08 de julio de 2019
08.07.2019
Decálogo

Consejos para prevenir ahogamientos infantiles en piscinas

El pasado 2017 36 niños fallecieron a causa de ahogamiento en playas y piscinas en España

08.07.2019 | 18:34
Consejos para prevenir ahogamientos infantiles en piscinas

Las piscinas y playas son excelentes lugares en los que divertirse y pasar, de una manera más amena, los días más calurosos. Sin embargo, según los datos que recoge el Instituto Nacional de Estadística, durante 2017 fueron 36 niños los que murieron en España a causa de ahogamiento en playas y en piscinas.

A pesar de que el lugar donde más ahogamientos se registran es en el mar, muchas de esas muertes se produjeron en piscinas privadas y gran parte de los fallecidos fueron niños menores de 5 años. A todo esto hay que añadir los menores que sufren secuelas neurológicas, fracturas graves y otras derivadas de accidentes en el agua.

Para evitar más muertes infantiles por ahogamiento en piscinas y para ayudar a padres y cuidadores, los servicios de pediatría de los Hospitales Vithas han elaborado una serie de recomendaciones fáciles de cumplir.

Medidas de prevención de ahogamiento en piscinas:

1. Vigilancia continua: no existe sustituto de la vigilancia de un adulto. Quien acompañe al niño debe estar permanentemente vigilando y si se ausenta debe nombrar un sustituto. Es primordial no perder de vista a los pequeños cuando se bañan o están cerca del agua.
2. Norma 10" 20": el adulto debe mirar al niño cada 10 segundos y debe permanecer a una distancia tal que le permita llegar en 20 segundos.
3. Detectar riesgos: comprobar si existe algún modo de que el niño muy pequeño llegue a la piscina y de qué manera lo haría, para evitarlo.
4. Protección: incorporar dispositivos de seguridad que impidan que el niño llegue al agua en un descuido.
5. Aprendizaje: antes del verano y desde bastante pequeños deberían aprender a flotar primero y nadar después. Este aprendizaje no exime en ningún caso de la vigilancia.
6. Dispositivo de rescate: tener a mano salvavidas, pértiga y teléfono para contactar con emergencias.
7. Orden: mantener alejados de la piscina juguetes u objetos que llamen la atención del niño y al sentirse atraído por ellos le hagan acercarse al agua.
8. Drenajes: asegúrate de que los sistemas de drenaje están apagados y los niños están lejos de los mismos.
9. Seguridad: tener vallas, cobertores de invierno, alarmas perimetrales o de inmersión, elementos de flotación adaptados a cada niño.
10. Emergencias: aprende la secuencia de reanimación cardiopulmonar (RCP) y el teléfono de emergencias (112).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook