21 de febrero de 2019
21.02.2019
Vecinos

Una nueva infraestructura evitará desbordamientos en la zona de Conde de Ureña

Una trampa de acarreos en el arroyo Calvario reducirá posibles daños por lluvias torrenciales

21.02.2019 | 05:00
Presentación de la trampa de acarreos con los ediles José del Río y Gemma del Corral.

El Ayuntamiento de Málaga, a través de la empresa municipal de abastecimiento y saneamiento Emasa, ha concluido las obras de construcción de una trampa de acarreos en la cabecera del arroyo Calvario, en la zona de Conde de Ureña (barrio de La Victoria). Esta nueva infraestructura evitará que el arroyo se desborde en esa zona en caso de que se produzcan lluvias torrenciales, al tiempo que reducirá posibles daños en el eje principal de la red de saneamiento del distrito Centro.

El concejal de Sostenibilidad Medioambiental, José del Río, acompañado por la edil del distrito Centro, Gemma del Corral, presentó ayer esta importante actuación para el barrio de La Victoria. Las obras se han ejecutado en un plazo de cuatro meses y han alcanzado un presupuesto de 122.516 euros con cargo a las inversiones financieramente sostenibles (IFS) de 2017. Dicha cantidad se enmarca en el plan municipal 'Más barrios, más Málaga' dotado con un presupuesto de 37,5 millones de euros.

La actuación ha consistido en la construcción de una estructura de hormigón diseñada para contener el caudal del arroyo que baja con una fuerte pendiente desde la ladera oeste del cerro de San Cristóbal, bloqueando el paso de los sólidos que transporta el agua de escorrentía (acarreos) y permitiendo su sedimentación en el fondo del cauce.

Así, la nueva infraestructura disminuirá los problemas de atoro en el embovedado que está situado en el mismo cauce del arroyo Calvario y desde donde arranca uno de los tramos de la red de saneamiento municipal.

Esta trampa de acarreos consta de unos muros de escollera que canalizarán el agua hacia la entrada del embovedado donde una reja retendrá los flotantes que arrastre el agua evitando que taponen la conducción. Asimismo, se ha habilitado una rampa desde la calle Amargura hasta el cauce del arroyo para facilitar el acceso de la maquinaria que retirará el material sedimentado en el fondo. La nueva infraestructura sustituye al antiguo arquetón provisto de una reja que estaba situado en la cabecera del embovedado del arroyo y que solía taponarse por el material sólido que arrastra el torrente cuando se producen fuertes precipitaciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp