22 de enero de 2019
22.01.2019
Sanidad

Más de 260 pacientes con riesgo de sufrir enfermedades cardíacas o diabetes mejoran su calidad de vida

Se ha logrado gracias al programa de educación saludable con dieta mediterránea y ejercicio físico puesto en marcha por IBIMA, Instituto de Investigación Biomédica de Málaga junto con el Hospital Virgen de la Victoria

22.01.2019 | 12:43
Pacientes participantes en el programa de educación saludable.

Pacientes con síndrome metabólico, es decir, que reúnen las condiciones para sufrir enfermedades cardiacas como el sobrepeso, obesidad o también, diabétes tipo 2, están consiguiendo mejorar su calidad de vida a través de un programa específico de educación saludable basado fundamentalmente en el consumo de la dieta mediterránea y la práctica del ejercicio físico.

Esta iniciativa forma parte de un estudio liderado por el grupo de investigación del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA), a través de la Unidad de Gestión Clínica de Endocrinología, Metabolismo y Nutrición del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga. En este sentido, un total de 268 pacientes de este centro sanitario se encuentran incluidos en este estudio, denominado 'Predimed Plus', que intenta demostrar los beneficios de estos hábitos saludables y su influencia no sólo en la calidad de vida de los enfermos, sino también en su supervivencia.

Este trabajo de investigación forma parte a su vez de un proyecto que se está llevando a cabo en centros a nivel autonómico y nacional, en el que se encuentran incluidos un total de 7.000 pacientes, los cuales comenzaron a reclutarse en el año 2015, y se tiene previsto que finalice en el año 2021, fecha en la que serán publicados los resultados del mismo.

Combinación para mejorar la calidad de vida

La combinación entre el seguimiento de una dieta mediterránea, combinada con el ejercicio físico, para la pérdida de peso, a la vez de educar a los pacientes a mantener estos hábitos de vida saludables en el tiempo es el principal objetivo de este proyecto, en el que participan un total de 22 nodos de investigación. Asimismo, los pacientes reciben seguimiento dietético individualizado para cada caso y asisten a reuniones grupales en las que reciben formación sobre hábitos de vida saludables. Además, en estos encuentros se les obsequia con aceite de oliva y frutos secos para promocionar una base de alimentos cardio-saludables.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp