13 de diciembre de 2018
13.12.2018
Empresa de limpieza

La productividad abre una brecha en Limasa que pone en peligro la municipalización

El alcalde insiste en "condicionar" este proceso a un plan de productividad - El comité rechaza que una parte de su "salario fijo" se convierta en variable

13.12.2018 | 05:00
Los nuevos vehículos y maquinaria presentados ayer en el parque central de Los Ruices.

La productividad, que equivale a que los trabajadores cobren una parte de su salario en función de su rendimiento, es la fina brecha que se abre en Limasa para un acuerdo entre la plantilla y la empresa y el Ayuntamiento que conduzca a la municipalización.

Esa brecha se hizo patente ayer con ocasión de la visita que el alcalde, Francisco de la Torre, y su concejala de Servicios Operativos, Teresa Porras, realizaron a las instalaciones de Limasa en Los Ruices para presentar 66 vehículos adquiridos por la empresa que permitirán mandar al desguace parte de la vieja y casi inservible flota de vehículos con que cuenta la empresa tras 17 años sin renovarla.

Después de que el comité de empresa rechazara hace 20 días la última oferta de la empresa que aceptaba abonar 8.200 euros en atrasos para cumplir con las sentencias judiciales y mantener la productividad como un «requisito imprescindible», el alcalde ha venido lanzando mensajes en los últimos días para hacer llegar a la plantilla que la municipalización de la empresa pasa necesariamente por que los trabajadores acepten derivar parte de su salario a la productividad.

Ayer, de manera clara, volvió a «condicionar» el proceso para convertir a la empresa en pública a que una parte del salario vaya ligado al rendimiento laboral. Hoy por hoy no hay mayores obstáculos a la municipalización de la empresa que «marcha por buen camino», aunque no será posible ponerla en marcha este año, «no hay tiempo material», dijo el alcalde, pero sí «con toda seguridad», antes de que acabe el actual mandato municipal en mayo de 2019.

Pero también allí en Los Ruices, frente al alcalde, estaba el presidente del comité de empresa, Manuel Belmonte, con el resto de integrantes de este órgano. Tras oír al alcalde, quiso dejar clara la postura de la plantilla, que básicamente se traduce en que no aceptan «ninguna productividad», pues creen que las sentencias judiciales son claras al respecto. A lo sumo, el comité estaría por que de los 9.300 euros de media que reclaman como abono de los atrasos de convenio, unos 1.000 euros se destinaran a esa productividad, «pero el dinero consignado como salario, que es nuestro, ese no lo vamos a poner de productividad, pues es un dinero fijo que no vamos a entregar».

Belmonte, además, advierte de que, de momento, han dejado a un lado reclamar lo que llaman el «paquete B», es decir el dinero que la empresa se ha ahorrado estos últimos siete años al eliminar los descansos en fin de semana, o al repartir las vacaciones durante todo el año o la negativa a que pudieran trabajar en festivo. «Ese dinero que se han ahorrado es nuestro, si en las demandas individuales que presentaremos, un juzgado contempla ese paquete, lo volveremos a exigir para todos».

Nuevos vehículos


Limasa presentó ayer un total de 66 vehículos de 13 familias distintas. 44 de estos nuevos vehículos son para la limpieza viaria y 22, para la recogida. Todos ellos están dotados con un localizador GPS.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp