12 de febrero de 2019
12.02.2019
Organización municipal

Otros dos ediles, Jiménez y Casero, dejan el Ayuntamiento y se marchan a la Junta

El alcalde quiere contar lo antes posible con los tres concejales que sustituyan a los que se han ido

12.02.2019 | 12:12
El alcalde, con los concejales salientes Raúl Jiménez y Carmen Casero, este martes.

Prisas tras la salida de tres concejales

  • Las prisas del alcalde por contar con los nuevos ediles que sustituyan a los que se van son lógicas. La urgencia no es baladí. De 13 concejales que obtuvo el PP en el Ayuntamiento, en estos momentos tiene 10 y el martes próximo, cuando vuelva a reunirse el Consejo de Gobierno, podrían ser menos. Más aún, la espantada dada por los ediles del PP en estos últimos meses ha llevado a que vayan ya por el que ocupó el puesto 19 en las listas de 2015.

El nombramiento por el Consejo de Gobierno de la Junta de los concejales Carmen Casero y Raúl Jiménez para ocupar dos puestos de segundo nivel en el Gobierno andaluz, no por previsible, tal como admitió el alcalde, Francisco de la Torre, ha obligado a activar con rapidez los mecanismos para que el relevo de los dos exediles, que se unen al de Elías Bendodo, se realice en el menor tiempo posible, de manera que el PP recobre los 13 concejales que obtuvo en 2015.

Por ello, en cuanto se conoció que Jiménez y Casero dejarían de ser concejales, el alcalde ordenó que se pusiera en marcha la máquina administrativa de manera que en la misma mañana se convocase un pleno extraordinario y urgente para dar cuenta de la renuncia de ambos ediles, y así fue.

Se trataba, tal como explicó el alcalde, «de trasladar con rapidez a la junta electoral la renuncia para que en pocos días tengamos la posibilidad de nombrar a los nuevos ediles». Se trata de los siguientes en la lista de los populares, Mar Torres, que ya fue concejala en el pasado mandato municipal, y actualmente es directora del área de Derechos Sociales, y de Miguel Mayorga, que fue director del distrito de Campanillas y jefe de gabinete en la Subdelegación del Gobierno.

Pese a que los ediles que se han marchado son de la cuerda política del presidente provincial, Elías Bendodo, el alcalde sacó pecho de estos nombramientos en lo que supone de reconocimiento al trabajo municipal en la capital. «Nos alegra que dos miembros del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Málaga sean tenidos en cuenta desde el ámbito andaluz para distintas responsabilidades, lo que demuestra la preparación; la experiencia potente».

Ya en el pleno, de muy corta duración, el alcalde agradeció el trabajo realizado por los concejales que se marchaban expresando su gratitud, «en nombre de la ciudad».

Carmen Casero quiso ser breve y reconoció estar «bastante emocionada» por dejar el Ayuntamiento, ya que «he pasado una buena parte de mi vida aquí». Dio las gracias, en primer lugar, al alcalde, «por la oportunidad que me has brindado de poder trabajar junto a ti», y también a la corporación, y, en especial, al equipo de gobierno pues «de todos he aprendido y me habéis enseñado algo, y esa enseñanza es la que me llevo».

Por su parte, Raúl Jiménez recordó que han sido once años en el Ayuntamiento, por lo que las sensaciones en este día «son contradictorias». Por un lado, dijo sentir «ilusión y ganas de afrontar el nuevo reto», en su caso, en Sevilla; pero por otro, expresó «tristeza y pena» porque «me he enriquecido mucho» en el Ayuntamiento». «He aprendido de usted, alcalde, y de mis compañeros de gobierno, que hemos vivido momentos felices y también duros, como ahora, pero los superaremos; somos equipo». De igual modo, se dirigió a la oposición, de los que dijo que «de muchos, no de todos, he aprendido». De manera especial tuvo palabras para los vecinos del distrito de Carretera de Cádiz, «donde dejo verdaderos amigos».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook