11 de enero de 2019
11.01.2019
Sucesos

Denunciado por volar un dron sobre la Cabalgata de Reyes

Se trata de un joven estadounidense de 26 años - El aparato era localizado a unos diez metros de altura, en la unión entre la calle Larios y la Alameda

11.01.2019 | 10:57
La cabalgata de Reyes del pasado 5 de enero.

Efectivos de la Policía Local de Málaga sorprendieron a un hombre sobrevolando un dron en la cabalgata de Reyes celebrada en Málaga el pasado sábado 5 de enero, siendo informado de que se le denunciaría ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) del Ministerio de Fomento.

Los agentes locales, que prestaban servicio de tráfico con motivo del evento, observaron el artefacto sobre las 19.45 horas, sobrevolando el desfile en la confluencia de la Alameda Principal y la calle Marqués de Larios, siendo tanto por el lugar como por el momento, uno de los de mayor afluencia de personas, han informado desde la Policía Local en un comunicado.

El aparato, de pequeño tamaño y luces de colores, se encontraba a unos diez metros de altura, entre la tercera y la cuarta planta de los edificios colindantes. Entonces, los agentes establecieron un dispositivo para detectar a la persona que lo manejaba, logrando dar con el responsable tras unos minutos de búsqueda, procediendo a su identificación.

Se trata de un ciudadano estadounidense de 26 años con permiso de residencia por estudios, el cual, siguiendo las indicaciones de los agentes, hizo aterrizar la aeronave manejándola con el mando a distancia, tratándose de un dron de unos 300 gramos de peso, cuyo uso primordial es la captura de imágenes, han precisado.

Los agentes comprobaron que desde el punto concreto de vuelo hasta el aeropuerto de Málaga-Costa del Sol había unos siete kilómetros de distancia, así como que el piloto no tenía ningún tipo de autorización para sobrevolar y grabar el desfile, alegando que al estar fuera del radio de acción del aeropuerto pensaba que podía hacerlo.

Una vez cesó el vuelo del dron a instancias de los policías locales, le hicieron saber del peligro que conllevaba la posibilidad de caída sobre las personas presentes, muchas de ellas menores de edad, que presenciaban o formaban parte del evento, a lo que se añadía la multitud acumulada en ese punto en concreto, quedando informado de que sería denunciado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook