05 de mayo de 2019
05.05.2019
Locales

Restauración y comercio copan el Centro Histórico, con una alta tasa de franquicias

El OMAU constata que ambos segmentos reúnen un 41% de las plantas bajas de la zona - Los negocios franquiciados suponen un 24%, con picos del 61% en la calle Larios - En el Soho predominan las oficinas y en la corona norte las viviendas

05.05.2019 | 05:00
Una imagen aérea del Centro Histórico.

En busca de un equilibrio entre turismo y vida residencial

  • El OMAU recuerda que el auge del turismo en la ciudad, «en teoría beneficioso» por lo que supone para el desarrollo de la economía y la imagen de ciudad, tiene también «efectos negativos derivados de la sobreexposición del patrimonio histórico al elevado número de personas que lo visitan, y a los trastornos que para los residentes locales supone la constante ocupación de los espacios públicos, la extensión de uso de hostelería extensivos, el ruido, la generación de grandes cantidades de residuos, entre otros». Por ello, considera «fundamental» remarcar la importancia de la economía vinculada al turismo, a la actividad comercial, y al ocio en general, «pero buscando un adecuado equilibrio con la vida residencial del Centro». El Observatorio señala que el nuevo turismo cultural o de ocio en ámbito urbano ha ido creciendo en Málaga de forma paulatina, incentivado por la oferta cultural de la ciudad, a la que acompaña una también cada vez mayor oferta de hostelería, restauración, bares y terrazas ubicadas en este mismo espacio histórico y patrimonial de la ciudad.

El Observatorio del Medio Ambiente Urbano (OMAU), organismo dependiente del Ayuntamiento de Málaga, ha elaborado un informe sobre el uso de los locales de planta baja en el área del Centro de la capital que refleja un predominio del uso comercial y de la restauración en la zona propiamente del Centro Histórico, frente a una zona del Soho en la que priman las oficinas y una tercera denominada Arrabales (desde la Goleta hasta el barrio de la Victoria) en las que es más común el uso residencial.

El estudio, realizado a partir de un intenso trabajo de campo, señala que, en el caso del Centro Histórico (que concentra las calles y zonas de Beatas, Larios, plaza del Carbón, zona monumental, Carretería, Atarazanas, Camas, Mártires-San Juan de Dios, Nosquera y Tejón y Rodríguez), impera el uso comercial (23%) y de restauración (18%), muy por delante del segmento de oficinas (5%) y hotelero (4%). Hay un 15% de portales y un 11% de locales vacíos/sin uso.

En los segmentos mayoritarios de comercio y restauración hay además una «alta proporción de franquiciados» (un 24%, o sea, uno de cada cuatro negocios). Dentro del segmento del segmento de la restauración se registra una «significativa proporción» de bares de copas-discotecas (21%, uno de cada cinco) siendo otro 77% bares y restaurantes y un 2% heladerías. Como valores menores, destaca el 2% de uso residencial.

Por otro lado, el OMAU destaca en su informe de análisis de usos en planta baja que hay un 17% de la superficie del Centro Histórico destinada a uso «equipamiento» en sus distintas tipologías, en el que resaltan, fundamentalmente, sobre este uso general de equipamiento, las actividades religiosa (55%) y cultural (30%), siendo muy inferiores los valores de superficie destinados a equipamiento educativo (6%) y sanitario (1%). Es destacable también la falta de garajes.

Actividades por zonas

Las distintas zonas del Centro Histórico presentan también una cierta concentración de negocios. Así, en la calle Beatas predomina la restauración (un 28% de los locales) y dentro de ella los bares de copas (un 45% del total), mientras que en el aspecto hotelero lo más representativo son los apartamentos turísticos (un 69% del total en esa rama), según los datos del OMAU.

En la calle Larios, la principal vía del Centro, destaca fundamentalmente el uso comercial (el 37% de la superficie está dedicada a ese uso), con una gran tasa de negocios franquiciados que alcanza el 61% de las firmas instaladas. El tipo de comercio que más predomina es el del textil/calzado (63% del todo el uso comercial) mientras que, dentro del ámbito de las oficinas, son los bancos los más representativos (el 93%).

En la plaza del Carbón destaca el uso de la restauración (46%), con un gran porcentaje en este segmento de bares de copas-discotecas (37%). En la zona monumental (Catedral, Alcazabilla, Plaza la Merced) lo más destacado son los equipamientos, con mayor presencia de lo religioso y monumental. En la calle Carretería, lo más común es el uso comercial (35%) y el hotelero, con gran aportación de los apartamentos turísticos. El estudio del OMAU, obstante, refleja también un alto valor de locales vacíos/sin uso (21%). En Atarazanas prima también el uso comercial (43%), igual que en la zona Camas (donde entra la calle Nueva), con un 60% y donde el textil y el calzado son las actividades fundamentales.

En cuanto a la zona de Mártires, los equipamientos de uso religioso y cultural son también lo más relevante, junto a una tasa de uso residencial del 7% que si bien no es alta sí es de las mayores del Centro Histórico. En cuanto al uso hotelero, destacan fundamentalmente los apartamentos turísticos (55% de todo este uso hotelero).

Por último, en la zona de la calle Nosquera destaca el uso restauración (17%), donde muy significativa resulta la elevada proporción de bares de copas-discotecas (18%). Para el OMAU, resulta «llamativo» el elevado valor del 20% de locales vacíos/sin uso en esta zona. Otro elemento distintivo es que pese a no representar un elevado valor, su 8% de uso residencial es de los mayores del Centro Histórico, en comparación con otras microzonas.

Soho y Arrabales


En el entorno del Soho (el gran triángulo encuadrado entre la Alameda, el Muelle de Heredia y el río Guadalmedina) ,el OMAU diagnostica que los usos predominantes en la zona son el de equipamiento, que ocupa un 18% del total de la superficie de la zona, y de oficinas, ocupando un17% del total de la zona analizada.

En el uso equipamiento, destaca que el 38% de la superficie es de equipamiento educativo, así como la representatividad del 21% y 22% de las actividades administrativo y cultural, respectivamente. En el uso terciario/oficinas, destaca que el 49% son oficinas con carácter general, teniendo una representatividad del 24% tanto los bancos como la actividad sanitaria (como consultas privadas de médicos).

Dentro de la actividad comercial, destaca el sector servicios (peluquerías, alquiler de actividades turísticas, estudios de tatuajes...), ya que ocupan un 32% del total de esta superficie comercial.

En la zona Arrabales (Goleta, San Felipe Neri, Lagunillas, la Victoria, Cristo de la Epidemia, El Ejido, Capuchinos) predomina el uso residencial (33%) y el equipamiento (20%), distribuido mayoritariamente este último en equipamiento educativo (26%), administrativo (21%) y sanitario (13%). Es esta zona, en el conjunto del PEPRI Centro, la que compensa los bajos valores de estas tipologías de usos en el Centro Histórico y Soho.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp