11 de junio de 2019
11.06.2019
Medio Ambiente

La moda y el arte tratan de proteger el mar

Las autoridades destacan la importancia del comportamiento individual para preservar la buena salud de nuestros mares

11.06.2019 | 05:00
Las diez modelos posan con los trajes diseñados por Manuel Fernández y elaborados por el artista plástico Alfonso Cruz.

Un desfile, con 10 trajes diseñados por Manuel Fernández, pintados en el fondo del océano y elaborados con material reciclable por Alfonso Cruz, sirvió ayer para celebrar el Día Mundial de los Océanos

El daño que los humanos están haciendo a los océanos está fuera de toda duda: la sobreexplotación pesquera o las decenas de miles de toneladas de plástico, toallitas de baño no biodegradables, residuos de todo tipo o las colillas en las playas son la huella de la humanidad. El Museo Alborania acogió ayer el Día Mundial de los Océanos. Además de las intervenciones institucionales, hubo un desfile de moda auspiciado por el diseñador Manuel Fernández, presidente de Fashion Art, quien mostró sus trajes elaborados con material reciclable pintados en el fondo del mar por el artista Alfonso Cruz gracias a una técnica vanguardista inspirada en la posidonia. El Centro Internacional de Formación de Autoridades y Líderes (Cifal) de Málaga, el Aula del Mar, el Clúster Marítimo-Marino de Andalucía (CMMA), UN Global Compact y Fashion Art, en colaboración con Nueva Moda y Grupo Totten se unieron en la celebración de este día y en la defensa, a través de la alta costura y el arte, de nuestros mares.

El evento, por cierto, contó con la presencia del presidente de la Autoridad Portuaria, Carlos Rubio, el alcalde de Málaga en funciones, Francisco de la Torre, la vicepresidenta de la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM), Natalia Sánchez, el presidente del Clúster, Javier Noriega, la presidenta del Aula del Mar, Cristina Moreno y el director de Cifal Málaga, Julio Andrade. La actriz Loles León estuvo presente como embajadora de Fashion Art. El desfile tuvo lugar en el Museo Alborania.

Carlos Rubio, recordó que este es un problema que «nos afecta a todos» y pidió un comportamiento individual responsable con los mares; Andrade, por su parte, recordó que en 2050 habrá «más plástico que peces», la presidenta del Aula del Mar reseñó que «lleva treinta años tratando de convencer de lo sensible que es el medio marino y de la necesidad de protegerlo», Noriega reseñó que el mar tiene infinitas «posibilidades de empleo, una estrategia que no podemos desaprovechar con un balcón como es Málaga», Sánchez ensalzó las posibilidades del «crecimiento azul, la actividad económica asociada al mar», que ha generado 5,4 millones de empleos en Europa, mientras que el alcalde insistió en que el 95% de la biosfera son los océanos, «respetar a los mares es trabajar de una forma inteligente por la sostenibilidad del planeta».

Durante el acto, se proyectó un vídeo sobre el trabajo en el mar del diseñador, en el que se mostró la elaboración de los trajes y la pintura realizada en el fondo del mar, así como el uso de prendas de reciclaje y el trabajo de costura con comunidades vulnerables. Posteriormente, tuvo lugar el desfile de los diez trajes de alta costura trasladados a Málaga para la ocasión con los que se ha querido destacar la importancia de cumplir con el objetivo catorce de los ODS, que recuerda que los océanos del mundo, su temperatura, química, corrientes y vida mueven sistemas que hacen que la Tierra sea habitable para la humanidad.

El desfile contó con diez trajes únicos del diseñador, de los cuales cuatro han sido pintados en el fondo del mar elaborados con material reciclable por el artista Alfonso Cruz gracias a una técnica vanguardista inspirada en la posidonia y otros seis intervenidos por los artistas plásticos internacionales Demo (España), Facundo Hierro (España), Mar Paz Caramillo (Colombia), Saco Cuesta (Ecuador), Jesús Zurita (España) y Rocío Arévalo (Chile), que plasman en sus obras motivos del fondo del océano. Todos ellos diseñados por Manuel Fernández, presidente de Fashion Art Institute.

La gestión prudente de este recurso esencial es una característica clave de este recurso sostenible. Sin embargo, en la actualidad existe un continuo deterioro de las aguas costeras debido a la contaminación y la acidificación de los océanos, lo que tiene un efecto adverso sobre el funcionamiento de los ecosistemas y la biodiversidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp