12 de diciembre de 2018
12.12.2018
Empresa de limpieza

Limasa reduce en tres años su huella de carbono en un 16 por ciento

Supone la disminución de los gases emitidos en los procesos de recogida y eliminación de la basura

12.12.2018 | 05:00

La empresa Limasa ha reducido desde 2015 en un 16 por ciento su huella de carbono, lo que se traduce en una disminución de los gases emitidos en los procesos de recogida, tratamiento y eliminación que realizan, según señaló el director de Planificación y Desarrollo Sostenible de Limasa, Miguel Ángel Pérez.

Perez explicó que la huella de carbono, de la que se viene hablando desde hace algunos años, consiste en una medición de la totalidad de gases de efecto invernadero emitidos de forma directa o indirecta por una empresa.  

En el caso de Limasa, cuentan con un sistema de gestión ambiental y ecoauditoría, que consiste en la medición del impacto de todas las actividades realizadas, y desde 2015 realizan el cálculo de la huella de carbono como complemento a estas acciones y compromiso con el cambio climático.     

Entre estas actividades se encuentra la puesta en marcha de los motores en el transporte de basuras, emisiones de refrigeración, transporte de gases o el gas metano que generan las plantas de tratamiento y gestión de residuos, además de los generados indirectamente por el propio personal en el propio puesto de trabajo. El cálculo se lleva a cabo a través de una metodología capaz de cuantificar los gases emitidos que posteriormente ofrece pautas para establecer acciones para reducir la huella.

Pérez especificó que utilizan la metodología propuesta por el Ministerio de Ambiente, que recibe el nombre de «Carbon 3», que emana de otros procedimientos que se llevan a cabo a nivel internacional, la cual en primer lugar registra los gases y los clasifica para detectar aquellos que generan efecto invernadero.

Este Ministerio cuenta con una calculadora en su web, como apuntó Miguel Ángel Pérez, en la que cualquier empresa puede tasar su impacto ambiental, ya que está configurada con fórmulas que traducen la información facilitada al cómputo de gases generados.

El propio desarrollo de la actividad de Limasa requiere de una metodología más compleja que la citada calculadora, que consiste en la realización de un mapa del proceso de la actividad de la empresa, el establecimiento de límites y la obtención de los datos de las emisiones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook