17 de diciembre de 2018
17.12.2018
La Opinión de Málaga
Demografía

La baja natalidad traerá graves problemas sociales

Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística muestran que en España cada vez hay menos nacimientos y más muertes

17.12.2018 | 05:00
El coste que acarrea criar a los hijos es uno de los impedimentos que los españoles declaran en las encuestas sobre familias.

Claves

  • Regular la inmigración
    Según los expertos, una de las formas de paliar el descenso de la natalidad a corto plazo sería regular la inmigración para que puedan venir a España las personas que lo deseen, y así ayudar a incrementar las cifras de nacimientos anuales.
  • Guarderías gratis de 0 a 3 años
    Una de las medidas económicas que ya se llevan a cabo en distintos países europeos para fomentar que los jóvenes tengan hijos, y puedan seguir trabajando es ofrecer guardería gratis para los niños de cero a tres años.
  • Políticas de conciliación y género
    Crear políticas de conciliación familiar para que las madres y padres puedan compaginar su vida laboral y familiar, es fundamental, según los expertos.
  • Niños como bien público
    El sociólogo Luis Ayuso considera que para remontar los datos de natalidad en España es clave comenzar a considerar– a través de políticas– a los niños como un bien público que favorece la estabilidad y economía del país, y no como algo privado, en el que los padres son los únicos responsables.

Conocer las causas del descenso de la natalidad

  •  El sociólogo Luis Ayuso incide en la importancia de conocer las causas de este fenómeno para encontrar una solución. Según el experto existen tres: a nivel demográfico hay menos mujeres fértiles, ya que la población femenina es menor. A nivel económico, el coste de los hijos sigue siendo un impedimento para los españoles. Además, el sociólogo critica la inexistencia de políticas activas que sí animen a tenerlos. A nivel cultural, denuncia que los hijos se sigan manteniendo como una cuestión privada, y no sean vistos como un bien público que siempre va a favorecer al país.

Málaga registra su peor dato desde hace 20 años - Distintos colectivos apuntan que hay que buscar soluciones inmediatas para paliar la despoblación

La baja natalidad en España hará que dentro de 30 años, o incluso 20, los modelos económicos, políticos y sociales que existen actualmente tengan que transformarse por completo para adaptarse a una nueva realidad, en la que cada vez habrá menos población. Aunque se apunte a que las solución se encuentra en regular la inmigración, crear más empleo, crear políticas de conciliación familiar, o crear una nueva imagen social de la familia, muchos expertos instan a buscar una solución concreta para paliar los efectos que puede tener sobre la economía del país y sobre las pensiones.

Los últimos datos que ha publicado el Instituto Nacional de Estadística (INE) revelan que, hasta junio de 2018, en nuestro país fallecieron 226.384 personas, mientras que el número de nacimientos no superó los 179.794– la cifra más baja registrada desde el año 1941. Además, esta diferencia entre los dos indicadores advierten de que un semestre más se produce un saldo vegetativo negativo de 46.590 individuos, y que por lo pronto continuará sin remontar.

A pesar de que este saldo negativo se concentró en mayor medida en el norte de España, y de que Málaga ha sido una de las diez provincias que mejor saldo negativo presenta, no nos libramos de esta tendencia a la baja. De hecho, la provincia ha registrado la cifra más baja de nacimientos de los últimos 20 años, ya que desde el mes de enero a junio solo nacieron 6.403 niños, mientras que el número de fallecidos ascendió a 7.190 personas.

El doctor en Sociología de la Universidad de Málaga Luis Ayuso explica que estos datos «son alarmantes», ya que auguran un futuro despoblado de personas jóvenes, y apunta a que, a pesar de que en estos momentos las consecuencias no sean visibles, dentro de 30 o 20 años los modelos políticos, económicos y sociales de nuestro país quedarán completamente obsoletos ante la falta de población que los mantenga. En especial, el experto en familia considera que uno de los cambios más radicales lo veremos en la economía, en el sistema de bienestar que tenemos establecido y en «la extinción progresiva de la figura de los hermanos», ya que desde hace algunos años las encuestas demuestran que existen cada vez más familias que optan por no tener hijos o solo tener uno, debido a la falta de recursos y los altos costes que conllevan mantener a los pequeños.

Según Ayuso, el descenso de la natalidad también producirá diversos cambios en la alimentación, el tipo de ocio que consumimos, la tecnología y sobre todo en las pensiones. «Es uno de los temas que más preocupan. Si hay menos personas que trabajen, las pensiones se van a ver gravemente afectadas porque la contribución será menor», señala.
Ante esta afirmación, la secretaria general de la Confederación de Empresarios de Málaga, Natalia Sánchez, piensa que los movimientos demográficos son fáciles de prever pero «difíciles de modificar», por lo que aconseja guardar la calma ante este fenómeno, que a su juicio se trata de algo «global, y no solo se ve a nivel nacional o provincial». «La bajada de la natalidad va a afectar inevitablemente a las pensiones pero sabemos que las soluciones están en los modelos económicos. Hay que buscar un sistema que compense el actual, ya que éste no va a ser sostenible en el futuro. Se encontrará la forma», explica.

Con estas premisas, Maribel Hernández, del sindicato CCOO en Málaga, considera que antes de cambiar los modelos económicos del país, lo que se debe hacer es crear más empleo para que los jóvenes. Así encontrarán estabilidad económica, se animarán a tener hijos «porque podrán afrontar el coste», y se seguirá aportando a las arcas de las pensiones.

«Nos quieren vender la idea de que las pensiones se ven afectadas por la baja natalidad, pero lo hacen por la falta de políticas que hacen que los jóvenes no puedan tener un salario digno, una vivienda y conciliar la vida familiar con el trabajo», sentencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook