04 de marzo de 2019
04.03.2019
La Opinión de Málaga
Universidad

Polonia, destino favorito de los Erasmus por sus bajos precios y el ambiente universitario

La UMA recibe más becarios de los que envía al extranjero cada curso, en franca progresión ascendente desde hace tres años

04.03.2019 | 05:00
Acto de recepción y bienvenida de la Universidad de Málaga a los estudiantes extranjeros de Erasmus.

LaS CLaVeS

  • Los alumnos de Erasmus logran trabajo antes
    La tasa de desempleo de los estudiantes que disfrutan de una de estas becas de movilidad internacional por Europa es inferior a la de otros egresados y tienen menos riesgo de sufrir desempleo de larga duración.
  • Trabajar en otros países
    Un 40% de los estudiantes que han vivido una experiencia Erasmus decide mudarse a estudiar o trabajar a otro país, una vez obtiene su titulación universitaria.
  • El intercambio cultural provoca enriquecimiento
    Según datos de la Comisión Europea, una de cada tres estudiantes ha encontrado su pareja durante el programa de intercambio universitario.

Este programa de movilidad europea cumple 32 años Los italianos eligen Málaga para sus intercambios universitarios.

Polonia se ha convertido en el destino de moda de todos los Erasmus europeos. Especialmente de los españoles. Y los estudiantes de la Universidad de Málaga que logran una de estas becas no son una excepción. Al país báltico viajan cada año miles de universitarios. De ellos, 172 son malagueños (datos correspondientes al pasado curso académico). El cambio de divisa, el nivel de vida más bajo, las buenas condiciones climatológicas, su situación geográfica y el ambiente universitario que se respira en ciudades como Varsovia, Cracovia o Poznan son las claves que más tienen en cuenta los alumnos a la hora de elegir el rumbo polaco.

En los últimos años, cada vez son más los universitarios de la provincia que deciden hacer las maletas y vivir la experiencia Erasmus. La progresión es ascendente, según los datos aportados por la propia Universidad. Si en el curso 2014/2015 la UMA envió 971 estudiantes a estudiar fuera, el pasado año esta cifra aumentó hasta los 1.034 universitarios. Aquí se incluyen los datos de movilidad internacional hacia los países iberoamericanos, norteamericanos o asiáticos (no son Erasmus).

Las cifras reflejan una clara preferencia por Polonia en Europa. Italia también, con 101 alumnos malagueños. Entre los destinos preferidos le siguen Reino Unido (77), Alemania (73), Bélgica (59) o la República Checa (58). Quienes viajan al resto del mundo, lo hacen preferentemente a Corea del Sur (21 alumnos), México (18) y Estados Unidos (18), según indican los datos correspondientes al curso 2017/2018.

Después de 32 años de existencia, el programa Erasmus es la primera opción de los universitarios para estudiar en Europa. Y demuestra los beneficios de la movilidad estudiantil y el intercambio universitario. Fue en junio de 1987 cuando se logró un acuerdo entre los miembros de la Unión Europea, con el objetivo de facilitar la movilidad universitaria y reconocer los estudios realizados en otras universidades europeas. Para el 2020, cinco millones de estudiantes habrán sido parte del programa Erasmus. Un millón de esos alumnos serán españoles que han vivido la experiencia de estudiar en el extranjero.

Con todo, la Universidad de Málaga recibe más becarios de los que envía al extranjero cada curso, en franca progresión ascendente desde hace tres años, además. La mayoría de estos alumnos internacionales procede de Italia. Este pasado curso fueron en total 291 estudiantes transalpinos los que eligieron el instituto académico malagueño para disfrutar de su beca Erasmus. Polonia no es solo país receptor de Erasmus malagueños, sino que también es emisor. De este modo, la UMA acogió el pasado año a 113 estudiantes polacos.

2,6 millones de financiación

Derrotados los temores de que la crisis y los recortes hicieran peligrar estas becas (en 2012 la Comisión Europea llegó a advertir de que se estaba quedando sin fondos para financiar el programa Erasmus debido a los recortes al presupuesto impuestos por los Estados miembros y la Eurocámara), lo que llenó de incertidumbre y de nervios al alumnado, sobre todo al que ya se había ido, el pasado año la UMA obtuvo más de 2,6 millones de euros para su financiación, destacando como la sexta de España que más fondos recibía para realizar estancias en destinos fuera del país. De ellos, 1,9 millones fueron para movilidades dentro de Europa y 704.295 euros para movilidades a países no europeos.

El programa Erasmus se dirige principalmente a los estudiantes universitarios de grado medio o superior o que hayan completado su primer año de formación. Gracias a estas becas, financiadas por la Unión Europea, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Junta de Andalucía, los estudiantes cursan sus estudios durante un periodo de entre tres meses y un año en otro país europeo, siendo reconocidos en su universidad de origen una vez regresen.

La cuantía de la beca depende del país de destino (están agrupados en cinco grupos distintos, en función del nivel de vida) y del tiempo de la estancia. También de lo que cada comunidad autónoma aporte. Y del nivel socioeconómico del solicitante de la ayuda. Todos los estudiantes Erasmus reciben una ayuda de la UE de aproximadamente 110 euros al mes. A nivel nacional, el Ministerio de Educación concede otra ayuda a quienes hayan sido beneficiados de una beca general el año anterior. A esto se le añade la aportación de la comunidad autónoma.

En total, un estudiante Erasmus puede reunir entre 200 y 800 euros al mes, según su situación financiera familiar y la comunidad en la que resida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook