06 de mayo de 2019
06.05.2019
Tecnología

Ciberseguridad, una profesión en alza

Es una profesión muy demandada actualmente por empresas de todo tipo y la falta de profesionales es uno de los retos a los que se enfrenta

06.05.2019 | 05:00
Hay una creciente demanda de expertos en ciberseguridad.

Becas para mujeres en el curso de Google y la UMA

  • En el mundo universitario hay cinco veces más hombres con estudios tecnológicos que mujeres y según el Ministerio de Educación la brecha sigue creciendo, explica Google. Es por ello que pretenden impulsar la presencia de las mujeres en este campo y por ello han potenciado un número limitado de becas de 1.200 euros para aquellas que, cumpliendo una serie de requisitos académicos y/o laborales, quieran acceder al título de Experta Universitaria en Ingeniería Inversa e Inteligencia Malware que ha organizado el Grupo de Investigación NICS Lab y la empresa VirusTotal, en colaboración con Google.

Este campo no solo abre puertas laborales, es importante conocerlo para que la seguridad informática no sea un problema.

Mucho se habla en los últimos tiempos de ciberseguridad. Como profesión está muy solicitada por todo tipo de empresas y como protección personal es básica y necesaria para cualquiera que simplemente tenga un dispositivo móvil para estar prevenido ante posibles ataques o intentos de robo de información personal. Estamos acostumbrados a escuchar de este ámbito que faltan profesionales, pero la realidad es que también escasea la oferta formativa, la información, la ayuda de las administraciones e incluso la presencia femenina.

La falta de formación en ciberseguridad afecta tanto a ciudadanos como a los nuevos expertos «que son tan demandados por las empresas hoy en día, ya sea para proteger sus sistemas informáticos como para el cumplimiento de normativas de seguridad necesarias para cooperar con otras entidades», explica la investigadora de la Universidad de Málaga especializada en ciberseguridad Ana Nieto.

Esa necesidad, augura Nieto, irá en aumento debido a la evolución constante de las Tecnologías de la Información y la Comunicación y la problemática en ciberseguridad que ello conlleva. Además, el incremento del número de empresas punteras de este sector «es un claro indicativo de la relevancia que este tema está tomando». Con este panorama, Málaga ha ido adaptándose al nuevo contexto y la ciberseguridad ha pasado de ser una asignatura optativa de las titulaciones de Informática en la primera mitad de los 90 en la UMA –que fue pionera en este campo– a tener hasta cursos gratuitos o eventos propios actualmente.

E incluso paralelamente se han ido creando asignaturas en otros másteres y grados como Telecomunicación, Comercio y Gestión, Turismo o Derecho. «Un claro indicativo de la importancia que tiene la ciberseguridad hoy en día para todo tipo de profesionales», resalta el catedrático del Departamento de Informática de la UMA Javier López.

Oferta formativa

En su día fue él quien impartía dichas optativas. Ahora, López lidera NICS Lab, un grupo internacional de investigación en seguridad, y detalla que los jóvenes que tienen decidido formarse en este campo pueden hacerlo, de la forma más directa, a través de los grados de Informática o las asignaturas optativas adaptadas en otras titulaciones. Pero, además, desde el curso 2017/2018 existe una formación específica con la especialidad de Ciberseguridad en el Máster de Ingeniería Informática. También este año ha empezado la primera edición del Título de Experto Universitario en Tecnologías de Blockchain; el 13 de mayo comienza otro Título de Experto Universitario en Ingeniería Inversa e Inteligencia Malware –organizado por la UMA y Google–; y se ha estado llevando a cabo el curso gratuito sobre Introducción a la Ciberseguridad en Sistemas Informáticos.

Demanda creciente

La creciente demanda de expertos en ciberseguridad es un claro indicativo de la gran oportunidad que representa tener una formación adecuada en esta materia, revela la investigadora, y destaca que hoy en día un experto en ciberseguridad no solo tiene cabida en empresas que necesiten mejorar su seguridad, sino que hay empresas especializadas en el área que tienen una gran demanda de este tipo de profesionales. Algunos ejemplos importantes en Málaga son VirusTotal (Google), ElevenPaths (Telefónica) e Hispasec, señala.

Sin embargo, todo este auge que se observa a nivel empresarial y académico, lamenta el catedrático, «no parece estar siendo especialmente acompañado» por parte de las administraciones local y autonómica. «Las distintas e interesantes iniciativas que se están llevando a cabo no cuentan con un apoyo o interés particular de estas administraciones, al contrario de lo que sucede con los distintos estamentos de la administración central, donde la ciberseguridad sí que ocupa un lugar preferente y por el que se está apostando de forma muy importante».

Pero no basta con preparar a los estudiantes en las universidades, explica Ana Nieto; «para que la seguridad informática no se convierta en un problema todo el mundo debe entender conceptos básicos». Y es que es básico para la protección personal en el ámbito digital conocer cuáles son los riesgos a los que estamos expuestos y cómo podemos protegernos.

«Los dispositivos personales y sus aplicaciones han hecho que conectemos mucho mejor con algo tan especializado como es la informática, hasta el grado de integrarla en nuestra vida cotidiana», indica Ana Nieto. Por ello, ve necesario que ocurra lo mismo con la ciberseguridad: «De la misma forma que sabes usar WhatsApp, has de conocer algunas aplicaciones de seguridad que puedan protegerte en el día a día y estar menos expuestos».

Curso gratuito

Es por ello que esta experta en ciberseguridad valora muy positivamente el curso gratuito en el que la UMA colabora con Samsung Tech, donde los alumnos aprenden desde conceptos básicos para usar en el día a día como emplear cifrado, la firma electrónica o mecanismos para proteger la privacidad en internet, hasta aspectos más profesionales com el hacking ético o proteger los equipos del malware y su propagación.

«Tenemos a chicos de institutos y de FP». E incluso a profesionales como Antonio Pérez, que en su interés por seguir formándose no dudó en apuntarse para ampliar y mejorar sus conocimientos en este ámbito. «Mucha de la formación que he ido adquiriendo ha sido autodidacta; pues la oferta formativa suele ser escasa, de dudosa calidad y en su mayoría costosa». Por ello, reivindica que «las universidades y entidades públicas y privadas con competencia en la materia mejoren la oferta formativa» con programas y cursos prácticos avanzados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook