14 de enero de 2019
14.01.2019
Transportes

Los obstáculos para coger un taxi si se tiene movilidad reducida

En la capital hay 89 taxis accesibles pero más del 28% de los mismos no tiene emisora, por lo que es complicado que los miembros del colectivo puedan acceder a este transporte

14.01.2019 | 05:00
Varios taxis de la capital de la Costa del Sol.

"Para ir a urgencias tienes que coger un taxi"

  • «Para ir a urgencias, por ejemplo, no puedes pedir una ambulancia, porque no caben las sillas de ruedas, tienes que coger un taxi», ejemplifica Alfredo de Pablos, presidente de la Agrupación de Desarrollo Málaga Accesible. «Queremos que la gente se gane la vida, gracias al grupo de taxis que nos atienden, porque son unos cuantos los que llevan el peso, pero necesitamos que se nos garantice este servicio, el Ayuntamiento no controla esto ni crea herramientas de control, pero estamos hablando de nuestros derechos», reflexiona De Pablos, que muestra así las dificultades para acceder a un taxi en la capital.

Málaga Accesible pide que se les tenga presente para futuros acuerdos

Sólo 89 de los cerca de 1.500 taxis que hay en Málaga están adaptados a las personas con movilidad reducida. Pero las dificultades para coger un taxi son enormes para este colectivo, ya que de ellos, 25 vehículos no están adscritos a una emisora y son más difíciles de localizar. Estos datos se han puesto de relieve en la respuesta que la directora técnica de Movilidad, Isabel Gámez, a una pregunta del portavoz del grupo municipal de IU-Málaga para la Gente (IU-MpG), Eduardo Zorrilla.

Estos datos señalan que el 71,91% trabajan con emisora, es decir, son fácilmente localizables si un miembro de este colectivo reclama sus servicios. El problema reside en el 28% restante, es decir, 25 vehículos que no son fáciles de llamar, lo que genera muchos problemas a la hora de usar sus servicios en la ciudad.

Alfredo de Pablos, presidente de la Agrupación de Desarrollo Málaga Accesible, señala: «El que haya más de 20 taxis sin emisora, a efectos prácticos, supone sencillamente que no podemos usarlos», y recuerda, acto seguido, que la ley obliga a que el 5% de la flota (en Málaga hay en torno a 1.500 taxis) debe ser accesible. «Con que hubiera 75 con emisora, cumplen de sobra la normativa, pero esos 25 no nos atienden», recalca De Pablos.

Según los datos aportados por Movilidad a IU-MpG, entre el 18 de junio y el 30 de septiembre de 2018, se han realizado 3.818 servicios a personas en sillas de ruedas «concertados a través de emisoras de taxi». Además, recuerdan, el 71,91% de los vehículos taxi accesibles están trabajando con emisoras. Asimismo, en la actualidad «las dos emisoras que hay funcionando son Unitaxi (Aumat) y Taxi-Unión, ambas tienen adheridos 51 y 13 licencias con vehículos accesibles, respectivamente». Hay nueve coches de cinco plazas (tres con emisora); cuatro de siete plazas (los cuatro con emisora); diez con ocho plazas (ocho con emisora) y 66 con nueve (49 de ellos con emisora). Son estos últimos los más demandados por el colectivo.

«Hay dos modelos de vehículos accesibles, hubo doce o catorce licencias del Ayuntamiento vinculadas a ser eurotaxis, que son adaptados, se trata de los antiguos monovolúmenes, estos son los que llevan el mayor peso en la atención a las personas de movilidad reducida; sabemos que, de cada cinco servicios, dos o tres lo hacen estos taxis, por tanto tenemos una lucha para que nos atiendan como se nos tiene que atender», reflexiona Alfredo de Pablos, quien, al tiempo, dice no entender cómo el Ayuntamiento y los colectivos llegaron a un acuerdo «sin que estuviéramos nosotros presentes; si nos atendieran, no habría problema alguno. Entendemos que tenemos un derecho a tener taxis accesibles y también comprendemos a la perfección el derecho de un empresario a poder vivir de su trabajo, pero ese acuerdo se cerró a nuestras espaldas».

Recuerda De Pablos que la flota no está nunca al completo en la calle: «algunos no nos atienden, pero es que hay descanso, fines de semana y la presencia en el aeropuerto; los taxis no se cogen por gusto, sino por necesidad. Queremos más taxis adaptados y todos deben contar con una emisora».

De Pablos explica que algunos de estos taxis de nueve personas, especialmente adaptados para el colectivo que representa, ganan más dinero concertando viajes con grupos en Vialia, el Puerto y el Aeropuerto o en partes urbanas de ocio nocturno, «pero están también para atender a las personas de movilidad reducida. Ante una llamada nuestra, es su ética lo que vale. Queremos que se garantice el servicio», dijo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook