25 de enero de 2019
25.01.2019
La Opinión de Málaga

Tres tiradores ciegos participan por primera vez en el Torneo de tiro olímpico

Sonia Rivero, Cristóbal Reyes y Manuel Encinas, entrenados por Eugenio Vázquez, inauguran el Club Arroyo de la Miel

25.01.2019 | 12:38
Sonia Rivero, una de las tres participantes en el Torneo de tiro olímpico

El Torneo de tiro olímpico que inaugura el Club Arroyo de la Miel contará con la participación de tres personas con discapacidad visual grave de la ONCE. Sonia Rivero, Cristóbal Reyes y Manuel Encinas se medirán este domingo en la cita deportiva organizada por la Federación Andaluza de Tiro Olímpico (FATO), que incluye por primera vez la modalidad de "deficientes visuales" en la competición de Pistola y Carabina Aire Comprimido.

Sonia Rivero siente nervios y curiosidad por cómo les va a ver el resto de participantes, puesto que ellos nunca han visto disparar a tiradores ciegos. "¿Qué imagen les vamos a dar a los convencionales?", se pregunta. Rivero espera pasarlo bien y probar su nueva mira. "A ver qué tal se me da", reflexionó sobre su papel de novata con este nuevo torneo.

Es la única mujer participante, al menos, en esta categoría. "Hay que fomentar este deporte en la parte femenina", reivindicó. Esta vendedora de la ONCE regresó a la competición en 2017 tras un periodo en el que no practicó este deporte. Desde entonces ha conseguido un subcampeonato de España en ese mismo año, otro en 2018 y dos campeonatos de Andalucía consecutivos.

Cristóbal Reyes era policía local de Torremolinos antes de perder la vista por un episodio bilateral, asociado a una neuropatía, en 2014. Debido a su profesión anterior, Reyes tenía experiencia con armas, ya que se ceñía al uniforme una pistola reglamentaria. Se federó hace casi dos años. Es el actual campeón de Andalucía de tiro con carabina y llegó a la final del Campeonato de España, pero no pudo comparecer por motivos personales.

En julio del año pasado tiró en un torneo convencional del Club Isla de León en San Fernando (Cádiz), también organizado por la FATO. En aquella ocasión, fue la única persona ciega que participó. "Fue una experiencia muy bonita. Con los nervios propios de una competición, que hay mucha gente, que estaban los mejores de Andalucía", rememoró. "Yo fui a disfrutar y lo pasé muy bien con mi mujer", confesó.

Manuel Encinas nació en Cuevas de San Marcos, provincia de Málaga. Se quedó ciego hace cuatro años, a causa de una uveitis (enfermedad por la que se inflama la uvea, hasta que rompe la retina). Comenzó a practicar tiro con carabina hace dos años en las instalaciones de la ONCE por curiosidad. "Yo no había cogido nunca una carabina, una escopeta ni he sido cazador", recordaba. En este tiempo ha obtenido dos subcampeonatos de Andalucía (2017 y 2018), además de quedar quinto en los dos últimos campeonatos de España. Encinas explicó que, al enterarse de que les iban a integrar en una competición convencional, se sintió "muy ilusionado y con muchas ganas". Para esta prueba, Encinas desea "hacer lo máximo posible". El tirador cree que el resto de los competidores van a sentir "extrañeza". "Todo el mundo te mira y se pregunta, pero... ¿cómo tira?", vaticinó.

Eugenio Vázquez entrena a los federados de tiro de la ONCE de Málaga desde hace un año. Empezó su carrera en este deporte en 1971 y su etapa como entrenador a inicios de la década de los ochenta del siglo pasado. En su haber de trofeos tiene multitud de torneos malagueños, varios de Andalucía y de España, con récord nacional incluido, así como una medalla en el Match Ibérico en el que su selección quedó primera por equipos. Vázquez sostuvo que "le compensa emocionalmente" su labor con los tiradores ciegos. "Trabajar con ellos, no ya como tiradores ni como deportistas, sino como personas, tengo un grupillo muy apañado con una calidad personal y ganas de superarse tremendas", manifestó. El responsable señaló que, en su opinión, la diferencia entre sus discípulos y el resto de participantes es el "sistema de percepción", en el que se sustituye la vista por el oído. Además, piensa que tiene "muy buenas" expectativas para el domingo, porque los tres competidores, a nivel español, "están entre los primeros".

Para que las personas ciegas y con gran discapacidad visual puedan practicar tiro olímpico, se utiliza una carabina de aire comprimido, equipada con una mira telescópica especial. Esta mira contiene o está conectada a un circuito electrónico, que transforma la luz en sonido. Dependiendo de la intensidad de la luz sobre la diana se emitirá un tono de intensidad sonora mayor o menor. La mira telescópica recoge el reflejo de la luz desde la diana. De este modo el tirador podrá "oír" la "ayuda" sobre la diana en los auriculares que utiliza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook