11 de abril de 2019
11.04.2019
SAS

Los médicos de Urgencias del Hospital Civil, los más estresados

Los facultativos aseguran que la falta de planificación horaria y de personal son los problemas principales de esta plantilla, que tiene cuatro bajas sin cubrir y un porcentaje elevado de reducciones

11.04.2019 | 05:00
Imagen del Hospital Civil.

Un informe que aborda los factores psicosociales que afectan a los trabajadores del Hospital Civil realizado por técnicos de Prevención de Riesgos Laborales del Servicio Andaluz de Salud expone que los facultativos de Urgencias de este centro son los que más estrés presentan por diversas cuestiones y de los nueve puntos que valoran, en ocho presentaron niveles muy elevados.

Con este resultado, facilitado por el sindicato UGT, los trabajadores del área de Urgencias son los que presentan los niveles más elevados de la capital. Una situación que se repite en el tiempo: En 2014 ya se obtuvieron estos mismos resultados y hace unos días el sindicato ha podido verificar que el último informe, que corresponde al verano de 2018, se mantiene en la misma tónica y sin haber mediado la gerencia hospitalaria para cambiar la situación, según informaron. Es por ello que han presentado una denuncia en la Inspección de Trabajo y barajan la posibilidad de presentar una querella criminal por el riesgo de salud laboral que presentan los médicos.

El sindicato aseguró que esos niveles son fruto del «ambiente enrarecido» que vive el personal, que tiene problemas internos en la plantilla, dificultades para conciliar su vida laboral y personal por falta de previsión horaria o autoritarismo elevado por parte de los mandos intermedios, entre otras cuestiones como falta de personal y organización. Además, se trata de una de las áreas que cuenta con el mayor número de reducciones de plantilla de los hospitales, un dato que llama la atención al sindicato y que relaciona de manera directa con las cuestiones citadas con anterioridad.

Los profesionales afectados, por su parte, verifican lo que dice el sindicato y aseguran que los problemas más acusados entre los compañeros son la falta de organización y de personal que mantienen de forma sistemática.

Con una plantilla que ronda los 30 facultativos, aseguran que la mayoría cuenta con una reducción de jornada y muchos de ellos están de baja y sin cubrir. En estos momentos habría uno de baja por ansiedad laboral, otro por enfermedad, dos por paternidad y una compañera se ha ido a principios de mes tras estar dos años al 33 por ciento –con picos al cien por cien– y recibir un contrato más atractivo en otra ciudad. Una situación que lleva a los facultativos a trabajar en condiciones de estrés por carga laboral. «Casi todos los compañeros cuentan con reducción de jornada para poder conciliar», explican los afectados. «El ambiente está raro en general por todos los factores internos y externos», resumen.

Otro de los problemas que ven en el horizonte es el verano y la falta de sustituciones, que se ha repetido año tras año y que hasta ahora no han logrado solucionar. Aunque conocen el anuncio del Gobierno andaluz y sus contratos de seis meses para fidelizar a los trabajadores, los facultativos asumen con recelo ese anuncio y están a la espera de ver qué sucede de cara a esta temporada.

Hay que recordar que el verano pasado los facultativos se concentraron a las puertas del centro semanalmente como medida de protesta por la falta de recursos humanos con los que afrontar la época estival ante las vacaciones y reducciones de los compañeros. Una situación que les llevó a atender entre tres médicos a más de 330 pacientes en 24 horas, durante el último fin de semana de junio.

La gerencia hospitalaria, por su parte, informó de que el centro ha designado un referente médico y otro enfermero para determinar sus necesidades y en estos meses ha puesto en marcha medidas de mejora como la reforma de las instalaciones, que está en vías de estudio. Asimismo, ya se está planificando el calendario de vacaciones para sustituir al personal en periodo de vacaciones y mantener la atención a los pacientes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook