27 de febrero de 2019
27.02.2019
Aventura extrema

Un malagueño ante un desafío a 40 grados bajo cero

El aventurero malagueño Manuel Calvo está a punto de embarcarse en una nueva expedición al Ártico, donde recorrerá los glaciares de Groenlandia en trineo para honrar al perro

27.02.2019 | 11:51
Un malagueño ante un desafío a 40 grados bajo cero

Un proyecto con afán y vocación educativa para los más jóvenes

  • Hay una vertiente del Desafío Ártico que para Manuel Calvo es incluso más importante que la aventura en sí. La principal motivación de embarcarse en una expedición compleja, que «para nada es un viaje de placer», está en la ayuda que le brinda el material audiovisual que recopila para acercarle la cultura del perro a los más jóvenes. A su vuelta a Málaga, recorrerá los diferentes institutos de Andalucía y fomentará el respeto hacia el animal entre los alumnos. «Persigo promover la educación de niños y jóvenes sobre la tenencia responsable de animales e indagar en la concienciación sobre las consecuencias del cambio climático», explica Manuel.

¿Dónde está el límite de tu propio cuerpo? Una pregunta que tiene difícil respuesta. Aunque se intuye que está más bien en los extremos. Por ejemplo, en las manos y en los pies, o en la nariz. Esas partes del cuerpo que se conocen como extremidades son las más vulnerables al frío. Cuando el aventurero malagueño Manuel Calvo ponga los pies en Groenlandia el próximo 17 de marzo, la temperatura ambiental que le espera será de unos 40 °C bajo cero. Para hacerse una idea, un folio de papel al aire libre pasa de ser un material laxo a convertirse en una estructura quebradiza. La nieve lo cubre todo en Groenlandia y los rayos de sol hacen que brille como una katana afilada. Durante los próximos 21 días, Manuel estará aislado de la civilización. La única compañía que tendrá será la de 16 perros groenlandeses que tendrán que tirar del trineo. El ADN de estos perros es el que más se asemeja al del lobo ártico. El equipo lo completará Storm Odak. El portadar de este nombre tan particular es un inuit experimentado que se conoce el terreno como las palma de su mano. Más acompañante que guía porque Manuel ya conoce el terreno.

No es la primera vez y tampoco es la segunda. El Desafío Ártico entra en su quinta edición, aunque se mantiene fiel a su vocación original: difundir la historia y la cultura del perro y concienciar sobre el medio ambiente. Esta mañana se ha presentado en la embajada de Dinamarca en Madrid, en una presentación que ha contado con Manuel Quijano de padrino. También han asistido el consejero delegado de Tiendanimal, Rafael Martínez-Avial, y la ministra consejera de la embajada danesa, Laura Thorborg.

El aventurero malagueño tendrá la misión de recorrer más de 400 kilómetros en trineo desde Qaanaaq (Groenlandia) hasta Cape Isabella (Canadá) pasando por Siorapaluk, el pueblo habitado de forma natural más al norte del mundo. Por su camino, la expedición recorrerá los mares helados de Groenlandia y se acercarán a los iceberg. Puestas de sol únicas y gélidos crepúsculos se acumularán en la retina de Manuel, que hará hondear también la bandera de Málaga subido en un iceberg. "Es todo un hito emprender por quinta vez consecutiva una iniciativa en la que cada año tenemos más colaborades y nos marcamos nuevos retos", ha explicado Calvo durante la presentación.

Después de embarcarse en 2018 en una expedición junto a cinco jóvenes que ganaron un concurso literario, el aventurero malagueño vuelve a los orígenes del desafío más extremo. "Este año recorreré la ruta más larga que jamás haya realizado con la ayuda de 16 perros de trineo, que es la de llegar desde Groenlandia hasta Canadá. A pesar de la dificultad, todas las muestras de apoyo y de aliento que recibo me dan una energía y una ilusión más que de sobra para poder hacer esta expedición un año más", ha mencionado, además de agradecer el apoyo brindado por Tiendanimal Educa, que apoya la expedición.

Esta expedición también tiene un trasfondo científico. Manuel recogerá muestras biológicas de la zona que traerá de vuelta a Málaga, donde serán analizadas por la Universidad de Málaga. Preguntado por la principal motivación que hace que Manuel se adentré otra vez en las profundidades de Groenlandia, ha asegurado que "persigue promover la educación de niños y jóvenes sobre la tenencia responsable de animales y concienciación sobre las consecuencias del cambio climático".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp