13 de enero de 2019
13.01.2019
Presidente de la Federación Tidus

"Las perreras son un negocio; proponemos utilizar el modelo de gestión de las protectoras"

El amor por los animales hizo a Pablo Narváez interesarse por la protectora de su pueblo, El Burgo, de la que es presidente desde 2016

13.01.2019 | 05:00
El nuevo presidente de la Federación Tidus, Pablo Narváez, posa en la sede de La Opinión de Málaga.

En corto

  • ¿Cuáles serán las tres acciones principales a realizar por la Federación Tidus?
    El 3 de febrero vamos a organizar la primera manifestación que hace la Federación. Será en la plaza de la Marina contra la caza. Queremos sentarnos con la Diputación y proponerles que exista dentro de la provincia un organismo subvencionado para crear una red de centros de acogida para descongestionar las protectoras. Y otro objetivo es que todas las protectoras se unan a la Federación.
  • ¿Y cuáles son las tres reivindicaciones básicas de la Federación?
    Una legislación más dura, una educación basada en el respeto a los animales y otro de nuestros estandartes es que algún día se prohíban las corridas de toros.

Tras intentar federarse a Tidus y ver que llevaba inactiva desde su creación decidió que una herramienta «tan útil» había que relanzarla. A sus 20 años, Pablo Narváez ha sido elegido nuevo presidente de la Federación, que congrega actualmente a 17 protectoras de la provincia

La Federación Tidus se creó en 2016, aunque lleva inactiva prácticamente desde entonces. Ahora, Pablo Narváez, elegido como nuevo presidente, ha conseguido que vuelva a la actividad desde el pasado 15 de diciembre, cuando tuvieron la primera asamblea. Abogan por acabar con el maltrato y abandono, promover la adopción y no la compra de animales así como conseguir una legislación más dura.

¿Por qué ha estado parada la Federación?
La abogada Rosario Monter era la presidenta y la que la inició, pero por temas personales no le pudo dedicar mucho tiempo y se quedó parada.

Ya está conformada la nueva directiva y han tenido la primera asamblea, ¿qué esperan conseguir en esta nueva etapa?
Esperamos unir el sentir animalista que hay en la provincia. El principal problema de todo esto es el maltrato y abandono animal, pero un problema a nivel interno es la desunión, cada uno va por su cuenta. El objetivo es que todos estemos unidos y que podamos hacer más presión para poder conseguir cosas.

¿Qué consiguió la Federación en su tiempo en activo?
Se firmaron algunos convenios con algunos ayuntamientos, pero no sirvió para nada porque no se puso en práctica. No ha habido ningún hito porque aunque se constituyó en 2016 yo diría que acaba de empezar.

¿A qué retos se enfrentan las protectoras?
A nivel organizativo tenemos falta de voluntarios, de medios económicos y desde la Federación diría que falta de apoyo institucional en el sentido de la legislación. Hay muchos casos en los que el propio Seprona o la Policía no puede hacer nada. Hay que hacer algo muy gordo para que se sancione fuertemente a alguien. Falta una ley dura para sancionar a los que maltratan y abandonan.

¿Qué proponen contra el maltrato y el abandono animal?
Otro de nuestros objetivos es trabajar codo con codo con las instituciones porque pensamos que todo debe partir de ahí. Podemos manifestarnos, colgar publicaciones denunciando lo que pasa, hacer recogidas de firmas, pero sin el apoyo de una institución que lleve a cabo lo que exigimos se queda en papel mojado. Por eso tenemos previstas reuniones con los ayuntamientos de las asociaciones federadas. La Federación es muy útil en este sentido porque no es lo mismo que una asociación se siente a negociar con una institución que una Federación conformada por tantas asociaciones se siente porque, por lo menos, le van a tener más respeto.

¿Y para la masificación de las protectoras?
Se debería crear un organismo que se encargue de velar por que no haya abandono ni maltrato de forma ética. Una forma es el sacrificio cero. Proponemos, además de una legislación más dura, una educación que fomente el respeto hacia los animales en las nuevas generaciones.

¿Qué acciones concretas prevén?
Charlas en los colegios donde estén las asociaciones federadas. Es imprescindible cambiar el chip desde pequeños. Y campañas en los periodos críticos, que suelen ser en verano y dos o tres meses después de Navidad, porque casi todos los animales que se compran van a la calle poco después.

¿Es viable el sacrificio cero?
Tal y como está planteado no. Si prohíbes sacrificar animales pero no combates que se abandonen y maltraten animales el número de animales va a seguir creciendo y el problema empeorando porque las perreras se van a llenar y todos los que entran no se adoptan.

¿Qué harían entonces con las perreras?
La perrera de Málaga tiene un presupuesto de instituciones de un millón de euros y la protectora que está justo debajo tiene 60.000 euros. ¿Cómo puede ser que la protectora tenga un 90 por ciento de adopciones y la perrera un 40 por ciento? La gestión falla. No cuadra. Si el modelo de gestión que tiene la protectora se impusiera en la perrera sería un éxito. Nosotros aboliríamos las perreras porque creemos que es un negocio. Cuando tengo poco espacio mato a 100, meto a otros y cobro por ello. Utilizaríamos el modelo de gestión que tienen algunas protectoras.

Hay asociaciones que están pidiendo que se cambien refranes como «matar a dos pájaros de un tiro» por «alimentar a dos pájaros con un panecillo». ¿El lenguaje es algo principal para la Federación o se va a empezar por otros temas?
Para nosotros lo principal es que no haya un carrito de madrugada lleno de nueve cachorros en la puerta o que una persona no se vaya de rositas tras matar a miles de animales como la presidenta de la protectora de Torremolinos. Es algo secundario, hay temas primordiales antes que eso; pero si se cambia es un avance.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp