25 de marzo de 2019
25.03.2019
La Opinión de Málaga
Entrevista a Andrea Levy

"Todo voto de centroderecha que no vaya al PP fortalece a Pedro Sánchez"

Levy es vicesecretaria de Estudios y Programas del PP y estuvo el domingo apoyando a la lista del PP por Málaga

25.03.2019 | 05:00
Andrea Levy, ayer en el Parador de Gibralfaro de Málaga.

Levy segura que su formación es símbolo de políticas de «responsabilidad y sentido común», en contraste con las «ocurrencias y estridencias» que proponen otros partidos. Apela al «voto necesario» y considera«posible» llevar el pacto que mantienen en Andalucía a la política nacional

La vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, que asistió ayer en Málaga al acto de presentación de las candidaturas al Congreso y al Senado por esta provincia, afirma que en las elecciones generales del 28 de abril hay que «decidir entre un Gobierno que se plantea reeditar el pacto con los independentistas y con los radicales de Podemos» y el «voto necesario para que eso no ocurra, que es al PP y Pablo Casado». Levy reconoce también la necesidad de entrar en una etapa de «sosiego» en la política española y de recuperar los «afectos» en Cataluña.

El PSOE parte con ventaja en las encuestas y a Pablo Casado se le achaca haberse escorado a la derecha y ahora querer volver al centro ¿a qué electorado busca el PP?
Al que tenga claro que somos un partido de responsabilidad y de sensatez, con vocación de gobierno, y eso creo que los españoles lo tienen claro porque en los momentos de dificultad han sabido apostar por el Partido Popular. Y en estas elecciones nos presentamos como esa opción.

Pero ahora Vox también compite en su espectro, ¿ha tenido el PP que extremar posiciones?
Creo que los españoles sabrán valorar a aquellos partidos que están en las ocurrencias y las estridencias y a aquellos que saben seguro que sus siglas representan la responsabilidad y el sentido común. Lo estamos viendo en Andalucía, donde Juanma Moreno, representa ese gobierno con medidas concretas que benefician a todos y teniendo esa opción, dentro del centro-derecha, de dialogar con todos pero siempre respetando nuestro programa político, que los españoles conocen bien.

Vox pide, por ejemplo, la derogación de la Ley de Memoria Histórica andaluza ¿En qué lugar va a estar el PP?
Fíjese, las principales medidas que está adoptando el gobierno de Juanma Moreno han tenido que ver con los problemas de bienestar social acuciantes en Andalucía que nos comprometimos a solucionar. Por ejemplo, los consejeros han abierto los cajones y han visto esas deudas o las listas de espera sanitarias ocultas. Comprometer 70 millones de euros para el Plan de Choque para agilizar las listas de espera en Dependencia o abrir los hospitales los sábados para reducir las sanitarias es un compromiso innegable en materia social.

¿Qué piensa del tema de la tenencia de armas, que también ha sacado Vox?
Si hay partidos que creen que los españoles deben armarse porque sus cuerpos y fuerzas de seguridad no son lo suficientemente profesionales yo creo que muestran un desconocimiento en esta materia y en la percepción de seguridad que hay en nuestro país. Esto también da cuenta de que hay partidos que, mientras las principales preocupaciones de los españoles son el empleo, la economía y nuestra continuidad y futuro como nación, prefieren dispararse en el pie.

Casado pidió a Vox que no se presente en las provincias pequeñas y a Ciudadanos ir en candidatura conjunta al Senado, ¿temen que ese voto dividido acabe perjudicándoles?
Lo que estamos diciendo es que los votos que no vayan al principal adversario político de Sánchez y del PSOE, que es el PP, fortalecen la opción de que gobierne Sánchez. Creemos que hay un voto necesario en estas elecciones para impedir otra vez el Gobierno de Sánchez con Podemos y los independentistas. En este sentido, pedimos a los españoles que la opción de centro-derecha se canalice en el PP porque sabremos tener, desde nuestra responsabilidad, la capacidad de negociar con todos y de representar a todos esos votantes de centro-derecha.

¿Es viable reeditar el pacto que tienen en Andalucía con Cs y Vox a nivel nacional?
Es posible porque se ha demostrado que tenemos esa capacidad de poder dialogar a un lado y a otro, mientras esas dos formaciones políticas ni tan siquiera eran capaces de sentarse a hablar. Insisto, sólo el PP es adversario real, la única opción, para que el PSOE no vuelva a reeditar su pacto de gobierno con Podemos y los independentistas.

En Málaga el cabeza de lista es Pablo Montesinos, un independiente. Parece más fiable buscar a personas de fuera que en los propios cuadros por lo desacreditada que está la política.
Es de agradecer que personas de fuera den ese paso y adopten ese compromiso, lo que da cuenta del momento importante que vive la política española y que puede ser trascendental para su recuperación económica pero, también, para su estabilidad dentro del marco de convivencia constitucional. Llamamos a abrir las puestas de nuestro partido a este compromiso social. Este es el PP de los que estaban siempre y de todos aquellos que quieren venir ahora.

Celia Villalobos dijo, no obstante, «alguien tenía que ser la figura de los que perdieron», en referencia a la corriente de Sáenz de Santamaría. ¿Por qué todos los partidos tienen tantas dificultades para integrar?
No se trata de integrar. Valoramos y respetamos mucho las trayectorias de todas las personas que han formado o forman parte del PP pero también es importante llevar a cabo renovaciones para demostrar que nos abrimos a los nuevos tiempos y, sobre todo, a nuevos perfiles.

Venimos de meses de reproches muy duros entre los líderes políticos, ¿no habría que buscar una menor tensión?
Estoy de acuerdo. Lo importante no es subir decibelios sino afrontar los problemas reales. Nuestro enemigo no es un partido político sino el desempleo y los que quieren romper la convivencia constitucional entre españoles. Es importante hacer una política de sosiego, de moderación, de altura de miras para englobar al conjunto de la sociedad. Mal iríamos si pensáramos que es más importante hacer una política de división que no consenso, de crispación en lugar de políticas estructurales que cambien nuestro país.

Lo de llamar felón a Sánchez no parecer ayudar mucho.
Le exigimos a Sánchez que hable con claridad, cosa que no ha hecho hasta ahora, y nos diga si es capaz de volver a gobernar con el apoyo y las exigencias de los independentistas. Los españoles merecemos saber si Sánchez va a volver a dejar entrar al señor Torra en el Gobierno de España.

Más allá del recurso a la legalidad y al uso del 155, ¿cómo proponen ustedes que se supere el actual conflicto catalán?
Proponemos lazos que unen, no para desunir como hacen los independentistas para señalar y estigmatizar a los que no pensamos como ellos. En Cataluña es importante volver a recuperar los afectos, la convivencia, y para eso hace falta un gobierno que no esté en permanente chantaje ni en hacer política desde las bajas pasiones. Nuestro compromiso es una opción de gobierno que mire a todos los catalanes, sin invisibilizar a unos u otros dependiendo de lo que voten o sientan.

Le reprochan al Gobierno las medidas anunciadas en los consejos de ministros de los viernes pero todos los partidos suelen seguir la misma estrategia.
Sí, pero con la diferencia de que Sánchez llegó al Gobierno con un pecado original: que la moción de censura era instrumental para convocar elecciones y no lo hizo. Siguió gobernando y cuando ha perdido los apoyos lo que hace es usar esos consejos de ministros, una vez convocadas las elecciones, para hacer cheques de Partido Socialista. Nos parece una forma de denigrar las instituciones.

El PP presume de crear empleo cuando gobierna pero la calidad es muy discituble: empleo precario, bajos sueldos...
Cuando gobernamos le dimos la vuelta a las cifras de paro y de empleo consolidando la recuperación de la economía para hacerla más competitiva. Ahora estamos en un momento de especial cuidado, nos enfrentamos a otra desaceleración, y el PSOE está dilapidando parte de un presupuesto que luego puede verse comprometido para otras necesidades. Es importante volver a poner la prioridad en la economía y el empleo, y asegurarnos de que los salarios van subiendo para tener una vida en condiciones.

El 8M se ha convertido en cita clave para reivindicar la igualdad de la mujer pero también divide a los partidos ¿está instrumentalizado el feminismo?
Si las ministras del Gobierno de Sánchez fueron a la manifestación a gritar consignas contra el PP lo que hacen del feminismo (que la lucha por la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres) es algo partidista y excluyente. No le vamos a permitir a la izquierda que monopolice el debate de la igualdad y el derecho de las mujeres. Estuvieron fuera de lugar con esos gritos y cánticos y desde luego no ir a una manifestación no me quita el carné de feminista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook