17 de mayo de 2019
17.05.2019
Sucesos

Vecinos irreconciliables

Viejas rencillas entre el agresor y víctima provocaron la reyerta y el pánico en Pedregalejo

17.05.2019 | 13:36
El detenido con el cuchillo antes de la agresión.

Los dos hombres involucrados en la reyerta de Pedregalejo que finalizó con uno de ellos apuñalado en el interior de un gimnasio son vecinos con una mala relación desde hace tiempo. Según fuentes cercanas al caso, tanto el agresor como la víctima mantenían viejas rencillas que explotaron a mediodía de ayer en un episidio que provocó escenas de pánico tanto en la calle como dentro del centro deportivo hasta que el agresor fue finalmente detenido por la Policía Nacional. Desde este cuerpo han explicado que está previsto que el hombre siga detenido en dependencias policiales hasta mañana, cuando será puesto a disposición judicial. La víctima, que sufrió heridas por arma blanca en tronco y brazos y fue trasladada al Hospital Regional, podría ser dado de alta hoy, según fuentes saniatarias.

El incidente ocurrió sobre las 12.30 horas. Según la versión de algunos testigos, la víctima tomaba una consumición en la zona exterior del gimnasio cuando su vecino llegó y comenzaron a discutir. Durante la disputa llegaron a las manos y al parecer el primero golpeó al segundo con un casco. Esto provocó que este se marchara y volviera minutos después fuera de sí, descamisado y al trote con un cuchillo de grandes dimensiones en la mano. En un vídeo grabado por unos vecinos se aprecia, con el viejo tranvía como testigo, a algunos viandantes que se apartan despavoridos de su camino y a un peatón que hace señas a las personas que se encuentran en los accesos del gimnasio para advertirles del peligro. Antes de que reencontrarse con su vecino, el hombre sube las escaleras y abre los brazos en cruz a modo de desafío. Según los testimonios a los que ha tenido acceso este periódico, los vecinos comenzaron a pelearse fuera del establecimiento, pero entre golpes y empujones acabaron sobrepasando la zona de acceso de los socios del gimnasio. Fue entonces cuando el presunto agresor apuñaló a la víctima y amenazó a los presentes con agredirlos. Esto provocó nuevas escenas de pánico entre los trabajadores y usuarios del recinto, algunos de los cuales se han atrincherado en la zona de la piscina. Minutos después, agentes de la Policía Nacional de la Comisaría de El Palo, muy próxima al lugar de los hechos, se presentaron a pie y detuvieron al agresor como presunto autor de un delito de lesiones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook