad donde desempeñan su actividad.

«En estas ciudades, empresas líderes como ING Direct, KPN o Philips ya se han dado cuenta de que cuando los museos se abren a la sociedad de una forma real, la marca ciudad se humaniza y repercute directamente en su reputación; por ello, ya se está construyendo en este sentido», explicó la profesora Ana Casado, que lidera este proyecto y quien subrayó que «el poder de una empresa lo legitima la sociedad, por eso estas necesitan estar alineadas con sus públicos».

Ciudad de los museos


En este punto, aludió a la promoción internacional de Málaga como ciudad de los museos, que supuso la apuesta por una nueva y diferenciada imagen de marca. Su impacto social es «incuestionable», sin embargo, investigadores de la UMA han analizado los seis museos malagueños de mayor importancia para conocer esta relación. A partir de entrevistas a los directores de los mismos, encuestas a residentes y análisis de contenidos de opiniones difundidas en redes sociales han comprobado que el modelo de gestión existente en Málaga «es totalmente diferente al estudiado en Holanda».

En esta primera toma de contacto, se ha detectado que todavía no existen relaciones a largo plazo entre el ámbito cultural y el empresarial, «más allá del patrocinio», indicó Casado, quien, no obstante, declaró que es algo «lógico» ya que en el caso de los museos se trata de agentes sociales que muchos de ellos han aterrizado en la ciudad hace relativamente poco. «Aunque se ven ganas, aún queda mucho por trabajar en una relación entre empresa, museo y ciudad a largo plazo que revierta en el empoderamiento y enriquecimiento social».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook