12 de abril de 2019
12.04.2019
ÚLTIMA HORA
El jurado popular considera culpable a Rodrigo Lanza por el 'crimen de los tirantes' en Zaragoza
Comienza la campaña electoral

Cita con la incertidumbre para elegir entre dos visiones distintas de España

Comienza la campaña electoral para las elecciones generales del 28 de abril, marcada por el alto porcentaje de votantes indecisos - El resultado de las elecciones, con dos bandos muy polarizados, orientará el país hacia políticas opuestas entre sí

12.04.2019 | 05:00
Cita con la incertidumbre para elegir entre dos visiones distintas de España

Una batalla igualada por el triunfo en la provincia de Málaga

  • Muchas incógnitas flotan sobre la coctelera del 28A. Entre ellas, saber quién ganarás las elecciones en la provincia de Málaga. El PSOE parte como ligero favorito. Ya fue triunfador en las elecciones autonómicas. Una victoria amarga porque ahora gobierna Juanma Moreno. El CIS le otorga hasta cuatro diputados a los socialistas y relega al PP al segundo lugar. Eso invertiría los resultados de las últimas generales, cuando los populares fueron los vencedores. Los protagonistas harán campaña por capitales y pueblos de la provincia. Con todo el empaque que puedan tener, algunos cabezas de lista más que otros, el peso de los candidatos provinciales tiende a cero en unas elecciones generales. La incertidumbre trasciende al panorama nacional y en Málaga queda la duda del impacto que pueda tener Vox. Se espera una entrada con fuerza. El partido cuenta con, al menos, dos diputados. Prueba de ello es que han colocado en el número dos a quien está detrás del ideario económico de la formación. Ciudadanos no es ya un partido nuevo y todo apunta a consolidación, aunque sin grandes crecimientos. Entre el mantenimiento de los viejos equilibrios y la floración de nuevas siglas, Vox cuenta claramente con la ventaja del que se estrena en política. Unidas Podemos repite confluencia en Málaga, aunque con protagonismo para IU en las listas provinciales. También es la vuelta de Alberto Garzón como número uno de una candidatura por Málaga. Otro de los grandes interrogantes aparejados a la cita es conocer el reparto de senadores. El PP logró meter a tres de sus representantes en las generales de 2016. Algo con lo que ahora sueña el PSOE, que confía en ser la fuerza más votada. La capacidad de hacer una buena campaña dictará sentencia.

Los cabezas de lista por la provincia de Málaga

  • IGNACIO LÓPEZ
    El ascenso de Ignacio López está vinculado al del propio Pedro Sánchez. Una cara solo conocida para los consumidores entusiastas y frikis de la política local. Lidera la lista del PSOE para que la dirección provincial acapare el resto.
  • PABLO MONTESINOS
    Imposición de Pablo Casado. Independiente. Un rostro curtido en los platós de televisión que llega a la política en calidad de independiente. Reconoce de sí mismo que es más moderado, pero que comparte el fondo con Casado.
  • ALBERTO GARZÓN
    La cara más conocida. Coordinador federal de IU, vuelve a encabezar una candidatura por Málaga. vuelve a ganar visibilidad y en Málaga se confía en un cierto efecto efervescente y así poder arrancar dos diputados.
  • GUILLERMO DÍAZ
    Repetirá en el Congreso de los Diputados por segunda vez. Logró capitalizar como pocos su tiempo en la Cámara Baja. Enemigo del sectarismo en política y contrario a los nacionalismos. Ha ganado en talla política y orgánica.
  • PATRICIA RUEDA
    Conocida por su trabajo como directora del Museo del Automóvil. Vox buscaba algunos rostros femeninos y acudió a ella. Rueda se estrena en la política y ya ha dejado el cargo que ocupaba en el Museo del Automóvil.

­¿Votar otra vez? ¿Cómo se ha llegado hasta aquí? Manual de Resistencia es el título de la obra que presentó Pedro Sánchez, todavía presidente del Gobierno, allá por el mes de febrero. El libro que luce en los escaparates de muchas de las librerías de Málaga no ha logrado irrumpir en la lista de los más vendidos. Algunos se atreverían incluso a sentenciar que debería computar directamente en el apartado de obras de ficción. Como fuera, está claro que estamos ante la biografía de un hombre que acostumbra a dejar por mentirosos a los que vaticinan y hacen pronósticos contra él. Un hombre que ha sabido imponerse a los contextos más adversos, hasta el punto de desafiar a su propia muerte política.

Quien ahora duerme en La Moncloa, muchos lo recuerdan en Málaga, daba mítines de pueblo como el que protagonizó un caluroso sábado por la mañana en Cártama. Parecía una ironía del destino que Sánchez se estrellara, precisamente, contra el proyecto más importante que tenía que sacar adelante en los años que nutren su carrera política: los Presupuestos Generales del Estado. No logró los apoyos suficientes y entre negativas de los partidos independentistas, la legislatura se fue por el sumidero. Sánchez hizo lo único que podía hacer. Seguir gobernando con los prepuestos del PP hubiera sido algo temerario para su credibilidad. Acabó por convocar unas elecciones anticipadas.

Y en esa fase caliente previa a la entrega del voto, al igual que el resto del país, entró en la provincia de Málaga. Apenas diez meses después de la caída de Mariano Rajoy, los ciudadanos están convocados de nuevo a las urnas para decidir la configuración del Gobierno central el próximo 28 de abril. Desde las 00.00 horas, el país está oficialmente en campaña electoral. Una de las más inciertas que se recuerdan porque nunca antes el 40% del electorado (según el último CIS), se ha declarado no insumiso, pero sí indeciso. El «no sabe no contesta» pone en duda cualquier apuesta y convierte la cita con las urnas en una gran cita con la incertidumbre. A ello hay que sumar la entrada de un nuevo actor político que representa Vox. En sintonía con los mensajes y maneras de actuar de los partidos de extrema derecha emergentes en el resto de países europeos, el partido que lidera Santiago Abascal amenaza con poner patas arriba el tablero, alimentándose como una mantis del electorado más conservador del PP y haciendo herida, también, en Ciudadanos. Hasta el punto, de que tanto Pablo Casado como Albert Rivera hayan optado en los últimos meses por escorarse a su derecha para tapar la posible fuga.

Porque si hay algo cierto en estas elecciones generales que desprenden tantas dudas, es la vuelta a los ejes tradicionales de la izquierda y la derecha. El 28 de abril también dirá si España se sacude por un hombro o por el otro, con consecuencias directas sobre cómo se quieren afrontar los asuntos principales y las problemáticas que azotan al país en los próximos años. Modelo territorial, encaje de Cataluña, pensiones, política medioambiental, el papel de España en Europa, empleo y calidad salarial, modelos productivos, etc.

A priori, la fragmentación del voto será otra de las características que marcarán este 28 de abril. España, abonada a la inestabilidad política desde la última mayoría absoluta cosechada por el PP, que dio lugar a la primera legislatura de Rajoy, vislumbra de nuevo una configuración de Gobierno que será de todo menos sencilla, pero que permite otear dos grandes bloques, una vez que Ciudadanos haya descartado de antemano cualquier posible acuerdo postelectoral con el PSOE. El que conforma el propio PSOE junto a Podemos, frente al que representan el PP, Cs y Vox, emulando la fórmula andaluza. La misma que permitió a Juanma Moreno gobernar en Andalucía con los peores resultados de su historia. Esta aritmética es la misma a la que se agarra ahora Casado para evitar su propio entierro. Las cuentas que se hacen de antemano son de bifurcación. Si la suma de escaños de PP, Cs y Vox da para los 176 que marca la mayoría, gobernaría Casado. Si no llegan a esa cifra, insulina para Sánchez que podría agrandar su leyenda de inmortal.

¿Qué se encontrará el malagueño en las próximas dos semanas? Aunque las direcciones provinciales y los cabeza de lista se patearán las provincia con alevosía no cabe esperar cierta originalidad en la fase propositiva: construcción de hospitales, mejoras en las carreteras, más inversión en educación y menos carga impositiva. Las elecciones generales, sin embargo, priman más que otras los debates de índole nacional. Casado, Rivera y Abascal tratarán de poner el foco en Cataluña. En el fracaso de Sánchez de aminorar las reclamaciones de los independentistas, se demuestra de forma ejemplar en cuan funesta dinámica se encuentra el asunto. El conflicto en Cataluña no es solo un conflicto de extremos. La gasolina la recibe también de las guerras en las cúpulas de los partidos independentistas, donde se estila el suicido antes que ser tildado de traidor o blandito. El PSOE tratará de insistir en que es el único partido con capacidad para quitar gaseosa, aunque rechaza con todas un posible referéndum de autodeterminación, por el que sí aboga Pablo Iglesias, y que le convierte en el único de los candidatos que contempla esa vía.

En esa competición en la que han entrado los partidos de la derecho por ver quién lanza la consigna más vigorosa, PP y Ciudadanos se han acercado a Vox. En algunos casos, hasta sobrepujado a la formación de extrema derecha como han demostrado los populares en materia de aborto. Quien se achanta primero, pierde. Que Abascal se postula como enemigo del aborto. Casado vuelve hasta 1985. Que se intuye un diálogo entre Madrid y Barcelona. Razón más que suficiente para invocar el artículo 155 perpetuo.

Sánchez, en cambio, está abocado a una movilización masiva. Aprovechará cada oportunidad para advertir de la «alianza de las tres derechas» y dosificará sus apariciones. Participará en un único debate electoral a cinco, organizado por Atresmedia, donde tratará de encajar a Casado, Rivera y Abascal en un mismo saco. De lo que no podrá presumir esta convocatoria, más allá de su amplio mapa de incertidumbres, es de dar voz a las mujeres. Ni una candidata a la Presidencia. Anoche fue la tradicional pegada de carteles, en su formato cada vez más reducido. Por delante, dos semanas llenas de vítores, eslóganes, guerra de whatsapp y un poco de debate. La forma de entender España está en juego.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook