30 de noviembre de 2018
30.11.2018
Polémica

El Ayuntamiento quiere suspender a un bombero que ofendió a otro en Twitter

El Área de Recursos Humanos propone suspender siete días de empleo y sueldo a un agente por llamar "pelota, arrastrado y chivato" a otro que es hijo de un alto mando de la Policía Local de Málaga

30.11.2018 | 05:00
Una movilización de bomberos frente al Ayuntamiento.

El Ayuntamiento de Málaga quiere suspender a siete días de empleo y sueldo a un bombero por presuntamente llamar «pelota, arrastrado y chivato» a otro compañero en la red social Twitter. Para el Sindicato Andaluz de Bomberos (SAB), esta sanción no tendría precedentes al tratarse de una acción que se produjo fuera del horario laboral y en el ámbito de una conversación con otras personas. «Es gravísimo. Hasta ahora los expedientes abiertos se centraban en asuntos relacionados con el servicio», indican desde el sindicato. En cualquier caso, para el instructor del expediente disciplinario se trata de una falta disciplinaria grave.

La propuesta de sanción a la que ha tenido acceso este periódico señala que los hechos se remontan al 24 de diciembre de 2017 a raíz de un vídeo en el que el denunciante saluda al alcalde cuando este visita por Navidad, y en pleno conflicto laboral, uno de los parques de bomberos de la ciudad. El informe añade que el funcionario investigado, contestando a otro comentario en el que se había definido irónicamente al ofendido como «jefe de bomberos» –es hijo de un alto mando de la Policía Local de Málaga–, escribió: «Méritos está haciendo... Pelota, arrastrado y chivato».

La denuncia supuso una información reservada en la que el bombero reconoció que el comentario fue «fruto de «un calentón» y en respuesta a un tuit anterior al suyo. Aunque se descartó que esta acción pudiese ir por la vía penal, el expediente disciplinario terminó abriéndose el 24 de abril de este año. En junio se volvió a tomar declaración al autor del tuit y ratificó que lo hizo en «un momento de tensión y reivindicación laboral» que le provocó ver el vídeo en el que sólo el denunciante y el jefe de parque saludaron al alcalde. Igualmente, el agente matizó que los adjetivos utilizados no se referían al compañero, «sino a una actitud de servilismo con la administración» y que el tuit fue borrado antes de la apertura de la información reservada, por lo que la repercusión del mismo fue mínima.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook