29 de diciembre de 2018
29.12.2018
La Opinión de Málaga
España:
Casos:
110.238
Fallecidos:
10.003
Recuperados:
26.743
Mundo:
Casos:
936.297
Fallecidos:
47.250
Recuperados:
194.585
Actualizado: 02-04-20 11:52h
Tráfico

Infracciones cazadas desde el aire en las carreteras malagueñas

Resumimos en once infracciones algunas de las más graves detectadas por el helicóptero Pegasus, con base en Málaga y que vigila las carreteras provinciales para la DGT

29.12.2018 | 16:56
Infracciones cazadas desde el aire en las carreteras malagueñas

Conducir pendiente del móvil o buscando algo y sin las manos en el volante, superar los 260 kilómetros por hora o 'acosar' al coche que va justo delante para que deje paso son algunas de las once infracciones más graves detectadas por el helicóptero Pegasus para la Dirección General de Tráfico (DGT) en las carreteras de Málaga a lo largo de este año. Su labor permite descubrir muchas infracciones 'in fraganti', ya que el conductor apenas intuye que desde el aire está siendo grabado por cámaras muy potentes que consigue enfocar incluso dentro del vehículo.

La actividad del helicóptero Pegasus permite mejorar el control de las principales carreteras. Sus cámaras giroestabilizadas y conectadas a un radar, permiten la grabación de infracciones para remitir las correspondientes sanciones a los protagonistas. En el resumen de la actividad de este año destacan once infracciones. Algunas son por exceso de velocidad, con dos casos extremos en los que se alcanzan los 210 y los 263 kilómetros por hora. Pero hay otras imprudencias muy temerarias, como adelantar en línea continua, dar marcha atrás en la salida de una autovía para volver a la carretera principal, parar en un arcen para intentar una maniobra o dejar el volante mientras se conduce para buscar algo en el coche.

En realidad Pegasus es el nombre del radar con cámara que llevan estos helicópteros. Estas cámaras mantienen una línea de visión directa con los vehículos, a los que graban sin apenas vibraciones, gracias a su sistema de giroestabilizadores. La cámara sigue al vehículo y capta su velocidad, mientras que la cámara con teleobjetivo lee la matrícula, armando así la sanción.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook