28 de febrero de 2019
28.02.2019
La Opinión de Málaga
Obras

Las obras menores en el interior de las casas, 4.200 al año en Málaga, no necesitarán licencia para arrancar

La ordenanza, que fue aprobada ayer inicialmente en la Comisión de Urbanismo y a la que le queda recorrido hasta el sí definitivo del Pleno, agilizará la realización de estos trabajos - Los constructores creen que el texto repercutirá también en la rapidez de las licencias de obra mayor

28.02.2019 | 05:00
Construcción de un edificio en la calle Pacífico.

La Comisión municipal de Pleno de Ordenación del Territorio dio ayer el visto bueno inicial a la Ordenanza de tramitación de licencias urbanísticas, declaraciones responsables y demás medios de intervención en el uso del suelo y la edificación. Así, el resultado fue de diez votos a favor (PP, PSOE y Ciudadanos) y dos abstenciones, las de IU-MpG y Málaga Ahora. Esta nueva regulación del Consistorio tiene como principal virtud que elimina la necesidad de solicitar permisos en obras menores en el interior de las viviendas, además de ampliar los supuestos en los que se puede entregar por el ciudadano o el promotor una declaración responsable.

Según datos de la Gerencia Municipal de Urbanismo, en 2018 se concedieron 9.052 licencias de obra menor, abreviada y declaración responsable, frente a las 8.877 de 2017, lo que supone un incremento del 2%. El presupuesto de estas obras menores fue de 60 millones de euros. Las obras realmente afectadas serán unas 4.200, que es la estimación de Urbanismo en relación a la disminución aproximada de declaraciones responsables cada ejercicio y son, por tanto, las que no tendrán que acudir a una licencia para ser iniciadas.

Una declaración responsable es, según el portal cibernético Legaltoday, un documento suscrito por un interesado por el cual manifiesta que cumple con los requisitos establecidos en la normativa para obtener el reconocimiento de un derecho y que dispone de la documentación que lo acredita. Esta documentación se pone a disposición de la Administración, siempre que le sea requerida, comprometiéndose a mantener el cumplimiento de las obligaciones en ella recogidas.

El asunto es que antes había que iniciar los supuestos amparados por la declaración responsable con la respectiva licencia. Ahora, tras ser presentada, puede iniciarse la obra, quedando la documentación a disposición del Ayuntamiento, con lo que se agilizan estos trabajos menores también. De hecho, como explica Urbanismo, los particulares y los promotores acuden cada vez más a esta fórmula de las declaraciones responsables. De hecho, casi el 70% del total de licencias dadas en 2018 se concedieron en el acto. Además, la ordenanza también aumenta en un 60% la cifra de supuestos amparados por esta figura administrativa.

La iniciativa simplifica y agiliza la concesión de licencias de obras y tiene varios beneficios: por un lado, se aumenta claramente el número de supuestos que pueden acogerse a declaración responsable y comunicación más allá de los obligados por la ley ya implantados; además, no se exigirá al ciudadano la obligación de solicitar permisos para obras menores o de escasa entidad en el interior de la vivienda y en zonas comunes de edificios de viviendas, como por ejemplo: reparación puntual de instalaciones, sustitución de sanitarios, carpintería y cerrajería interior, pintura o sustitución de ascensores; asimismo, se agilizarán los procedimientos por vía electrónica (e-licencias y e-declaraciones responsables).

Así, no será necesario pedir permiso en obras en el interior de la vivienda y zonas comunes de edificio, siempre que no se ejecute sustituya o elimine tabiquería, ni se afecte a elementos estructurales ni se ejecuten en inmuebles protegidos. Los supuestos más detallados son: sustitución y reparación de revestimientos interiores (alicatados, enfoscados, enlucidos, falsos techos, trasdosados); reparación puntual de instalaciones, que incluyan o no la sustitución de maquinarias o contadores, de saneamiento, fontanería, electricidad, gas, telecomunicaciones, climatización, solar térmica, domótica, etcétera; siempre que no conlleve el trazado de nuevas redes, la sustitución de una red por una nueva, ni se afecte al subsuelo, sustitución o reparación de sanitarios, de carpintería y cerrajería interior, pintura interior o sustitución o reparación de puertas y/o cabina del ascensor, salvo en inmuebles ubicados en suelo no urbanizable.

Por otro lado, en junio de 2012, cuando se introdujo la figura de la declaración responsable en Málaga, se identificaron 70 tipos de obra en viviendas, locales o elementos comunes (por ejemplo, obras de nueva planta, rehabilitación, cambios de uso, demoliciones, eliminación de barreras arquitectónicas, ascensores, pinturas, vallados, actuaciones encubiertas), de las que 39 estaban sujetas a licencia y 31 a declaraciones responsables. Con la nueva ordenanza, los supuestos sujetos a declaraciones responsables suben un 60%, de 31 a 49, según Urbanismo. Del total de tipos de obras, más de dos tercios pasarán a tramitarse en un día. Por cierto, que al texto de la ordenanza aún le queda ir aún a Pleno para su aprobación definitiva y un mes de exposición pública.

La secretaria general de la Asociación de Constructores y Promotores de Málaga, Violeta Aragón, hace una valoración positiva de la ordenanza. «Entendemos que simplificar trámite en las obras menores repercutirá también en la agilización de la obra mayor. Cualquier medida que sirva para esto la acogemos con los brazos abiertos». Explica que la media que se tarda en conceder una licencia de obra mayor supera los tres meses que marca la ley, por lo que «cualquier agilización favorece la inversión».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook