01 de julio de 2019
01.07.2019
Sanidad

El Regional activa el segundo equipo contra el cáncer que donó Amancio Ortega

Tratará a través de la radioterapia a 550 pacientes de cáncer al año y se suma a los dos que ya tiene el centro

01.07.2019 | 12:40
El nuevo equipo de radioterapia del Hospital Regional.

Cinco equipos para Málaga de los 25 donados en 2016

  • La Fundación Amancio Ortega donó en 2016 hasta 25 aceleradores lineales a la sanidad andaluza, de los cuales cinco estaban destinados a Málaga a partir de 2017. Desde entonces y con esta puesta en marcha, la sanidad malagueña cuenta ya con dos de los equipos en funcionamiento. Los tres restantes corresponden al Hospital Clínico, que los pondrá en marcha entre este año y el próximo, como informó este periódico. En el caso del Regional, los dos equipos donados han sustituido a otros dos con los que ya contaba el centro y se suman a otro que ya tenía el centro y que data del año 2009.

El Hospital Regional ya ha puesto en marcha el segundo acelerador lineal que donó el empresario Amancio Ortega. Una máquina de última generación destinada a la radioterapia que abordará unos 550 pacientes de cáncer al año y que se suma a los dos que ya tiene el centro.

Tras finalizar las obras del búnker, valoradas en 190.000 euros, y las más de 550 horas rodaje de pruebas y verificaciones para su puesta a punto, el también conocido como Hospital Carlos Haya suma este nuevo acelerador a los dos que ya tiene el centro y por los que pasan una media de 50 pacientes oncológicos al día, según indicó el hospital a través de un comunicado.

La Fundación Amancio Ortega donó en 2016 hasta 25 aceleradores lineales a la sanidad andaluza, de los cuales, cinco estaban destinados a Málaga a partir de 2017. Desde entonces y con esta puesta en marcha, la sanidad malagueña cuenta ya con dos de los equipos en funcionamiento. Los tres restantes corresponden al Hospital Clínico que los pondrá en marcha entre 2019 y 2020 como informó este periódico. En el caso del Hospital Regional, los dos equipos donados han sustituido a otros dos con los que ya contaba el centro y se suman a otro con el que ya contaba el centro y que data del año 2009.

"Estos nuevos equipos permitirán también aumentar la precisión de los tratamientos a niveles milimétricos, mejorar el control de la enfermedad, la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes, con disminución de la posibilidad de desarrollo de efectos sobre los tejidos vecinos al tumor, intrínsecos al propio tratamiento", indicó el jefe de Servicio de Oncología Radioterápica, Ismael Herruzo. Unos equipos que permitirán la puesta en marcha de técnicas de intensidad modulada de dosis volumétrica (VMAT-IMRT) con radioterapia guiada por imagen (IGRT) que permite controlar la posición del tumor durante la irradiación mediante equipos de imagen guiada que adquieren la imagen con la misma unidad de tratamiento durante la realización del mismo logrando llegar a máximos niveles de exactitud y precisión.

"La RT estereotaxica corporal (SBRT nos permitirá hacer tratamientos con técnicas similares a la radiocirugía mediante radioterapia, lo que equivale a resecar con cirugía el tumor primario en cáncer de pulmón o las metástasis hepáticas, óseas, cerebrales, pulmonares o ganglionares, entre otras", señaló el experto.

Los dos equipos donados por la Fundación Amancio Ortega han sustituido a dos con los que ya contaba el centro y se suman a otro con el que ya contaba el centro y que data del año 2009.

La radioterapia es uno de los pilares del tratamiento del cáncer, una alternativa que hace que seis de cada diez pacientes se beneficien. El tratamiento radioterápico interviene directamente en la curación del paciente como tratamiento exclusivo en el 22 por ciento de los pacientes y junto a cirugía en el 40 por ciento de los mismos. Además, gracias al avance en la precisión y disminución de efectos secundarios con escalada de dosis, los expertos pueden conservar el órgano en muchos casos de cáncer como la mama, recto, laringe, próstata, etc.

La evolución tecnológica actual permite disponer de un conjunto de técnicas y procedimientos de alta precisión capaces de proporcionar «mejor control local del tumor, menor toxicidad y mayor supervivencia en muchas situaciones clínicas», agregó Herruzo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook